CIUDAD › NORA MONSERRAT RECLAMA AL TRIBUNAL COLEGIADO DE FAMILIA NúMERO 4

Con miedo de perder a su hijo

La médica rosarina, de 32 años, está acusada por su ex marido, estadonidense, por la sustracción de Dante, de dos años y medio. Ella relata que trajo al niño de mutuo acuerdo y que el padre vendría a buscarlos. Nunca le pasó alimentos.

 Por Sonia Tessa

Nora Monserrat vive en la desesperación desde que el Tribunal Colegiado de Familia número 4 decidió que debe separarse de Dante, su hijo de menos de 3 años. Los jueces consideraron que había incurrido en sustracción de menores con propósitos ilícitos según el Tratado de la Haya para cuando el bebé tenía 2 meses, y su padre estadounidense consintió en firmarle el pasaporte para que lo trajera a la Argentina donde --según ella relata con la voz entrecortada por los nervios-- habían convenido en encontrarse luego. El Tribunal rosarino le dio la razón a Breth Purcell, un estadounidense que sólo vio al niño durante los primeros diez días de vida. La paradoja es que el hombre reclama la tenencia, pero en este tiempo jamás se hizo responsable de la manutención del niño. En el juzgado correccional número 4 hay una causa por incumplimiento de los deberes de asistencia cometido no sólo por omisión, sino también por acción: le cortó las tarjetas de débito y crédito a la madre cuando Dante todavía no tenía tres meses.

Nora tiene 32 años, es médica y se especializa como oftalmóloga en el hospital Provincial. Conoció a Breth cuando era estudiante y mantuvieron un romance a la distancia durante años. El es capitán de un lujoso crucero internacional, que pertenece a uno de los hombres poderosos del mundo. Cuando ella se recibió, se casaron en Miami, pero la fiesta fue en Rosario, con invitados de todo el mundo. Ella vivió dos años y medio en North Palm Beach, pero la relación no fue lo que soñaba: él se embarcaba durante meses y ella se encontraba sola. Cuando le contó que estaba embarazada, él le exigió un aborto, pero ella se opuso. La relación estaba muy deteriorada. Ahora, ella cuenta que él ejercía violencia psicológica y en algunas ocasiones, también física. El 10 de junio de 2009 nació Dante, en Estados Unidos. Como ocurrió durante todo el embarazo, él estaba trabajando en el mar. Sólo vio a su hijo durante diez días y volvió a viajar. Ella le pidió que la autorizara para irse con Dante, y que él los fuera a buscar a la Argentina cuando terminara esa travesía. En el consulado le dijeron que, según las leyes de Estados Unidos, no hacía falta más que la firma del pasaporte. El consintió y firmó. Ella volvió a su país y a los dos días se enteró de que él había puesto dos demandas: un divorcio y el secuestro internacional del bebé, que entonces tenía menos de tres meses. Además, decidió interrumpir la asistencia alimentaria. Desde entonces, Breth pelea por la restitución de un hijo al que ni siquiera ha llamado por teléfono. "No lo conoce, nunca se interesó por él. Yo le he mandado mails para llegar a un acuerdo, la única imagen que tiene de su hijo son unas fotos que le mandé a una tía de mi ex marido que se interesó por conocer a Dante", dice Nora, urgida por el miedo a una resolución adversa.

Aunque Nora -patrocinada por su papá, Rodolfo y Guillermo Caviglia- presentó los comprobantes ante la Justicia de la conformidad del padre con el viaje, el Tribunal Colegiado que integran Manuel Alberto Rosas, Alicia Galetto y Edgardo Mario Bonomelli, entre otros, dio por incumplido el Tratado de la Haya sobre secuestro internacional y de ese modo hizo lugar a la demanda para restituir al niño.

El Tribunal convocó a una audiencia entre las partes el 23 de febrero, pero los abogados de Nora presentaron distintos recursos de nulidad: por incumplimiento de la ley 21.297 que estipula la incorporación de un Defensor del Niño y de la Niña en cualquier proceso judicial que afecte los intereses de un nene. El defensor del Pueblo, Edgardo Bistoletti intervino en el caso, y también lo hizo la Subsecretaría del Niño, la Niña y el Adolescente, exigiendo la presencia del defensor del Niño.

Mientras tanto, prospera en el Juzgado Correccional número 4, a cargo de Gonzalo López Quintana, el juicio por incumplimiento del deber de asistir al niño de parte de Purcell. Nora está decidida a pelear por Dante. Cree que el padre lo toma como "un paquete de yerba" y afirma: "Quiero que mi hijo tenga una relación con el padre, yo le hablo de él, le cuento que trabaja lejos. Siempre intentamos lograr un acuerdo, pero ese no es su interés, sólo lo vio 10 días". En cambio, ella no se imagina lejos del niño: "Yo vivo para Dante".

Compartir: 

Twitter
 

Nora Monserrat espera que la justicia no le quite a Dante, su hijo de 2 años y medio.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.