PSICOLOGíA › TESTIMONIO PARA LA JORNADA DE LA EOL ROSARIO QUE SE REALIZA EL SáBADO

Pasaje del sufrimiento a la solución

 Por Beatriz Udenio*

Para escribir este breve texto necesito inventar mi audiencia, la que quiera hacerse lectora de lo que me interesa pasarles. Esto tiene un fundamento. Tendré el gusto de participar de las Jornadas "Nuevos Cuerpos. Nuevas Satisfacciones. Respuestas del psicoanálisis", de la EOL- Rosario, este sábado, desde las 9, en la Federación Gremial (Córdoba 1868).

Hay en la asociación psicoanalítica a la que pertenezco y que muchos de ustedes conocen, un dispositivo --llamado Pase-- al que aquel que considere que ha terminado su análisis puede dirigirse y solicitar dar cuenta de cómo ha llegado al final de su recorrido analítico. Al concluir mi (tercer) análisis decidí presentarme allí, buscando transmitir lo que resumiré como el pasaje de un sufrimiento a una solución.

La frase es corta, el trayecto fue largo. Es siempre así con el lenguaje: algo queda en un medio decir, inabarcable en su totalidad, que puede atraparse en efectos que, en general, prescinden de una amplificación del sentido y resuenan, más bien, en el tono y el color que toman algunas expresiones que resultan afortunadas.

El periplo de un análisis es así: hablamos, mucho, siempre demasiado en relación con lo que habría que circunscribir. Necesitamos contar con la oportunidad de que un analista se haga lector de lo que escucha --lo que implica una enorme reducción, ya que se trata de oír algún que otro término que "suena" fuerte en tanto no se espesa de sentido-- y de consentir a reducir la necia satisfacción que nos produce el blá blá dedicado a camuflar nuestra estofa de hablantes.

Aspiramos, por esta vía, a transformar nuestra humana pasión por el padecimiento en alguna forma de nueva solución. Así fue en mi caso, donde el modo de experimentar un haber nacido fuera de tiempo y fuera de lugar --dislocada-- fue desplegándose hasta lograr transmutar el sufrimiento que eso me implicaba en un modo de localización y locomoción, anudados al gusto por ir y venir, por dar la vuelta. Entre las vueltas más apreciadas, está mi gusto por dialogar con otros, más "otros" que los de la propia parroquia, cuestión que hunde sus raíces en mis condiciones de llegada a una familia extranjera, donde busqué hacerme un lugar, meciéndome entre lenguas y costumbres diversas, hasta llegar a disfrutar de esa posibilidad, sin la necesidad de "encantar" al íntimo extranjero que me inquietaba. Y admitir que es en la estructura de los seres que yunta entre el lenguaje que nos atraviesa y el cuerpo que soportamos.

Una vez obtenido este saldo del análisis y pasado por el dispositivo que culminó con mi nominación como Analista de la Escuela (AE), una pregunta se me impuso: ¿Para qué querría alguien hacer el Pase si no fuera para transmitir a cualquiera que se interese en ello, en qué un psicoanálisis sirve para transformar un sufrimiento en una singular solución?

Dije "transmitir a cualquiera". El asunto no es evidente. Al inicio, los resultados del dispositivo se guardaban para el debate interno a la asociación psicoanalítica. Y por buenas razones. En especial, la dificultad para difundir más abiertamente lo obtenido de modo tan singular, imposible de tipificar. Sin embargo, esta condición no impide sino que estimula a buscar los modos de convidar a cualquiera a que se interese en escuchar.

Es decir: "¡Oigan, lean, esto es para lo que un psicoanálisis sirve!". Concluyo que por ello me zambullí en este trabajo, en clarificar, en dar pruebas. Me interesa el "pase" a otros, de lo que esa experiencia me ha permitido. ¿Involucra nuevas satisfacciones y una nueva relación con el cuerpo? Sí. Pero se trata, sobre todo, de una forma de vivir la vida. También, de sostener mi relación con el psicoanálisis, cada día.

*Analista de la Escuela, AE, de la EOL.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.