CIUDAD › RAMBLA CATALUNYA

Las aguas limpias

Las aguas del río Paraná en la ribera norte de la ciudad se encuentran aptas y libres de contaminación para todos los bañistas que deseen disfrutarlas. Así lo afirmó la Directora de la Subsecretaría de Medioambiente de la Municipalidad, Daniela Mastrángelo. La solución definitiva llegó gracias a la puesta en funcionamiento del Colector Ribereño Norte, un emprendimiento destinado al saneamiento ambiental del balneario La Florida y la Rambla Catalunya. La funcionaria dejó en claro que el nivel de contaminación es "inexistente debido al funcionamiento de una obra muy esperada, un colector que retiene los desagues pluviales y termina con las conexiones clandestinas que llevan cargas con origen fecal". "La gente tiene como naturalizado el hecho de conectarse a un caño para arrojar sus desechos", dijo la funcionaria a Rosario/12. La obra fue inaugurada el 21 de septiembre del año pasado y demandó una inversión de 7,2 millones de pesos.

No todas las personas que descansan en la costa rosarina tienen el hábito de meterse al río. Pesa la desconfianza ante un supuesto alto nivel de contaminación de las aguas. Sin embargo, desde el mes de septiembre la tranquilidad puede prevalecer entre los bañistas porque desde el área de Medioambiente del municipio aseguraron que el Paraná, a la altura de la Florida y la Rambla Catalunya, no presenta signos de suciedad dado que el colector ribereño que corre paralelo al río se transformó en una "obra fundamental" para el saneamiento ambiental de la zona.

Además del colector, se construyó una estación elevadora y la correspondiente cañería de impulsión, que permite derivar al sistema cloacal de Aguas Santafesinas Sociedad Anónima (Assa) las aguas servidas de los conductos pluviales que descargaban a la altura de los balnearios, afectando las áreas recreativas con contaminación orgánica. Para ello, se tendieron más de 2.000 metros de cañerías de hasta 500 milímetros de diámetro, que interceptan siete conductos pluviales y captan los desagües pluviales de restaurantes, bares y baños públicos del sector costero.

Mastrángelo reveló que la flamante obra provocó que el nivel de contaminación del río descienda hasta ser nulo. "Se terminó la contaminación fecal y ahora esos conductos no desagotan más en la playa", dijo la funcionaria. "Diría que la causa de preocupación de los asistentes a la playa se erradicó totalmente. Se trata de una obra concreta, ya no son derivados esos conductos ahí", ahondó la Directora de Medioambiente. De todos modos, aún queda culminar con la materia orgánica que reviste el Paraná. En ese orden, un examen efectuado en el mes de noviembre arrojó que el nivel se redujo al menos a la mitad. El mes próximo se realizará otra serie de análisis.

Si bien descartó la posibilidad de que el nivel de contaminación vuelva a elevarse, Mastrángelo pidió encarecidamente que los bañistas cuiden el agua del río y no la ensucien.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.