CIUDAD › A UN PASO DE SER HABILITADO, EL BOLICHE PORTEñO SUMA RECHAZOS

Esperanto puede quedarse sin banca

Los vecinos reunieron sólo 99 firmas, que no frenan la instalación. Desde la Municipalidad afirman que sólo puede frenarse en el Palacio Vasallo y el concejal Roy López Molina busca los dos votos que faltan para suspenderlo.

 Por José Maggi

El boliche porteño Esperanto quedó a un paso de ser habilitado para abrir en Rosario. Es que cerró el plazo para aquellos vecinos que querían frenar en el registro municipal, y los opositores no llegaron al centenar de rúbricas. En verdad, debieron haber casi duplicado esa cifra. Sin embargo, este parece ser solo un capítulo más de la pelea que se dará en el Concejo Municipal, hacia donde giran ahora las miradas. Esta fue la piedra arrojada ayer por el subsecretario de Gobierno Miguel Pedrana, al rechazar las críticas del edil del PRO Roy López Molina, quien había denunciado que se amañó la entrega de notificaciones para oponerse al flamante boliche de Presidente Roca y Zeballos. Por eso, el concejal opositor apuesta ahora a suspender la habilitación con un proyecto que ya cuenta con diez votos, sobre 22 ediles. "Nosotros ingresamos un pedido de suspensión que apoya el Frente para la Victoria, el PPS, además de los concejales Osvaldo Miatello (PJ) y María Eugenia Schmuk. Jorge Boasso se declaró públicamente en contra de la habilitación y Diego Giuliano se comprometió a analizar el tema con nosotros mañana mismo", dijo López Molina, que se mostró esperanzado en conseguir los dos votos faltantes para frenar la iniciativa nocturna.

"Con esto, los empresarios no tienen aún la habilitación definitiva, resta que presenten un plan de obras respecto a la insonorización y a la seguridad del complejo que debe ser evaluado por la Municipalidad", aclaró Pedrana. En tanto, López Molina sostuvo que las notificaciones no llegaron a los vecinos como deberían y que fue por esto que no llegaron a reunir el número suficiente para impedir que se llevara adelante el emprendimiento. El concejal del PRO acusó a la Municipalidad de montar una especie de encubrimiento para que el proceso de habilitación pudiera avanzar.

Sin embargo, Pedrana recordó que el municipio repartió unas 500 notificaciones entre vecinos linderos, que --por ordenanza-- tienen derecho a expresar su rechazo a un local de estas características con funcionamiento nocturno. "El registro funcionó los diez días que establece la normativa vigente e incluso se prorrogó 48 horas para garantizar que todo aquel ciudadano que quisiera expresarse pudiera hacerlo", remarcó Pedrana.

Por el impacto público y la repercusión política que generó el proyecto, en el Palacio de los Leones estimaban durante la semana que los opositores a la iniciativa iban a conseguir el piso que establece la normativa para impedir la apertura de Esperanto. "Pero fueron en total 99 las firmas, restando cerca de 100 para completar el registro de oposición", agregó el subsecretario de Gobierno, quien recordó que en un reciente expediente, vinculado a un local bailable en Mendoza al 8000, los vecinos lograron frenar el proyecto.

Según Pedrana, para poder detenerlo ahora el Concejo debería dictar una excepción a la normativa vigente. Pero advirtió que debe hacer rápido, pues se está a punto de pasar a una nueva etapa en el proceso.

Además, explicó que no es posible reabrir el registro de oposición a la instalación del boliche porque ya se cumplieron con los tiempos estimados para ese trámite. Justamente, prorrogar por cinco días la inscripción en el registro de oposición es lo que propone para salir del problema el concejal del ARI Oscar Greppi.

Hay dos elementos finales que merecen ser tenidos en cuenta: el abogado de la disco es Carlos Varela, cuya cartera de clientes son detenidos por casos de narcotráfico, cuando el empresario que públicamente ha salido a defender el proyecto no es uno de sus habituales: Hernán Capucci, ligado al negocio gastronómico e inmobiliario.

El segundo es un episodio ocurrido el viernes 10 de febrero al mediodía, durante un encuentro entre López Molina y unos 60 vecinos de la zona, en la esquina en cuestión. "Se dio una situación particular que despertó la alarma de todos los que estábamos allí. Paró una moto con dos personas y arrojaron una bujía que impactó contra uno de los vidrios de la garita que da al estacionamiento. Fue justo en el momento en que los vecinos se manifestaban pacíficamente", relató López Molina.

Compartir: 

Twitter
 

Esperanto quiere instalarse en Presidente Roca y Zeballos, pero un grupo de vecinos se opone.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.