CIUDAD › LOS CUIDACOCHES TIENEN ALGO QUE DECIR ANTE LOS PROYECTOS SOBRE SU ACTIVIDAD

Un trabajo informal que permite zafar

Gustavo Gómez tiene 42 años, trabajaba en un lavadero de jeans que cerró y no pudo reinsertarse en el mercado laboral. Repudia el proyecto del PRO para prohibirlos y asegura que "si no fuera por los medios, nadie nos escuchó".

 Por Diego Fiori

"Dentro de lo ilegal lo mío no es delinquir. Tengo quinto año comercial. Sabés la bronca que me da estar haciendo ésto" contó Gustavo Gómez, que desde hace seis años es trapito de la Plaza Sarmiento del centro rosarino. Pide una regulación y en el marco del debate se muestra indignado por el proyecto y las declaraciones de los dirigentes del macrismo, mientras que da el visto bueno por los ediles que plantearon alguna regulación.

Muy poco se han escuchado las voces de los directamente involucrados en la actividad de cuidar autos en la vía pública. Cuando se le consulta si fueron convocados por el Concejo, Gustavo remarcó que "si no fuera por los medios nadie nos escuchó". También reconoció que deberían estar agrupados de alguna forma para representar la voluntad de todos los trabajadores del sector mientras que, ante el avance del debate de la nueva ordenanza, sería sustancial que se escuchen las opiniones de quienes sienten tener un trabajo para sostener a su familia de manera digna. Gustavo destaca que no todos son iguales. Distingue entre quienes trabajan y quienes aprovechan la oportunidad para cobrar cualquier cifra en los partidos de Rosario Central o Newells o los recitales.

La otra cuestión a tener en cuenta, y que no es menor, tiene que ver con las condiciones socioeconómicas de la población que hoy está en el eje del debate por las iniciativas del PRO para "prohibirlos". Según ellos mismos, son unos doscientos. Atravesados por la desocupación, la pobreza, el analfabetismo, la discriminación, el destrato, la falta de contención, las adicciones, la enumeración debe incluir todo lo que pueda encontrarse en los coletazos que deja el sistema político-económico. Por ello, una clave a destacar está detrás de la historia personal de Gustavo Gómez que, con 42 años, todos los días trabaja varias horas de cuida y lavador de autos en el lateral de Entre Ríos de la Plaza Sarmiento.

Su historia laboral está marcada por la pérdida. Trabajaba en un lavadero de jeans hasta que cerró y todos quedaron en la calle. Desde ese momento empezó "a hacer trabajos de albañilería y algunas changas en la gastronomía". No fue suficiente. "Terminé cayendo en cuidacoche. Ahora la entrada principal es ésta", contó. Con ese dinero paga un alquiler y puede mandar a sus hijas a la escuela. "Vivo como cualquier ciudadano de rosario. El problema está en que después de los 35 es muy difícil conseguir trabajo. Hasta con la misma municipalidad que te discrimina por la edad. Nos presentamos con un proyecto social y lo bajaron porque teníamos mas de 30 años", concluyó Gustavo.

Cuando se le preguntó por los cuidacoches abusadores, Gustavo admitió que "los hay honestos y otros que amenazan e intimidan". Completó la respuesta con la frase que -recién- le dió al dueño de un auntomóvil estacionado paralelo al cordón. "Gracias señor, muy amable". Por 75 centavos de peso que le dejó en la palma de la mano.

"Con los años que tengo hice una clientela muy buena. Yo invierto: compro champú para lavar el auto, silicona para las cubiertas, rejillas por eso lo único que tiene precio es el lavado. También tengo cospeles del estacionamiento medido para cuando se les vence y siempre tengo monedas por si no tienen cambio. Pero no todos trabajan de la misma manera". No es cierto que sea más efectivo poner precio. "Sin tarifa te pagan mejor. Juntas mas", agregó Gustavo.

-¿Crees que es necesaria una regulación, qué te parecen las propuestas de prohibición?

-Creo que hay q darle una solución. Estoy en contra de la prohibición del PRO. Habría que debatir en serio. Que nos escuchen. Buscar una reestructuración laboral, hacer una relevamiento y decir ésta gente sí, ésta gente no. A la gente buena le tendrían que dar una fuente laboral o algo.

-¿Cuánto sacás mensualmente?

-De 3500 a 4000 pesos por mes. Depende de muchas cosas: el clima, si es fin de mes...

-¿Qué opinas de la prohibición de estacionar en nueve calles del centro?

-Les molesta la hoja y cortan el árbol. Eliminan el estacionamiento en calle Entre Ríos y también me eliminan a mí.

-¿Tenés alguna causa penal?

-No. Ninguna. Ni por falta de documento.

A Gómez le ofende el proyecto del PRO para prohibirlos. Pidió que distingan entre quienes trabajan "seriamente" y quienes tienen "antecedentes y prontuario". Piensa también que deberían encontrar alguna forma de ayudarlos a salir adelante, como una cooperativa o algo similar que les permita legalizar su trabajo. También destacó la necesidad de tener en cuenta la reinserción de aquellos "trapitos" que estuvieron presos y hoy encuentran en la calle un trabajo informal que los dignifica.

Compartir: 

Twitter
 

Los cuidacoches que trabajan "seriamente" piden alternativas.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.