CONTRATAPA

AMOR-WEB

 Por Margarita Scotta *

ARROBADOS

Nuevos dispositivos aprovechados para el encuentro amoroso no dejan de poner sobre el tapete dificultades clásicas. Aunque no desalojen las tradicionales inhibiciones en el encuentro con otro, necesariamente, el espacio abierto entre dos personas inter﷓conectadas sobre pantallas revelará otras escenas de la vida privada. Y más aún, irá dando a luz nuevos modos de la privacidad. (Si la atracción del Ciber﷓Café para socializarse alrededor de computadoras está despoblando al tradicional bar, ¿cómo se irá modificando el modo de dialogar por este cambio de escenario en las costumbres?)

CHATEADOS

Presentarse sin el cuerpo propone una seducción de entre﷓casa despreocupada por el esfuerzo de la "producción" pero interesada en inventar un "yo" que habla, o que escribe, su conversación, desprendido de la torpeza de los movimientos corporales. ¿Qué quedará del "yo" liberado de ejercer el control de los gestos? ¿Un olvido del cuerpo? ¿O un olvido del "yo"?

FASCINADOS

Aunque nadie se mire a los ojos y la vista desviada no filtre el pudor con su interrupción, la mirada está más presente que nunca. La fascinación producida por las pantallas sin voz delata que la mirada, lejos de estar desactivada, funciona más que nunca y con toda la fuerza de un hipnotizador.

MAILEADOS

Siempre se consigue ausentar el cuerpo gracias a la escritura y frente a un espacio vacío la tendencia irrefrenable será "poner algo". Quien escribe inventa en el lugar del ausente otro destinatario, primero imaginado antes que real. La creación del emisor escriturando su habla afectará a quien recibe, que habrá sido inventado por el mensaje que le llega y, se confundirá si cree que el "asunto" es un tema exterior a él (del cual habla) y no él mismo transformado por la ficción que aquí han instalado. Según un origen mítico del diálogo, el dios Apolo castiga al hombre condenándolo, como mortal, a que su mente posea dos pensamientos a la vez; entonces, el hombre cree encontrar en la invención del diálogo la posibilidad de soportar entre dos lo que para uno solo resulta insoportable.

AGAZAPADOS

Aliviarse del peso del cuerpo aligera el vuelo de las palabras y escribir la vida, lejos de evadirla, parece ayudar a vivirla. (Por fuera del marido o de la esposa, con la casa dormida, se deslizan hacia una infidelidad sin ruido frente al teclado traslúcido y se atreven a tipear con alguien ﷓que puede ser cualquiera, pero que ya no será nadie﷓ frases colgadas como pasacalles íntimos. O, por fuera de la soledad que no requiere un partenaire para engañar, se habla casi como se piensa hasta altas horas de la noche con quién sabe quién intercambiando los sentimientos más profundos a través de letreros sencillos.) ¿Estamos ante una devaluación o ante una revalorización del diálogo?

ARROJADOS

De todos modos, no siempre es ahorrable el salto a poner el cuerpo y las citas se concretan para no hacer del "charleo" una espera. O para romper su transformación ineludible en espera. Salir de la computadora se siente como el vértigo (o la náusea) de algunos tramos de la montaña rusa. Se trata de una variante nueva de la valentía pero experimentable dentro de la rutina más ciudadana. Porque lanzarse desde lo imaginado barranca abajo hacia la realidad del prójimo y atreverse con tal arrojo a la decepción exige algo de temerario o bastante de heroico (incluye la tendencia tan humana a salir del confort y convertir en una práctica de riesgo lo más cotidiano).

NEW ROMANTICISMO

Y el amor-web también es un suceso editor de un nuevo romanticismo. Ahí donde el impulso sexual se ponga en suspenso, surgirán fenómenos de la sensorialidad muy particulares que no sólo vincularán a la gente sino que nos darán las pistas sobre la vida amorosa de una época. Hay algo que es de todos los tiempos. En el espacio donde la palabra antecede al sexo, queda delatada la presencia de una cultura. ¿Cuál será el destino de estas relaciones y cuáles las huellas sugeridas por el artificio que las propicia?

*[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.