OPINIóN › EL MOVIMIENTO GIROS ANALIZA LA TURBULENTA SEMANA QUE PASó DESPUéS DE LA DISCUSIóN POR LOS EMPRENDIMIENTOS INMOBILIARIOS EN NUEVO ALBERDI.

Territorio en disputa

La agrupación trabaja hace seis años en el territorio y denuncia que hay emprendimientos inmobiliarios ilegales. La connivencia de algunos funcionarios, el escándalo por el encontronazo con la concejala Weskamp y la discusión que se viene por las viviendas sociales.

 Por Juan Monteverde*

"Hemos encontrado en la palabra el arma que no pueden vencer los grandes ejércitos. Hablando entre nosotros, dialogando. Caminamos contra la corriente. Frente al crimen, la palabra. Frente a la mentira, la palabra. Frente a la muerte, la palabra". Sub Comandante Marcos.

El inexplicable silencio del intendente Miguel Lifschitz durante una semana en la que, como pocas veces se recuerda, la ciudad debatió su futuro, sumado a dos importantes gestos tanto del sector que orienta el senador Rubén Giustiniani con un proyecto de expropiación y del Binnerismo con las declaraciones del gobernador electo, ponen en crisis al modelo de ciudad que gobernó durante los últimos ocho años.

Si para algo sirvió la torpeza política de Laura Weskamp fue para poner blanco sobre negro y polarizar sanamente, y como sólo la imagen PRO puede hacerlo, un debate y un conflicto que viene desde hace años pero que esta semana explotó en su propia dinámica. Años de un sistema que desde el gobierno local se vocifera como progresista (el convenio público﷓privado), pero que hoy muestra su verdadero carácter estructural: Si se apuesta exclusivamente a los intereses privados para hacer crecer la ciudad, ese privado se convierte en monopolio y termina gobernando la ciudad. En el medio, los necesarios funcionarios públicos involucrados con figuras que rozan el delito y plantean de forma contundente el debate ético. ¿Qué concepto de lo público maneja una gestión que "le baja el tono a la polémica" sin mostrar un sólo papel y sin contestar al día de hoy, ninguna de las probadas denuncias que realizamos?. ¿Quién se responsabiliza por nombrar en la Secretaría de Planeamiento a una mujer que impunemente declara "muchos funcionarios trabajan por la mañana en el municipio y a la tarde en la actividad privada"?. Como si Rosario fuera un pueblo de 500 habitantes donde el intendente abre por la mañana su consultorio odontológico y luego se encarga de sus funciones públicas. El papelón de una funcionaria que jamás se dignó a atender a este Movimiento durante cuatro largos años y hoy declara no saber "quién esta a cargo del plan Rosario Hábitat porque hace mucho que no hablo", no hace más que develar de manera impactante la prioridades de la gestión municipal y cuáles son la más profundas concepciones de lo público y la ciudad.

Es ya más que un gesto, una exigencia pública, la renuncia de esta gris funcionaria que además de no estar capacitada políticamente para ocupar un cargo tan sensible, pretende teñir de tecnocracia los más viles intereses políticos y económicos.

Mirta Levin no pude contestar esta acusación por su propias limitaciones y esta incapacitada de ver que en una ciudad además de planos y empresarios hay gente y territorios: El único responsable de años de saqueo de las pocas tierras que quedan en la ciudad, del sufrimiento de comunidades enteras arrasadas y de generar una relación de dependencia estructural entre el Estado Municipal y los monopolios es la máxima autoridad política de la ciudad. Es él quien debe explicarle a toda la ciudad la pregunta clave: ¿Por qué hoy tienen más poder algunos grupos concentrados que el Concejo Municipal y el Ejecutivo juntos? Él le debe esa explicación, no sólo a los territorios específicos que abandonó sino a la ciudadanía toda.

El debate y el territorio

Sin embargo vale también señalar que justamente fueron esos largos de ninguneo, de negar un conflicto existente y, fundamentalmente, de macarthismo implícito que hoy es este debate posible. Fue gracias a estos seis años de resistencia en el territorio que se pudo no sólo investigar y cuestionar este modelo presente sino poder construir desde el territorio otro modelo futuro. Ciudad Futura es la propuesta que este movimiento se comprometió a desarrollar luego de dar muerte en diciembre pasado a la peor forma de concebir la ciudad: Los barrios privados.

El movimiento Giros se fue del recinto del Concejo Municipal el 16 de diciembre con el compromiso de mostrar que otro modelo de expansión de la ciudad era posible. Por eso hoy estamos terminando el primer prototipo de vivienda de la Ciudad Futura con un innovador método constructivo basado en containers marítimos que, a través de la autoconstrucción, trasformamos en dignas y bellas vivienda. Es por eso que 30 compañeros, pasando a segundo año, están más cerca de tener su título secundario en el primer bachillerato popular de la provincia de Santa Fe que en territorio de forma autónoma gestionamos y llamamos E.T.I.C.A (Escuela del Territorio Insurgente Camino Andado). Es por eso que en ese mismo territorio trabajamos un tambo modelo que brinda alimentos sanos y accesibles y que será la "Primera unidad productiva socialista del SXXI". Y por eso, muchas de la otras Políticas de Estado que, como el Estado está en otro lado, desarrolla el Movimiento.

Porque además, como contracara de lo interesante que puede ser el debate sobre el modelo de ciudad que cualquiera pueda dar en una charla de café, la contundente territorialidad del territorio hace que debamos no sólo organizarnos y satisfacer las demandas que no son satisfechas sino defendernos de la violencia cotidiana propia de la disputa que vivimos, nosotros acá, en el territorio. Por todo esto, eso que algunos no entienden de "territorio insurgente". Porque si no somos nosotros los que hacemos cumplir la ley, la ley no se cumple. Eso, creemos, quedó claro esta semana con el "escandaloso" video donde las imágenes y la situación, para algún desprevenido, se parecían más a alguna alejada provincia feudal donde las corporaciones económicas y la política hacen y desasen a su antojo, que a la moderna metrópoli que Rosario pretende ser.

El territorio y la política.

Hay una sola palabra que sintetiza el por qué pudimos dar, y muchas veces ganar, todas las batallas que seriamente nos propusimos: Autonomía. Fue gracias a esa autonomía esta historia posible. Esa autonomía que, más que efusiva declaración de principios es una búsqueda y una construcción. Sin esa autonomía, sin ser un movimiento autónomo esas luchas no se hubieran podido siquiera librar. Porque hubieran estado atadas a la especulación macro política de determinado proceso o determinado burócrata. Revolucionario o reformista. Pero burócrata en fin. Ahora bien, sin esas luchas, sin esas victorias concretas en territorios concretos, la verdadera autonomía tampoco sería nada.

Son los seis años de militancia desde nuestro nacimiento como movimiento y la última semana como síntesis de un proceso político público, un laboratorio no sólo para la construcción de una ciudad futura sino también los esbozos y ensayos de una política para el futuro. No podemos dejar de expresar, gratamente sorprendidos, que se avanzó en una semana 50 años de debate.

Y eso fue una construcción colectiva, pública, como nos gusta a nosotros que se hagan las cosas. Transparentes. Donde participan todos, no sólo este movimiento y sus territorios organizados. Sino también trabajadores de prensa comprometidos a informarse, formase y dar el debate. Importantes actores políticos que desde distintos lugares aportaron en esta desigual batalla cuando luchábamos en soledad. Sólo por mencionar algunos diputados provinciales como Oscar Urruty o concejales como María Eugenia Bielsa que por convicción y desde una perspectiva de Estado y más allá de la mera oposición, apoyaron. También desde un, a veces incomodo, oficialismo otros diputados como Eduardo Dipolina o los concejales Miguel Zamarini y Mariana Alonso arriesgaron para dar el debate.

Ciudad futura es ese proyecto colectivo que desde una nueva perspectiva política intenta hacer lo que cree justo. Si como dice Fidel "Revolución es cambiar todo lo que deba ser cambiado", que es ciudad futura sino eso. Los que se atrevan, serán bienvenidos. En el territorio insurgente ya se está construyendo, porque el territorio así lo decidió. Todos, menos los indignos, están invitados.

Seguramente la semana próxima habrá más debates, acusaciones cruzadas, acampes y proyectos de ordenanza. Sea lo que sea que venga, nos encontrará dispuestos a dar la batalla, por más desigual que sea, dispuestos siempre a construir una sociedad más justa y para todos:

*Movimiento Giros. Hacia la Ciudad Futura.

Compartir: 

Twitter
 

Algunos de los jóvenes de Giros en su sede-container desde donde trabajan con los vecinos de Nuevo Alberdi.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.