CULTURA / ESPECTáCULOS

Plauto y la vigencia de la comedia latina adaptada para todo público

"El Soldado Fanfarrón", es la obra clásica romana que Aldo
Pricco eligió adaptar para el grupo de teatro de la
Universidad de Rosario. Premiada y aplaudida en sus funciones.

 Por Julio Cejas

Este domingo a las 20, en la Sala de Empleados de Comercio subirá a escena por última vez "El soldado fanfarrón" de Plauto en la versión del Grupo Teatro de la Universidad Nacional de Rosario. Uno de los méritos

de esta propuesta es el exhaustivo trabajo de traducción y adaptación realizado por el Profesor y director Aldo Pricco que demostró la vigencia de la dramaturgia plautina y la posibilidad de aggiornarla para degustación de un público contemporáneo. Este ambicioso proyecto recibió justamente por ese acierto, el premio "Teatro del mundo IX Edición 2006" instituido por el Centro Cultural "Ricardo Rojas" de la Universidad de Buenos Aires. Esto corrobora una tesis largamente sustentada desde esta columna acerca de la posibilidad de trabajar con materiales clásicos y procesarlos para el deleite no sólo del público informado sino de aquellos que tienen un acotado concepto del humor teatral.

En todo caso el público ignora que el origen de las comedias de enredos y muchas de las estrategias de consagrados humoristas nacionales tienen en Plauto y en la comedia romana una de sus principales vertientes. De alguna manera todo el teatro y gran parte de la literatura universal abreva en las formas y en los contenidos de grandes creadores como Plauto y Aristófanes.

En la puesta de Aldo Pricco se puede leer ente líneas un justo homenaje a los capocómicos argentinos que se filtran en ciertos giros idiomáticos o en verdaderos gestos que el espectador podrá asociar con el "decir" de aquellas inolvidables figuras del humor argentino.

Pero también la puesta y la elección del manejo del espacio tienen que ver con otro referente de peso como la Comedia del Arte y su inconfundible sello donde los actores están permanentemente en escena acompañando y apoyando el trabajo del resto de sus compañeros.

Esta verdadera polifonía dramática dota al espectáculo de una intensidad y un ritmo propio que aligeran la densidad de los textos sin perder ninguno de los condimentos de la escritura plautina. La actuación moldeada por la técnica de clown potencia la capacidad histriónica del elenco y facilita cierto aire de improvisación que capitaliza los momentos en que el público es incorporado a través de miradas y gestos que lo involucran directamente.

El vestuario y la utilería diseñado y confeccionado por la actriz Lucrecia Moras revitaliza el concepto de la dirección que mixtura rastros de lo clásico con el irreverente atuendo del payaso.

Hay mucho del teatro infantil en la forma de entonar las frases alargando los finales y en cierto didactismo que también tiene que ver con las formas en que la comedia latina "informaba" lo acontecido al público.

El "Miles Gloriosus", nombre original de la obra, trata de la puesta en ridículo de una figura militar que se jacta de sus hazañas y su ascendiente sobre las mujeres, actos que son agrandados por Hartotragón, adulón de su amo por conveniencia.

En la obra participan otros personajes que servirán de auxiliares de Malabar para darle un escarmiento a este verdadero precursor del El Capitán, arquetipo de "La Comedia del Arte", que termina burlado en sus fanfarronerías militares y amorosas.

Un personaje que se permite en esta versión dirigida por Pricco; parodiar al "cara pintada" Aldo Rico, cuando pronuncia aquella fatídica frase: "La duda es la jactancia de los intelectuales".

Un aceitado grupo actoral integrado por Luciano Matricardi, Lucas Cristófaro, Soledad Spino, Julio Gre, Juan Pablo Cabral, Alejandro Gigena, Lucía Cerfoglio y Julia Monti; pone en acto este auténtico trabajo de abordaje de la comedia latina.

Importante debut del Teatro de la Universidad que cumple con múltiples objetivos entre los que se destaca el hecho de adiestrar a jóvenes actores en la ardua tarea de dar cuenta de textos clásicos, preparando al mismo tiempo el terreno para acercar a un espectador que no cuenta en nuestra ciudad con ofertas teatrales de este tipo.

Compartir: 

Twitter
 

Los rasgos de la comedia de enredos que conocemos, están aquí, en los orígenes del género. Hoy a las 20, en la Sala de Empleados de Comercio subirá a escena por última vez.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.