CIUDAD › TRAS SU RENUNCIAMIENTO, MOYANO REAPARECIó EN PUERTO SAN MARTíN

"Con el Indec del super"

El dirigente camionero inauguró un local sindical en el cordón y desde ahí advirtió al gobierno nacional que los gremios alineados en la CGT darán dura batalla en la negociación salarial. "Se vienen momentos no simples", vaticinó.

Hugo Moyano eligió el cordón industrial rosarino, emblema de la desindustrialización en los '90, y reflejo de la recuperación económica en el presente, para reaparecer en público luego de aquel acto en diciembre por el Día del Camionero, cuando tomó distancia con el gobierno nacional y renunció a sus cargos en la conducción del Partido Justicialista. "No se vienen momentos simples. No son tan buenos como los que hemos vivido. Se vienen momentos en los que los trabajadores vamos a tener que ponernos firmes para defender nuestros derechos", vaticinó el titular de la CGT ante medio millar de afiliados.

La excusa fue la inauguración de la sede sindical del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo, en Puerto San Martín. Moyano llegó acompañado por el taxista Omar Viviani, y fue recibido por el titular de la CGT Rosario, Raúl López, su par de la CGT San Lorenzo, Edgardo Quiroga, y los dirigentes locales de Camioneros, Marcelo Dainotto, y de Recolectores, Marcelo Andrada.

Fiel a su costumbre, el secretario general de la central obrera no habilitó un mano a mano con la prensa y ensayó un discurso que fue directo a la pelea salarial que se viene. "Muchos han lanzado porcentajes vergonzosos, pero estoy seguro que los salarios se van a regir por el Indec del supermercado, como lo hicimos en todos estos años. Que no nos vengan con otra cosa, compañeros", arengó.

Moyano advirtió que "la CGT no va a cambiar de actitud, mientras yo tenga la responsabilidad de conducirla, frente a quienes quieran quitarles derechos y conquistas a los trabajadores, le guste a quien le guste".

El conductor de la CGT prometió apoyo y reclamó firmeza en las paritarias venideras: "No vamos a abandonar a los trabajadores. La única forma de respetar sus derechos es que las organizaciones gremiales, junto con sus trabajadores, tengan la firmeza suficiente para evitar que nos rebajen los salarios o que nos impongan porcentajes absurdos, cuando saemos que la inflación ha sido mucho más alta".

Con el cuidado de que sus estocadas no le zumben directo a la Presidenta Cristina Fernández, el hombre vituperó alrededor y de manera tácita. "No me interesa que algún funcionario salga a hablar algunas cosas. Esos son los che pibe. Son los que le dicen lo que tienen que hacer y salen a decir cualquier cosa. Todos sabemos que ningún funcionario puede hacer ni siquiera una mueca jugando al truco si no se la autorizan", exclamó. Y siguió en primera persona: "Cuando algún periodista me pregunta sobre qué dijo tal o cual funcionario, yo digo que pegarle a ese funcionario es pegarle al muñeco del ventrílocuo, a Chirolita. ¿Para qué?. Que digan lo que digan. A mí me interesa lo que digan los trabajadores".

Nada de lo que dijo Moyano en Puerto San Martín aludió a asuntos estrictamente locales, algo que más de uno esperaba, habida cuenta de la álgida protesta que esta semana protagonizaron camioneros -su propio gremio- frente a la planta de la cerealera Noble, en Timbúes, ante las malas condiciones en las que deben permanecer allí, días enteros, a la espera de descargar. Nada de eso. Moyano tomó la tribuna del acto para emitir mensajes hacia Buenos Aires, de los que la dirigencia local igual tomó nota.

"Hay una tendencia a precarizar el trabajo y el salario", opinó y enfocó la situación del negocio telepostal. "Hoy en el mercado distribuir una correspondencia cuesta 2,5 pesos. ¿Saben cuánto le cobra el Correo Argentino, que pierde 200 millones anuales que pagamos todos, a las multinacionales? Un peso. Le pasa un presupuesto por debajo de los precios de mercado. Significa que los argentinos subsidiamos a las empresas extranjeras. Este conflicto que hemos tenido los camioneros apunta justamente a estas cosas. Esa es nuestra pelea. Nos están llevando al terreno donde mejor actuamos: la pelea", enfatizó el gremialista.

El líder de la CGT añadió que "no vamos a dejar de pelear, ya no por 200 puestos de trabajo solamente, sino que por un solo compañeros iremos todos a pelear". Y culminó: "He hablado con muchos compañeros que reciben el subsidio del Estado y en más de una oportunidad me han dicho «Moyano, no queremos subsidios, queremos trabajo». Lo único que dignifica al hombre es el trabajo".

Compartir: 

Twitter
 

El titular de la CGT desdeñó a "funcionarios que son Chirolita. ¿Para qué contestarles?".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.