CONTRATAPA

El caso Macri

 Por Pablo Bilsky

Con la aparición del último libro del psicólogo alemán Erich Schulz von Thund, Über Gewissheit (Sobre la certeza), los conceptos freudianos de negación (Verneinung) y renegación (Verleugnung) vuelven a ocupar el centro de las reflexiones académicas y recobran actualidad en el marco de la nueva teoría de la comunicación y los criterios de verificabilidad de los discursos sociales. Von Thund no se desmarca de las definiciones tradicionales de estos conceptos, sino que los desarrolla y aplica a la nueva teoría del discurso político.

El aporte más valioso de Von Thund es la serie de casos clínicos que describe y analiza, ofreciendo una historia detallada que ocupa la sección más extensa de su investigación.

Von Thund afirma que estos mecanismos, llevados al extremo y en determinados contextos sociales, pueden producir cambios decisivos en la subjetividad, y derivar en graves patologías. El psicólogo alemán ofrece casos de verdaderas epidemias desatadas a partir de la negación sistemática de la realidad, e incluso analiza un caso argentino, ocurrido a principios del siglo pasado.

La negación (Verneinung), recuerda Von Thund, "es el procedimiento por el cual el sujeto, a pesar de formular uno de sus deseos, pensamientos o sentimientos hasta entonces reprimidos, sigue defendiéndose y negando que le pertenezcan". Hacia el final de su obra, Freud tiende a utilizar, en cambio, otro término, Verleugnen, que designa el rechazo de la percepción de un hecho que se impone en el mundo exterior, aclara Von Thund.

La renegación o desmentida (Verleugnung), señala el psicólogo alemán, "es un modo de defensa en que el sujeto rehúsa reconocer la realidad de una percepción traumática. Este concepto fue especialmente invocado por Freud para explicar el fetichismo y la psicosis".

"La desmentida es un mecanismo de defensa ante la angustia de la amenaza, y apunta a la percepción de la realidad externa. No implica la anulación de la percepción. Es una acción muy enérgica para mantener renegada una percepción traumatizante. No es un rechazo del mundo exterior. Se rechazan las consecuencias que la percepción provoca sobre una creencia previa que se quiere mantener. La desmentida es una defensa fallida, que solo logra a medias su objetivo", señala Von Thund.

En la segunda sección del libro, Von Thund se dedica al caso argentino y ofrece un repaso de la abundante bibliografía que existe sobre el particular, considerado paradigmático en muchos sentidos.

El autor de Über Gewissheit ofrece una descripción exhaustiva del gobierno del presidente Mauricio Macri, desde el punto de vista discursivo y retórico, y explica cómo la sistemática negación de la realidad terminó afectando, en muchos casos gravemente, a los mismos funcionarios que utilizaron ese mecanismo.

"En el caso argentino, estos mecanismos de defensa que, a nivel individual, preservan al sujeto de las realidades traumáticas, se convirtieron en el discurso oficial, y los funcionarios del gobierno los utilizaron reiteradamente, en exceso, para eludir una realidad que se les tornaba cada vez más amenazante", señala Von Thund.

"La reiteración abusiva de estos mecanismos de defensa se volvieron contra aquellos que los utilizaron. Quedaron atrapados. Se produjo un borramiento total del límite entre la realidad y la ficción, entre las palabras y las cosas, y esto redundó en un arrasamiento de la subjetividad con consecuencias irreparables", agrega el especialista.

"El uso de la mentira sistemática terminó haciéndolos perder el sentido de la verdad, de la veracidad y de la verificabilidad de la realidad empírica. Terminaron extraviados, incapaces no solo de decir la verdad, sino también imposibilitados de saber quiénes eran ellos mismos. Perdidos los parámetros que ordenan lo real, se perdieron a sí mismos en la maraña de fantasías con la que intentaron atrapar a otros. Y así fue como ellos se convirtieron en otros", analiza Von Thund.

El psicólogo realiza un minucioso trabajo de búsqueda en antiguos archivos, y ofrece gran cantidad de ejemplos en este sentido, basándose en artículos periodísticos de la época.

Resulta esclarecedor el análisis, que ocupa más de veinte páginas, sobre las declaraciones de quien fuera ministro de Hacienda del gobierno de Macri, Alfonso Prat-Gay: "No estamos en una etapa de ajuste". Resulta asimismo reveladora la lectura de Von Thund sobre las afirmaciones del por entonces titular de la cartera de Trabajo, Jorge Triaca: "No existe una ola de despidos".

"Cuando las palabras se utilizan para tapar la realidad, esta se torna monstruosa, y vuelve como un fantasma contra el que intentó negarla", señala el autor.

El psicólogo alemán, que en ningún momento abandona su tono académico-técnico, no puede disimular su asombro ante declaraciones de la diputada nacional por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien no sólo llegó a afirmar "no hay despidos" en medio de la ola de despidos que azotó la Argentina a principios del siglo pasado, sino que además descalificó las gigantescas protestas que por aquellos días se produjeron, señalando que eran violentas. "Todos los medios de la época, de todas las tendencias, documentaron marchas de protesta de cientos de miles de personas en las que no se produjo incidente alguno", señala Von Thund antes de comenzar un puntilloso seguimiento del derrumbe psíquico de los funcionarios de Macri.

"Alfonso Prat-Gay se despertó convertido en chino. Sólo podía hablar cantonés, lo que le produjo serios inconvenientes para seguir en su cargo. Finalmente mejoró un poco, pero no logró dejar de ser chino y tuvo que retirarse del gobierno. Consiguió trabajo en el banco chino ICBC", señala el autor.

"Jorge Triaca comenzó a auto-percibirse como un esquimal. Renunció a su cargo, se construyó un iglú en el polo norte y terminó sus días comiendo carne cruda de ballena, foca y oso, y eructando con delectación y mucha potencia, condición sine qua non para ser admitido en aquella cultura", cuenta el psicólogo alemán.

"Elisa Carrió mutó en Sahibzada Mohammad Shahid Khan Afridi, también conocido como Boom Boom Afridi, uno de los más famosos jugadores de críquet de Pakistán por aquellos años. La legisladora desarrolló un juego exquisito en el equipo Karachi Dolphins, batiendo varios récords, y terminó su carrera como directora técnica de la selección nacional de críquet de Paquistán", afirma Von Thund.

"El destino de Macri, que durante su presidencia intentó alejar el molesto fantasma de la realidad con balbuceos, mentiras y pasos de baile, fue acaso paradójico. Se convirtió en la estatua de Buda del templo Pha That Luang, que se encuentra en la ciudad de Vientián, capital de Laos", señala el psicólogo alemán.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.