ECONOMíA › EL ECONOMISTA DIEGO AñAñOS SOBRE LA IDEA DE CONGELAR PRECIOS Y SALARIOS POR TRES AñOS.

"El planteo de Binner ya quedó viejo"

Sin embargo, Añaños rescata del proyecto del gobernador la idea de que "la inflación es un fenómeno procesual" y que "es necesario tiempo y consensos para frenarla". Reivindica el rol de la política por encima de las herramientas económicas.

 Por Leo Ricciardino

Días pasados, el gobernador de la provincia y ex candidato presidencial del FAP Hermes Binner, desató la polémica con su propuesta económica de congelar precios y salarios por tres años para frenar la inflación. En el marco del debate del crecimiento con alza de precios y salarios y enfriamiento de la economía sin estas subas pero con peligros recesivos; el politólogo y economista de la Universidad Nacional de Rosario Diego Añaños, lanza su sentencia: "El planteo de Binner es viejo y si se quiere constituyó gran parte de la base de lo que fue el Plan Austral", dice el catedrático consultado por Rosario/12. De todas maneras, rescata una parte de la propuesta del dirigente socialista que hace referencia a que "es importante pensar a la inflación como un fenómeno procesual que no se acelera tan rápidamente ni tampoco se puede pretender frenar de golpe". El impacto en la región de los controles cambiarios y el despegue industrial de varios polos santafesinos.

Para Añaños, el planteo del gobernador de congelar precios y salarios por tres años como modo de controlar la inflación, "es un planteamiento un poco viejo. Responde a un modelo de análisis que se utilizó hacia fines de la década del '60, y que plantea la existencia de dos sectores y si se quiere es la base teórica de buena parte del Plan Austral". Pero el economista de la UNR advierte que lo que subyace en esa idea del dirigente socialista, "puede resultar destacado en el punto que piensa a la inflación como a un fenómeno procesual y que así como tarda un tiempo en tomar velocidad, también lleva su tiempo para ir ralentizándose el ritmo al que crecen los precios. Entonces, pensar en un período de tiempo razonable, como punto de partida para una discusión con el gobierno nacional, puede resultar interesante. En este sentido, el gobierno tiene con Binner un interlocutor posible y válido".

Una de las cuestiones básicas para entender la inflación es comprender que se está ante un fenómeno sumamente complejo, y que no solamente se trata del crecimiento de los precios. Para Añaños, los precios además crecen de manera sincrónica y asimétrica. "Es decir, no todos crecen al mismo tiempo y no todos crecen a la misma velocidad. Por eso, de acuerdo al momento que se tome el proceso hay precios que están creciendo más rápido que los otros. Ante esto, si se cristaliza la situación en determinado momento se está favoreciendo a determinados sectores y perjudicando a otros. Entonces, para frenar la inflación de una manera virtuosa lo que hay que hacer es ir reacomodando una estructura de precios razonables".

-Medidas de este tipo ¿no corren el riesgo de frenar sólo a los salarios y después no poder controlar efectivamente los precios?- preguntó Rosario/12 a Añaños.

-Claro, el problema que se presenta es la eficacia real que se puede llegar a tener sobre los controles. Por eso es más inteligente la idea de la negociación política con los empresarios y con los trabajadores, para llegar a un proceso de enlentecimiento progresivo de los precios. El salario es un precio más de la economía, en términos prácticos es eso. Pero también hay que entender que la inflación es para países como el nuestro, para países emergentes, algo así como los resultados de los esfuerzos por crecer. Ningún país emergente logra un proceso de crecimiento acelerado sin inflación. Esto es como transpirar. Uno puede ir al médico preocupado y decirle que no sabe lo que le pasa, decirle que sale a correr y que se moja todo el cuerpo y que tiene olor. El médico le va a decir, y sí usted está transpirando.

-¿Y qué es lo que está observado en la región en relación a los controles sobre del mercado cambiario?

-No hay prácticamente diferencia en el comportamiento de los agentes económicos locales con los nacionales en esta materia. Podemos decir que con respecto al dólar hay un comportamiento que es difícil de explicar porque hoy es realmente un pésimo negocio si se busca rentabilidad. Pero se sigue utilizando como reserva y refugio. Si uno hace una proyección desde principios de año hasta aquí, el dólar ganó 6,98% mientras que los precios, los salarios y los plazos fijos han avanzado mucho más rápido que eso. Por eso no hay un componente racional en las decisiones con respecto al dólar- concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Para Añaños el salario "es un precio más de la economía, en términos prácticos es eso".
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.