CIUDAD

Pese a las críticas, el jueves la ciudad tendrá nuevo Código Urbano

Ayer la Comisión de Planeamiento del Concejo avaló el proyecto de la intendencia y pasado mañana se debatirá en el recinto. La máxima altura permitida para construir será de 23 metros.

El oficialismo logró ayer dar un paso clave tendiente a sancionar el nuevo Código Urbano de la ciudad. Con los votos del socialismo, la Comisión de Planeamiento del Concejo avaló el mensaje de la intendencia y giró el expediente a Gobierno, donde hoy se estima correrá la misma suerte. Así las cosas, el jueves, cuando el intendente Miguel Lifschitz inaugure el período de sesiones ordinarias, el proyecto quedará definitivamente aprobado en el recinto. La polémica iniciativa, que generó rechazos en el lobby de la construcción, determina para el área central que abarca avenida Pellegrini, bulevar Oroño y el río una altura máxima general para construir de 23 metros (planta baja y 7 pisos), aunque contempla excepciones. En ese sentido, se establece un mecanismo de compensación económica para las construcciones que admitan alturas mayores mediante el pago de un derecho que se integrará en parte al fondo de Protección Histórica para ser destinados fundamentalmente a la restauración de inmuebles patrimoniales. Para el primer Anillo Perimetral abarcado por bulevar Oroño, Vera Mujica, avenida Pellegrini y 27 de Febrero , donde existe una mayor predominancia de la vivienda residencial unifamiliar el máximo permitido será de 19 metros.

Los tres proyectos de ordenanza contenidos en el mensaje del Ejecutivo vinculados al reordenamiento urbanístico obtuvieron ayer despacho en la comisión de Planeamiento. Hoy se debatirá en Gobierno y el jueves en el recinto. Su aprobación permitirá regular la construcción en un sector de la ciudad comprendido entre Vera Mújica, bulevar 27 de Febrero y el río. También direccionará la edificación en altura, establecerá una firme y definida normativa para las propiedades y áreas de protección histórica y preservará a sectores hoy degradados, con la intención de desarrollar proyectos unitarios de impacto estratégicos.

A esta instancia se llega luego de un arduo trabajo en que participaron conjuntamente la Secretaría de Planeamiento y la Facultad de Arquitectura de la UNR. El proyecto fue presentado a la comunidad rosarina en mayo de 2007, a través de una audiencia pública en la que intervinieron vecinos, instituciones y especialistas internacionales.

El nuevo Código determina para el sector del área central que abarca avenida Pellegrini, bulevar Oroño y el río una altura máxima general de 23 metros (planta baja y 7 pisos) con las restricciones establecidas para los denominados Tramos de Preservación (TP) y Tramos de Completamiento (TC). Esos espacios quedan definidos por la singularidad que presenta cada cuadra, ya sea por su grado de consolidación o por su estado de renovación urbana, con predominancia de edificios en altura.

Para encuadrar en esa condición de tramo, se fija como límite 30 metros o 40 metros si es en esquina . Si la distancia entre dos edificios en altura es menor a esta se considera Tramo de Completamiento (TC) admitiendo construir hasta la altura máxima del edificio más alto del tramo. Si lo que delimita el tramo son propiedades catalogadas se considera Tramo de Preservación (TP), pudiendo intervenir en ese espacio de acuerdo a los grados de protección asignados para cada inmueble, estableciéndose una altura máxima de 13 metros, ajustable.

En base a un estudio detallado de cada parcela se redefinió el nuevo catálogo reduciendo su impacto con respecto al actual y que está vigente desde el 2001. Mientras que aquel contenía cerca de 2200 obras, ahora se determinaron algo más de 1600, entre protección directa e indirecta. En tanto, en el transcurso de 2008 se remitirá al Concejo el catálogo correspondiente al Primer Anillo Perimetral.

El nuevo Código también permitirá, mediante la figura del Convenio Urbanístico desarrollar proyectos especiales en parcelas mayores a 2000 metros cuadrados, para lo cual se propicia la unificación de lotes.

A su vez, establece un mecanismo de compensación económica para las construcciones que admitan, según los casos, alturas mayores a los 23 metros mediante el pago de un derecho de construcción por encima de esa altura; los recursos obtenidos se integrarán en parte al fondo de Protección Histórica para ser destinados fundamentalmente a la restauración de inmuebles patrimoniales.

Compartir: 

Twitter
 

Edificios altos como la torre Aqualina prácticamente no podrán construirse más en Rosario. Se contemplan excepciones mediante el pago de un derecho que se destinará a preservaciones.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.