OPINIóN

Sobre el destino del ex batallón 121

 Por Sergio Rossi*

Cuando el gobernador Jorge Obeid tramitó la transferencia del predio a la Provincia, el destino principal declarado fue la construcción de un nuevo hospital en el sector NE. Hubo una gran amplitud de miras urbanas ﷓a lo que no fue ajena la intervención de María Eugenia Bielsa﷓ para no limitar el pedido a las necesidades planteadas por el Ministerio de Salud (cuatro hectáreas en zona sur), sino impulsar la transferencia de la totalidad. Esto suponía una idea de habilitar una intervención de magnitud en ese barrio.

El socialismo en campaña objetó que no era necesaria ninguna obra nueva de hospitales en la zona sur, porque existía el Roque Sáenz Pena, que podía remodelarse. Que era de sana administración coordinar la acción de los niveles de gobierno. El socialismo en gobierno, sin embargo ﷓y a pesar de que municipio y provincia pasaron a estar gobernadas por el mismo partido﷓ decidió impulsar la obra de un nuevo hospital regional en Villa Gobernador Gálvez, desestimando el proyecto en particular, pero desechando también la objeción de campaña.

De ahí el pedido de adecuar la resolución ministerial, ante lo que se incluyó la mención a la seguridad por cuanto proyectaron llevar allí Gendarmería Nacional. La idea socialista era ahorrarse el saldo de la compra, haciendo que pague GN, y transferir al municipio el emplazamiento actual de los gendarmes, ampliando el parque Yrigoyen (en el mejor de los casos, ya que versiones nunca confirmadas hablaban de emprendimientos comerciales). Más parque en el centro, y nueva postergación de Saladillo y zona sur.

El otro argumento en contra de la transferencia del socialismo en campaña fue que no había que construir viviendas allí (cosa que nunca nadie propuso. Esto figuraba en el show room virtual de la Secretaría de Planeamiento municipal, como propuesta del plan estratégico). Eso no obstante, se azuzó a vecinos diciendo que se tiraría abajo el paredón y "se daría viviendas sociales a los villeros de Cordón Ayacucho". Se promovió divisiones entre vecinos.

Las gestiones socialistas de Héctor Cavallero y la de Hermes Binner tuvieron una voluntad y un accionar orientado a la recuperación de tierras estatales para abrirla y consagrarlas al uso público. Piadosamente concedamos a Binner que la recesión y el estallido impidieron continuar la obra pública y esa buena política de planeamiento, enmarcada en el viejo Plan Regulador y los planes Directores.

La innovación de Miguel Lifschitz y su secretaria Mirta Levin fue cambiar la política, realizando "aperturas de ciudad" sostenidas y entregadas al capital privado.

El proyecto enviado al Concejo Municipal no escapa a esta impronta. El parque tecnológico parece un pretexto para diluir lo más simple: incorporar las instalaciones del ex Batallón como un gran espacio verde, recreativo y cultural. Que buena falta hace. En lugar de eso, se busca una propuesta de viviendas fuera del promedio del entorno, con vista al parque. Seguramente para financiar los "edificios emblemáticos", hermanos menores del grandilocuente y vano Puerto de la Música. Se trata del museo del deporte y de otro edificio para expansión del área Tecnológica Rosario y usos educativos. Parecen superfluos, y bueno sería que si se encarasen aún así, no asistamos a nuevas contrataciones de los mejores ﷓y más caros- estudios de arquitectura del mundo, directas, dirigidas, discrecionales, innecesarias.

Si la apertura del predio al capital inmobiliario privado para producción de viviendas con vista al parque se pretende justificar con los altos montos necesarios de inversión, de los que carecen los estados gobernados por el socialismo, buena idea sería concebir un proyecto más modesto, sin edificios emblemáticos y con mayor disfrute social y público.

La propuesta de vecinos de un Jardín Botánico parece superadora en toda la línea. Se argumentará que se hizo un concurso con el Colegio de Arquitectos. Concurso no vinculante cuya función no fue acercar ideas, sino consagrarse como coartada académica para la intervención del club de desarrolladores amigos de la ciudad. Sería una pena tomar ese camino. *Director General de Inmuebles del Ministerio de Defensa de la Nación

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.