CIUDAD › LIFSCHITZ PROMETE ESCLARECER LO OCURRIDO CON SUERO DEL LEM

Una investigación "exhaustiva"

Para el intendente lo sucedido con tres pacientes del Hospital Roque Sáenz Peña fue "extraño porque en treinta años nunca había pasado". No descartó ninguna hipótesis entre las cuales mencionó "sabotaje, error humano, o falla técnica".

 Por Lorena Panzerini

El intendente Miguel Lifschitz aseguró ayer que será "exhaustiva" la investigación para determinar dónde se produjo el error del lote rotulado como suero, y que contenía agua destilada. El caso, que afectó a tres pacientes del Hospital Roque Sáenz Peña, está a cargo de la directora de Investigación Administrativa del municipio, Anahí Priotti, quien comentó: "La investigación está avanzada, tanto en el Hospital como en el Laboratorio de Especialidades Medicinales (LEM)", para determinar si se trató de un "sabotaje, error humano, o falla técnica", según las posibilidades que planteó el intendente como causales. Por su parte, el secretario de Salud, Lelio Mangiaterra, profundizó que "el Sáenz Peña ya entregó un informe con los procedimientos del sábado pasado -cuando sucedió el hecho-; y en el laboratorio se inició un testeo de todas las partidas" fabricadas el 18 de octubre. El director del LEM, Juan José D'Aloisio, confirmó a Rosario/12 que "le faltaban sales al agua destilada", y dijo que el error "pudo haber estado en la preparación". Lo que se intenta determinar es por qué no saltó en los controles de calidad. Dos de las pacientes recibieron el alta ayer.

"Se intenta determinar dónde se pudo haber producido la falla y así saber de quién, eventualmente, puede ser la responsabilidad", dijo Lifschitz, en diálogo con LT8. Al mismo tiempo, calificó el hecho como "extraño" porque "en 30 años nunca había pasado".

Daloisio remarcó que "hace 16 años que hacemos este trabajo y nunca se dio ningún problema. Lo que se detectó es que le faltaban sales al agua destilada, o sea que no era solución fisiológica. Estamos en plena etapa de análisis de todos los sachets que se repartieron de la partida producida el 18 de octubre pasado. Queremos dar certezas que el resto de los sueros que se están usando no tienen problemas".

El profesional aseguró que "es muy difícil" que se dé un error así porque "el proceso de calidad tiene alrededor de seis controles diferentes, con diferentes personas y en distintos lugares". En ese sentido, precisó que dentro de la planta de suero -donde trabajan 25 personas- se fabrica el agua destilada, y luego el procedimiento es agregarle sales para lograr la solución fisiológica. Los sachets se recontrolan en la planta de sueros, luego pasa a otra planta de control de calidad, donde se hace el estudio bactereológico y físico-químico. Es muy complejo e intervienen muchas personas. Tenemos todo identificado, sabemos qué personal manipuló la producción, pero ahora hay que esperar a ver qué dispara la investigación y la auditoría", dijo D'Aloisio.

El profesional indicó que es "imposible" que el error esté en la rotulación: "Los envases vienen impresos previamente y se ponen en la máquina para cargarlos". Para D'Aloisio, el problema estuvo "en el preparado de la mezcla". El tema es saber ahora por qué no saltó el error en el control de calidad.

De todos modos, se esmeró en dejar a salvo el prestigio del LEM que

"trabaja hace 16 años con estándares nacionales e internacionales, y están dentro de los cinco mejores laboratorios de producción pública del país, pero no queremos ocultar esto: nos encargaremos de investigar, solucionar el tema y actuar en consecuencia".

Mangiaterra aclaró que la Secretaría de Salud "no está del todo involucrada porque el laboratorio no somos nosotros, sino que es una entidad independiente. Y se iniciará una investigación sumaria, buscando las causas y los responsables de esta situación".

Además, el funcionario indicó que "fueron dadas de alta del Roque Sáenz Peña las dos pacientes que estaban bien. La tercera, que había sido sometida a una cirugía antes de recibir el líquido rotulado como suero, está mejorando muy lentamente" en el Hospital Centenario.

El ingreso de agua destilada al cuerpo de las pacientes "produjo hemólisis, lo que provoca destrucción de glóbulos rojos. Las proteínas que estaban en esos glóbulos comienzan a circular en el canal sanguíneo y producen problemas renales: taponan al riñón", detalló Mangiaterra, aunque aclaró que la paciente más complicada (que debió recibir diálisis para ayudar al órgano a trabajar correctamente) "mejora lentamente".

Compartir: 

Twitter
 

La sede del Laboratorio de Especialidades Medicinales (LEM) donde se rotuló el suero.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.