rosario

Domingo, 23 de mayo de 2010

OPINIóN › PANORAMA POLITICO

Cultura e inclusión social

 Por Pablo Feldman

La proximidad del bicentenario invita a reflexiones que van más allá de la coyuntura, sin embargo las urgencias y miserias del momento limitan esa posibilidad sobre todo a aquellos que se han ofrecido a la ciudadanía para conducir sus destinos, con diferentes niveles de responsabilidad pero en principio con la misma vocación de servicio. Por casualidad, surgió en la semana de las vísperas de la celebración un atisbo de debate entorno a una obra que marcará el bicentenario, y a partir de ello, de las prioridades y deberes del Estado y por añadidura de un gobierno.

Un grupo de legisladores del peronismo está "preocupado" por el "Puerto de la Música", pero no porque temen que no se haga, sino por lo contrario. La voz cantante la llevó el ex socialista Oscar Urruty, quien además es arquitecto. El diputado cavallerista denunció por radio que "se desvían 5 millones de pesos del área de Seguridad para pagar los honorarios del arquitecto". En rigor lo que se hizo y lo explicó el Secretario de Información Publica Rubén Galassi en la misma radio, de manera inapelable ; es reconducir un partida de obras públicas que sería empleada para refaccionar la alcaidía de Rosario cuyo contratista desisitió de hacer la obra y otra de la cárcel de Piñero que estará finalizada para la primavera. Son alrededor de 5 millones de pesos que estaban presupuestados y que se utilizan dentro del mismo rubro del presupuesto. Sólo un ignorante o un mal intencionado puede sostener que "se saca dinero de seguridad para pagarle al arquitecto". Con ese criterio si el dinero de la partida hubiera correspondido a una refacción en un efector de salud, hubiera dicho "se saca dinero de salud", aunque probablemente se hubiera utilizado la remanida frase "no hay gasa en los hospitales y se hace tal obra...".

Lo cierto es que las obras de la alcaidía se harán cuando haya un nuevo llamado a licitación y cumpla con los requisitos el adjudicatario, y la cárcel de Piñero está pronto a ser terminada. Pero esos son detalles menores, lo importante sería discutir la oportunidad de la obra de Oscar Niemeyer, y el monto y la inversión.

En este punto sería bueno recordar que los que hoy se oponen al Puerto de la Música y se está hablando de los legisladores, no de los periodistas que viajan a ver ópera a Buenos Aires se oponían también a la construcción del nuevo Heca, orgullo de la salud pública de la ciudad. Y a propósito de eso, sería interesante que esos mismos dirigentes peronistas hicieran memoria sobre la construcción de hospitales en las gestiones precendentes. Por lo que puede verse, en estos dos años hay tres "Hecas" en plena construcción en Reconquista, Santa Fe y Venado Tuerto. Tres hospitales de alta complejidad. Y hay otros 5 que en poco tiempo se pondrán en marcha. Es decir más en estos años que los 25 anteriores.

El Puerto de la Música es una obra que distinguirá a Rosario. Este tipo de emprendimientos siempre generan polémica, y más si refieren a la Cultura. Recuérdese las críticas a la gestión municipal cuando se compró el "Teatro la Comedia". O del rescate del cine El Cairo. Para aquellos adoradores del superávit, se trata de gastos superfluos, para los que tienen donde ir y con qué ir, "hay cosas más importantes", como lloriquean por TV con cara chicos buenos. Y realidad puede ser que haya cosas más importantes, hay que ver para quiénes, y quién decide sobre el nivel de importancia. La Cultura promocionada desde el Estado supone inclusión social, y eso redunda en seguridad (que tanto alarma a la clase media) en salud, y fundamentalmente en educación. Por la formación y la trayectoria del autor del proyecto, y por el sustento y antecedentes de los funcionarios de la provincia, el Puerto de la Música no será una sucursal del Mozarteum. Será un complejo cultural multidiscipliario, abierto, popular y abarcativo. Se equivoca el gobernador Hermes Binner si no salen sus ministros a refutar todas y cada una de las objeciones que se han hecho, no por que no haya alguna absolutamente razonable, sino porque hasta ahora lo único que se escuchó decir en detrimento de la obra es que "con esa plata se podría hacer...". Y lo que suele pasar es que los gobiernos que no hacen este tipo de obras tampoco tienen gasa en los hospitales ni les pagan buenos sueldos a sus empleados.

Que salga el Ministro de Trabajo a recordarle a los legisladores especialmente los peronistas que fue este gobierno y no el suyo de 25 años el que abrió las paritarias, que eliminó el presentismo y que prefiere endeudarse antes que recortarle el salario a los trabajadores. El Ministro de Salud no necesita dar demasiadas explicaciones, no hay comparación posible con lo que hubo hasta hace un par de años. En Educación hay ahora un 15% más de matriculados en secundaria, 45% más de retención (que terminan la escuela) y la creación de 185 escuelas secundarias nuevas. En seguridad, bajar al 6,6 cada 100 mil habitantes el número de homicidios en Rosario, (en New York es de 8,8). Adecentar las prácticas policiales, eliminar el "gatillo fácil", evitar la instalación de bandas de secuestradores, y desmantelar los desarmaderos. Son algunos ejemplos en las áreas más sensibles. La contracara es el aumento de impuestos, las demoras en reformas estructurales y la limitación de recursos económicos. Ese costo el gobierno deberá afrontarlo, es lógico, Lo que no parece inteligente es que teniendo elementos para sostener su gestión (y en el caso del Puerto de la Música, la concreción de una obra que marcará un punto de inflexion en la historia de la ciudad y de Santa Fe), esté "padeciendo" su sostenimiento. Más allá de que haya mucho dinero disponible de donaciones comprometidas, y que a lo largo de los años que demande su construcción no afecte el presupuesto de manera significativa. Se trata de una obra que va a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, y a partir de esa convicción es que hay que hacérselo saber a todos. A los que creen que no es necesaria, y a los que entienden que las necesidades no estan únicamente relacionadas con los carencias sino también con lo que se puede ser más feliz.

Compartir: 

Twitter

La maqueta del Puerto de la Música, diseñada por el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.