CULTURA / ESPECTáCULOS › EL SEGUNDO ENCUENTRO NACIONAL EN EL GALPÓN 15

Rosario, cuna del hip-hop

Está organizado conjuntamente por la Secretaría de Cultura
municipal y R.O. Breaker's, un grupo forjado en la zona oeste
rosarina, que parece ser el epicentro del fenómeno en la ciudad.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Con un patrón común con los orígenes mismos de ese movimiento popularizado en los barrios bajos de los Estados Unidos, en los últimos años el hip hop logró instalarse en Rosario como un género cultural sólido. Ratificando el fenómeno, el Galpón 15 será el que hoy (desde las 10) aloje al Segundo Encuentro Nacional de Hip-Hop, festival organizado conjuntamente por la Secretaría de Cultura municipal y R.O. Breaker's, grupo forjado en la zona oeste rosarina, epicentro del fenómeno en la ciudad.

Responsable de la organización de esta segunda experiencia, Sergio Monzón comenzó a vincularse con el hip hop una década atrás, a partir del baile particular de los breakdancers, artistas que apelan a la acrobacia y la destreza física para dibujar su baile al ritmo marcado de un estilo musical que sostiene una estrecha ligazón con su origen africano. "Yo no sabía bailar, me llamaba la atención ese baile raro y como nadie me enseñaba a tirarme con otros chicos, aunque al principio acá en Rosario nos miraban como sapos de otro pozo", recuerda Monzón respecto al surgimiento de un movimiento que tuvo su origen en la zona oeste, donde actualmente funciona una escuela dedicada a la enseñanza del peculiar baile, tarea docente que Monzón lleva a cabo en la Vecinal Unión y Progreso de Pedro Lino Funes 3355, a la que asisten chicos y chicas de 5 años en adelante.

Sin embargo, la tarea de Monzón excede lo meramente artístico, conformando además un rol social de relevancia: "A mí me pone muy contento ver que vienen chicos tan chiquitos, porque lo que hice en su momento parecía que no tenía valor. Me preguntaba para qué me golpeaba tanto, para qué me raspaba bailando. Eso se volvió muy fuerte para mí, porque ahora veo a la gente a bailar y ellos me agradecen. Porque yo no voy al centro a enseñarle a los que tienen plata, me voy a las villas con la gente más carenciada, a la que le hace muy bien bailar y que salga un poco de la droga. A través del baile he sacado muchos chicos de la calle, del alcohol y la droga. Trato de llevarlos por los caminos que voy yo, porque si fumás no podés bailar, si tomás alcohol no podés hacer acrobacia. En el barrio, en la esquina, lo primero que se te presenta es la droga, el alcohol. Como veía que el barrio te daba eso quise tomar otro camino, y lo hice. Me siento bien y eso se lo transmito a los chicos y chicas que voy formando como bailarines".

El periodista Ariel Gianuzzi, quien forma parte del equipo coordinador del proyecto municipal Rosario es el Rocanrrol, coincide al resaltar el sentido de apertura social del movimiento. "Lo del hip hop es un fenómeno muy interesante desde el lugar que nace --analiza--. Porque no viene del centro de la ciudad, ni tampoco de grupos de músicos que vienen investigando en esto desde hace mucho tiempo. Son chicos que vienen casi todos de zona oeste, que cuando organizan algo lo hacen desde la periferia, y desde ahí fueron ganando terreno. Elaboraron una movida con una seriedad desde lo cultural que otros géneros no pudieron imponer. Y lo hicieron desde el undergorund".

Pensándose además como un espacio que ofrezca visibilidad a las nuevas propuestas hiphoperas de la ciudad, este segundo encuentro reúne a grupos de distintos puntos del país, que se distribuyen en las diversas disciplinas que alimentan al género. Porque a la música y la danza, el hip hop le agrega un carácter de expresión plástica traducida en graffittis. Y, a diferencia de lo que ocurre en otras ciudades argentinas, el sentimiento de unidad marca el espíritu de este festival. "En Buenos Aires los chicos que cantan no se juntan con los que bailan. En Rosario el chico que graffittea, canta o baila, yo busco que se unan y no se miren mal. Es todo la misma cultura, entonces lo que hago es tratar de juntarlos a todos. Que se respeten, y se quieran", apunta Monzón.

Sin distinción de orígenes, clases o estéticas, las actividades del Segundo Encuentro Nacional de Hip Hop se desarrollarán desde las 10 en el galpón instalado sobre la vera del Paraná, frente al Monumento Nacional a la Bandera. Hasta las 13 se desarrollará la muestra competitiva de graffittis relacionados con temáticas locales y sociales. Entre las 14 y las 20 tendrá lugar la presentación de las bandas rosarinas La Rexistencia, La Plebe y Unicoelemento, más el aporte de los Dj`s ADN, Jordy y Jeremías. A partir de su labor, grupos de Santa Fe, Chaco, Buenos Aires, Mar del Plata, Bahía Blanca, Mendoza, Tucumán, Jujuy, Salta, Córdoba, Cañada de Gómez, Villa Gobernador Gálvez, Funes, Santo Tomé y Granadero Baigorria demostrarán su destreza en la pista, en un encuentro que, respetando el carácter popular de sus orígenes, permitirá el acceso libre del público.

Compartir: 

Twitter
 

El género se fue afianzando en Rosario desde la periferia hacia el centro, como movida cultural. Este segundo encuentro reúne a grupos de distintos puntos del país, de las distintas disciplinas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.