CIUDAD › DOS PAREJAS ROSARINAS ANTE LA LEY DE MATRIMONIO IGUALITARIO

Ahora que pueden, irán al Registro

Martín y Oscar llegaron hasta la Corte Suprema para casarse hace dos años y ahora cumplirán su sueño. Daniela y Maru, en pareja desde hace 12 años, y con una nena de 4 años, se ilusionan de agregarle el apellido de una de ellas a Sol.

 Por Lorena Panzerini

"Una felicidad enorme". Eso significó la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario para Martín Peretti Scioli y Oscar Marvich, la pareja rosarina que busca casarse hace dos años, y ahora cumplirá su sueño. Martín dialogó ayer con Rosario/12 a pocas horas que el Senado de la Nación aprobara la ley que equipara a gays, lesbianas, trans y bisexuales con el resto de la sociedad. "Quiero llegar a Rosario para ir con Oscar a pedir el turno para casarnos en el Registro Civil del Distrito Centro", comentó eufórico y casi sin voz, luego de haber pasado varias horas en la Plaza de los Dos Congresos de Buenos Aires, a la espera de la decisión de senadores, y de festejar luego en el Obelisco, durante una de las madrugadas más frías de este invierno. "Nunca festejé tanto; se siente mucho vértigo", graficó Martín. Al mismo tiempo, desde Rosario, Daniela y Maru, del grupo Mis Mamás, que son pareja hace 12 años, y ya tienen una nena de cuatro, festejaron desde su casa, aunque vieron el debate en habitaciones separadas, "por cábala".

Las dos parejas manifestaron "grandes deseos" de unirse en matrimonio. Martín y Oscar, que son novios hace nueve años, pero conviven hace siete, intentaron hacerlo por primera vez hace dos años atrás, en Rosario, y su caso llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, luego de varias presentaciones judiciales. Ahora que pueden, quieren: "Oscar -que se quedó en Rosario- me volvió a pedir casamiento en un mensaje de texto apenas se aprobó la ley. Me preguntó si todavía quería ser su marido, le respondí que sí, y ahora estoy ansioso por llegar a Rosario", comentó Martín. La pareja comenzó su noviazgo en agosto de 2001, y les gustaría contraer matrimonio en agosto de 2010. "Sería fantástico", dijo Martín, a la espera del turno.

Sin embargo, Daniela dijo que con Maru prefieren "preparar y organizar bien" la boda, porque "uno no se casa todos los días y no da para hacerlo de un día para el otro". Ellas son las mamás de Sol, una nena muy extrovertida, de cuatro años. Daniela es su mamá biológica y Maru "del corazón", dice Sol. Hace cinco años, y después de un intento fallido, Daniela quedó embarazada mediante inseminación artificial de donante anónimo, y legalmente es madre soltera. Ahora tiene la ilusión de agregarle el apellido de Maru a Sol. "Es bueno saber que si me pasara algo, Maru puede hacerse cargo de la nena sin problemas, con respecto a lo legal", dijo Daniela.

En tanto, Martín, antes de comentar los planes que tiene con Oscar para el futuro, ahora que "el Estado reconoció los derechos", relató el momento exacto en el que la ley fue aprobada, y como se vivió desde la Plaza de los Dos Congresos: "Durante todo el día veníamos escuchando que había mucha paridad, y estábamos súper nerviosos, pero cuando escuchamos el 33 a 27 se nos salió el alma del cuerpo", expresó, y la voz se le quebró.

Por su parte, Daniela comentó que en su casa la televisión quedó encendida durante la madrugada. "Yo pensé que Maru se había dormido, porque estaba en la habitación con la tele prendida; y cuando escuchó el rechazo del principio, me gritó: `lo rechazaron'; y me llamó para verlo juntas. Yo le dije que no, por cábala lo veíamos en diferentes lugares. Y discutíamos si verlo por TN o por C5N. Cuando se aprobó, pegamos un grito las dos y nos pusimos a llorar. Fue un momento muy emocionante", relató.

De vuelta a su historia personal y tras la euforia de la madrugada anterior en Buenos Aires, Martín comentó que los primeros proyectos que tiene con Oscar "son los de cualquier pareja". "En el día a día no nos cambiaría nada, porque nosotros convivimos hace siete años, pero es importante saber que podemos estar más tranquilos respecto a nuestros derechos, que de ahora en más serán reconocidos", aseguró. "A mí no me gusta decir esto, pero antes teníamos la intranquilidad de que si a uno de nosotros le pasaba algo, no íban a reconocer a nuestras parejas para nada", pero ahora "eso cambia y tranquiliza", dijo aliviado, y dejó salir un suspiro. "¿Planes? Y... por ahora, arreglar la casa, seguir con nuestro trabajo, y hacer muchas cosas juntos", enumeró Martín. Cuando se le preguntó si tener hijos estaba entre los proyectos de la pareja, Martín contestó: "Siempre nos ilusionó la posibilidad de tener hijos, pero no lo vemos en el corto plazo, porque antes queremos prepararnos para eso".

La misma pregunta respondió Daniela, que si bien ya tiene una hija -como madre soltera- que crían con Maru, ahora tienen la posibilidad legal de darle los dos apellidos y compartir la maternidad. "Siempre tenemos la idea de ampliar la familia, pero el tema económico tiene mucho peso, y como nos pasó antes, tenemos que organizar y planear mucho", dijo. Aunque Sol "pide un hermanito; hasta tiene elegidos los nombres", comentó Daniela.

Según se indicó, en menos de ocho días se publicará la ley en el Boletín Oficial, y muchas parejas con historias como las de Martín con Oscar, y Daniela con Maru tendrán la posibilidad de casarse y hasta formar una familia; con los mismos derechos y deberes que implica la institución del matrimonio, de la que hasta el histórico 14 de julio sólo gozaban las parejas heterosexuales. Ahora que el Estado las reconoce y avala, las parejas aseguran que "hay que seguir luchando contra la discriminación de la gente".

Compartir: 

Twitter
 

Martín y Oscar, pareja rosarina que busca casarse.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.