OPINIóN

La democracia universitaria

 Por Alberto Petracca *

Los consejeros de la UNR que apoyamos la candidatura de Ricardo Silberstein hemos guardado silencio frente al agravio; no adherimos a la enseñanza maquiavélica por la cual en la vida política se ejerce la fuerza del león o la astucia de la zorra. Y no somos ingenuos.

Una ruptura dolorosa, la muerte de nuestro Rector Ricardo Suárez nos sumergió en un gravísimo momento institucional. Y es en estos casos donde los universitarios nos diferenciamos, por el hacer más que por el decir.

Ya son más de diez meses de acefalía rectoral. Meses en los cuales quienes nos sentimos herederos de su estilo y de su actitud frente al conflicto que atraviesa a la universidad pública, seguidores de sus formas y valores, presenciamos un recurrente y certero ataque a los principios de la ética universitaria que, pese a todo, no hace sino fortalecer la necesidad de la firmeza en las posiciones correctas.

Hay una relación dialéctica y por ello no causal, entre violencia, ilegalidad y debilidad moral. Se retroalimentan y se sintetizan. Esa interacción es insuperable, al menos para algunos. Nosotros entendemos que la única forma de superar ese trípode es con más ética, con más debate, con más tolerancia, con más humanismo. No somos violentos, no somos débiles morales, no somos ilegales. Aquellos que nos conocen de cerca y conocen nuestra propuesta para la futura gestión lo saben. Y con aquellos que no compartan nuestras ideas estamos dispuestos a debatir.

Defendemos la autonomía universitaria. No tenemos el apoyo del gobierno nacional y no lo lamentamos. No nombramos funcionarios en Rectorado en los últimos meses para cumplir con prebendas comprometidas en función de apoyos electorales. Queremos la Asamblea Universitaria ya, el 5 de junio para garantizar la vida democrática de la UNR. Iremos a elegir Rector y Vicerrector porque así debemos actuar y porque hace más de diez meses que se retrocede en cada uno de los cambios positivos que hacia una la gestión inclusiva y transparente se iniciaron con Ricardo Suárez.

Nos negamos por ilegítima e ilegal a cualquier convocatoria que tenga el supuesto subyacente de realizar una Asamblea de urgencia a 60 kilómetros de distancia. Porque los fogoneros del círculo vicioso se atreven a defender una elección sin quórum y donde no hay juristas se consiguen mercenarios de la legalidad. Señores: si cede la ley, como dice Norberto Bobbio, nada nos queda.

* Profesor Titular de Derecho Constitucional. Miembro de la Asambea Universitaria.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.