CIUDAD › JUICIO ORAL POR EL HOMICIDIO DE UN ANCIANO

Murió asfixiado por los ladrones

 Por Lorena Panzerini

Isaías Retamar era viudo, tenía 81 años y vivía solo en Casiano Casas 1647. En los primeros minutos del 3 de abril de 2009, les abrió la puerta a dos mujeres, aparentemente conocidas, que le tocaron el timbre para pedirle el baño. Una de ellas era Josefina Villalba, acusada de haber llegado al lugar con Ayelen R., una menor de edad, y tres hombres que empujaron al anciano para entrar a la casa. Lo maniataron y le pusieron una toalla en la boca para que no pudiera gritar, aunque él llegó a dar algún alarido antes de ser amordazado. La misma toalla lo asfixió, y el hombre murió. Después de la una de la madrugada fue encontrado por efectivos del Comando Radioeléctrico, que había sido alertado por un vecino. El comenzó a ventilarse ayer en juicio oral y público que tiene dos acusados.

Esa madrugada, en la esquina de Casiano Casas y Miller, la policía detuvo a Villalba y Sergio Guzmán, quien estaba allí con su Fiat Regatta. Los otros tres se escaparon, pero dos fueron detenidos a los pocos días. El mayor fue condenado, en juicio abreviado, a 14 años. Otro continúa prófugo.

Ayer el juez de Sentencia 5º Gustavo Salvador escuchó los alegatos de las partes en la causa caratulada como "homicidio en ocasión de robo". La querella de las abogadas Carina Bertocci y Adriana Lucero solicitó 20 años de prisión por agravantes para los imputados. La fiscalía pidió la pena máxima del delito imputado. La defensa intentó apartar a los acusados de la escena del crimen.

Luego que su abogado alegara que esa noche Guzmán prestó su vehículo para el escape posterior a lo que él entendía como un "escruche", el acusado aclaró que no sabía cuántas personas participarían del hecho, ni donde se efectuaría el mismo. "Consintió luego de que Oviedo --ya condenado-- le dijera que su rol era esperar unos 10 minutos en el auto para escapar", dijo el defensor Fausto Yrure. El hombre de 40 años fue atrapado con una cámara de fotos perteneciente a Retamar. Según indicó, no supo del homicidio hasta que estuvo en la comisaría.

Por su parte, la defensa de Villalba aseguró que la mujer "es inocente". Ella declaró que esa noche estaba ebria en la calle, y que no sabía quién le había dado la agujereadora que tenía en la mano cuando fue detenida. La sentencia se conocerá la semana próxima.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.