CIUDAD › EMOTIVOS DISCURSOS Y UNA MULTITUD EN EL PARQUE IRIGOYEN EN EL HOMENAJE AL CHE.

"Nunca se cansa de dar el ejemplo"

Su hija Aleida lanzó la frase y todos aplaudieron. Las palabras fueron elogiadas por el intendente Lifschitz que siguió los discursos junto a otras personalidades y una multitud que con una larga ovación asistió al descubrimiento de la estatua del Comandante.

 Por Claudio Socolsky

Una verdadera multitud participó ayer de los actos de inauguración de la plaza y el monumento al Che en el parque Hipólito Irigoyen. Visiblemente emocionados, los oradores del acto remarcaron la figura de Ernesto Guevara, el hijo emblemático de la ciudad. Entre ellos, su hija Aleida, quien sostuvo: "Este argentino; nacido en Rosario, no se cansa nunca de dar el ejemplo. Y es que como ser humano es tan completo, que no logramos igualarlo; lo intentamos, seguro, pero muchos nos quedamos sólo hablando, aunque desgraciadamente pocos actuamos. Y de qué sirven los discursos, y hasta los monumentos, si no llevamos a la práctica sus ideales y sus convicciones". Por su parte, el intendente Miguel Lifschitz indicó, en un breve contacto con Rosario/12, que la ciudad vivió "un momento emotivo, con mucha gente que llegó de todos los países de América Latina y de las distintas provincias argentinas". El jefe del Palacio de los Leones destacó la presencia de la familia del Che; fundamentalmente el discurso de su hija Aleida, que fue muy "sentido y con mucho contenido". Luego de descubrir la estatua realizada por el artista Andrés Zerneri, el poeta y cantante uruguayo Daniel Viglietti, cerró con sus canciones una jornada cargada de emotividad.

"Hoy, después de tantos años oscuros que ha vivido el país, la ciudad celebra estos homenajes con orgullo. Se inaugura, esta plaza, esta escultura. Desde lo más sentido de cada uno de nosotros, de quienes evocamos la inmortal presencia del Che, con el compromiso de honrar, desde nuestras propias vidas; no la vigencia de un mito, honramos la vida y el ejemplo de un gran hombre", señaló el periodista Eduardo Aliverti, uno de los presentadores del acto.

Después de presentar a las autoridades que participaron de la inauguración del monumento y la plaza; entre los que se contaban la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, la ministra de Innovación y Cultura de la provincia, Chiqui González, la casi totalidad del gabinete municipal; y los familiares del Che; sus hijos Aleida, Celia, Camilo -quien sacó incontables fotografías del acto-, Ernesto; y la de sus hermanos, Celia, Juan Martín, Roberto y Ramiro; hizo uso de la palabra Roberto "Champa" Galiotti, en nombre de la Multisectorial de Solidaridad con Cuba.

Galiotti, quien habló en representación de las más de 80 organizaciones políticas, sociales y sindicales de Argentina, señaló que "esta ciudad de Rosario, que vio nacer al pequeño Ernesto, atesora una larga tradición de dignidad y de lucha, por una sociedad donde predomine la relación fraterna entre todos los seres humanos. Su ejemplo es, precisamente, la antítesis de la descomposición moral que exhibe el sistema capitalista, y desde esa conducta trabajó sin descanso".

Luego de agradecer las presencias de los compañeros de viaje del Che, Alberto Granado y "Calica" Ferrer, subió al escenario Aleida Guevara March. "Escribirle algo a mi padre en su 80 cumpleaños es difícil para mí. No creo en ningún más allá, pero reconozco que hay veces que desearía que ese más allá, fuese un ven acá. Me gustaría poder abrazarlo, mimarlo, y discutir con él todas las cosas que me van golpeando; pero eso es imposible porque físicamente hace mucho que ya no está", dijo la hija del Che al comenzar su discurso.

"Este argentino, nacido en Rosario, no se cansa nunca de dar el ejemplo -continuó Aleida-. Y es que como ser humano es tan completo, que no logramos igualarlo; lo intentamos, seguro, pero muchos nos quedamos sólo hablando, aunque desgraciadamente pocos actuamos. Y de qué sirven los discursos, y hasta los monumentos, si no llevamos a la práctica sus ideales y sus convicciones. Necesitamos unidad, palabra mágica que tanto mencionamos, pero que apenas sentimos. Necesitamos educación, porque sólo sabiendo lo que queremos y cómo podemos hacerlo, es que dejaremos de ser manipulados, utilizados, y podremos ser realmente libres".

En otra parte de su alocución, Aleida se refirió a la situación que está viviendo el país, levantando la temperatura del acto. "Necesitamos acción revolucionaria, que nos permita modificar lo que sabemos que no puede seguir ocurriendo. Para impedir que personas sin escrúpulos tiren la leche; por ejemplo, tan necesaria para muchos niños que hoy mueren de hambre, para tantos hombres y mujeres que la necesitan. Por favor, no permitan estas cosas", precisó Aleida. De inmediato, la gente comenzó a cantar: "Hay que parar, hay que parar, a los gorilas de la Sociedad Rural".

Finalmente, en representación del gobierno cubano, el general Rogelio Acevedo González, compañero de lucha del Che, dijo que Ernesto Guevara fue un tipo de hombre "difícil de igualar y prácticamente, imposible de superar. Hombres como él son capaces, con su ejemplo de ayudar a que surjan otros hombres como él". Acevedo González citó un discurso de Fidel Castro, quien había expresado que "el ejemplo del Che debe ser un modelo ideal para nuestros pueblos. Los hombres que actúan como él, que lo dan todo por la causa de los humildes, cada día que pasa se agigantan, se adentran profundamente en el corazón de los pueblos".

Compartir: 

Twitter
 

Como si el Che estuviera apunto de hablar en el Parque Irigoyen, así miraba la gente el espacio donde Rosario lo recibió.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.