CIUDAD › PROCESAN A MAXIMILIANO RODRíGUEZ POR EL PRIMER ATAQUE A FACUNDO OSUNA

El preludio del triple crimen

El Quemadito está acusado de tentativa de homicidio contra el joven, que fue agredido a balazos el 29 de diciembre pasado, en una saga que culminó con el crimen de Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez, el 1º de enero.

 Por Lorena Panzerini

Maximiliano Rodríguez, alias "el Quemadito", fue procesado por tentativa de homicidio contra Facundo Osuna, atacado a balazos el 29 de diciembre de 2011. Ese hecho desencadenó la saga de agresiones a los tiros, que terminó el 1º de enero, con el triple crimen de Villa Moreno. Aunque aquel día, Osuna salvó su vida, pero finalmente fue asesinado el 19 de julio pasado, hecho por el que la jueza María Laura Sabatier procesó a un joven de 27 años que le disparó desde el interior de un auto en Balcarce y Biedma (ver aparte). En tanto, Maximiliano, hijo de Sergio "el Quemado" Rodríguez --uno de los cinco imputados por los asesinatos de Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez-- fue acusado por Osuna frente a la jueza de Instrucción 1º, Roxana Bernardelli, que ayer resolvió el procesamiento agravado por la participación de un menor (Gerardo "Jeta" M.), y por la portación de arma. En el mismo fallo procesó a Mauricio P., alias Maurico --otro de los implicados en el triple crimen--, como partícipe necesario, por trasladar al acusado en su Kangoo blanca hasta la casa de Osuna, en Dr. Riva y Centeno, donde fue baleado. La defensa de Rodríguez apelará la resolución.

A las 5.30 de la madrugada del 29 de diciembre pasado, Osuna estaba "fumando" en el pasillo de su casa de villa Moreno, cuando --según relató él mismo-- escuchó la frenada de un auto del que se bajó una persona a quien él "conoce como Maxi Rodríguez", quien sacó un arma y comenzó a dispararle. Las balas impactaron en sus piernas. Cuando el muchacho cayó al suelo, se cubrió la cabeza con las manos, y giró para mirar hacia la calle, donde todavía estaba parado el tirador, apretando el gatillo. Rodríguez "subió a la Renault Kangoo, y se fugó por calle Dorrego".

Osuna quedó tirado a la mitad del pasillo y fue auxiliado por su madre y sus abuelos, quienes pararon un auto en la calle y pidieron que los trasladara al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (HECA). La familia de Osuna habló de "un problema de polleras".

Además de ser uno de los testimonios clave para que la Justicia armara el rompecabezas del triple crimen de villa Moreno, Osuna declaró tres veces en la causa de la que fue víctima. Primero dijo que "cuatro personas se trasladaban en la camioneta". Aunque dijo no conocer a los dos que viajaban adelante, aseguró que los que bajaron fueron Maximiliano Rodríguez y Gerardo M. "Nunca dijeron nada, simplemente dispararon", planteó el chico.

Sin embargo, después señaló que "no alcanzó a ver quiénes eran", pero dijo que estaba "casi seguro" que eran Maximiliano y Jeta. En la tercera oportunidad, dijo que había dudado porque "tenía miedo". Es que un día antes de ir a declarar, el 19 de abril, "después del mediodía salió afuera del pasillo de su casa y aparecieron dos muchachos en moto. El de atrás sacó un arma y tiró tres veces al suelo, al lado suyo. `No lo embarres más a Maximiliano, y limpialo'", relató Osuna sobre la amenaza. El fallo agrega que "la próxima vez no iban a tirar al piso, y que iba a pagar su familia". Para la jueza Bernardelli, "no existe controversia respecto a quién es el autor del ilícito".

Por otro lado, los familiares de Osuna juntaron las vainas que quedaron diseminadas en el suelo esa madrugada, pero cuando quisieron entregarlas a la policía, los oficiales les "dijeron que no hacían falta". También acusaron que a pocos metros del lugar, había un patrullero con dos oficiales que "ni se bajaron". Ante ello, la fiscalía solicitó que se acumule la causa donde se investiga el accionar policial en relación a las vainas servidas en el lugar del hecho, jurisdicción de la Comisaría 15º, donde el jefe era Abel Santana. En tanto, la Fiscalía de Cámaras solicitó "se investigue la presunta comisión del delito de asociación ilícita en relación a los sujetos que conformarían un grupo que impone temor y operaría en villa Moreno".

Carlos Varela, abogado de Rodríguez, apelará el fallo porque "la calificación no se ajusta a las circunstancias de la causa". Para el letrado, "la causa está alcanzada por la del triple crimen y la resolución es un daño colateral derivado de aquella".

Compartir: 

Twitter
 

El club de villa Moreno donde se produjo el triple crimen, en la madrugada del 1º de enero.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.