CIUDAD › DENUNCIAN FALENCIAS EN LA ATENCIóN Y SEGUIMIENTO DE CASOS DEL TELéFONO VERDE DE LA MUNICIPALIDAD

Suman trabas para poder salir del círculo

El movimiento de mujeres revela casos de violencia de género que no fueron atendidos por el servicio. Desde enero, 1291 llamadas.

 Por Sonia Tessa

R. tiene 29 años y tres hijos. Un día antes de carnaval, su ex pareja le rompió la puerta de la casa. El 27 de febrero se comunicó por primera vez con el Teléfono Verde de la Municipalidad, y pidió asistencia psicológica para ella y su hijo más pequeño, que teme al padre. Nunca obtuvo un turno con alguna profesional. Las críticas al funcionamiento de este número gratuito (0800-444-0420) se reiteran en las organizaciones sociales y grupos que asisten a mujeres. El relato de Nora Giacometto, una militante que junto a Ofelia Retamozo acompañan cuerpo a cuerpo a las mujeres víctimas, es desgarrador. "Cuando nos contó lo que pasaba, le dijimos que llame al número, que iba a encontrar soluciones. Le dieron un turno para el viernes siguiente, en Promoción Social, en el centro. Ella vive en Alberdi, no trabaja ni tiene medios económicos. La fuimos conteniendo en esos días para que se tranquilizara, que apenas hubiera una novedad nos llamara y justamente, unas noches después nos llamó porque estaba el agresor nuevamente en la puerta de la casa. Le aconsejamos que le dijera que estaba hablando con la policía. Mientras tanto, podíamos escuchar los gritos de él, el llanto de los chicos", relata. Fueron a la Fiscalía a hacer la denuncia, pero el violento tenía una abogada y se adelantó. En el Teléfono Verde pidió asistencia psicológica. "Le tomaron los datos, le dijeron que la iban a llamar, pero nunca la llamaron. En junio volvimos a pedirlo, pero no obtuvimos respuesta", contó Giacometto, que fue militante del Movimiento Evita, pero luego decidió destinar todo su tiempo a trabajar contra la violencia de género. La titular del Area de la Mujer municipal, Silvina Santana, afirmó: "Nosotros no brindamos asistencia psicológica, derivamos a los centros de salud. Lo que hacemos es la contención de la situación y el trabajo de fortalecimiento. Después, tratamos de conseguirle el turno, depende de dónde ella viva. A veces los turnos se demoran".

El Teléfono Verde recibió 1395 llamadas desde el 1º de enero al 31 de agosto, de las cuales 1291 pertenecieron a situaciones específicas de violencia de género. "Solamente en agosto recibimos 180 llamadas, y de ellas 172 correspondieron a violencia de género", indicó Santana, quien subrayó que, al aparecer alguna denuncia o situación de violencia en los medios de comunicación, aumenta los llamados. "Impactan en los 2 o 3 días posteriores", afirmó y agregó que "de las 172 mujeres atendidas en agosto, en 100 casos se concretó la denuncia judicial, acompañadas por las abogadas o alguna otra compañera de nuestro equipo". La municipalidad cuenta con dos centros de protección, o refugios, Alicia Moreau de Justo y Casa Amiga. Son 32 plazas en total. "En agosto ingresaron 12 mujeres, desde el 1° de enero recibimos a 62 mujeres con 90 niños o niñas", afirmó Santana.

Giacometto desgranó otros casos. R. N. también pidió atención psicológica. La citaron dos veces al centro de salud que funciona en el Centro Municipal Distrito Oeste, pero la psicóloga no se presentó, ni hubo algún tipo de contacto para reprogramar. J. B. también pidió que le facilitaran la asistencia psicológica, además de bregar durante tres meses para conseguir el botón de alarma. Había realizado 33 denuncias por hostigamiento. Hoy cuenta con el botón. Con las mismas iniciales, otra mujer, J. B. pidió un lugar en el refugio, pero ﷓acotó Giacometto﷓ se lo negaron porque tenía que salir a trabajar. Santana salió al cruce de estas denuncias. "A las cuatro mujeres las hemos atendido, en dos de los casos se han entregado los botones de alarma, dos estuvieron en los centros de protección. Nosotros las hemos atendido. Su percepción puede ser que no les haya gustado o no se sintieron cómodas, pero en realidad el teléfono lo que brinda es asesoramiento, orientación, contención y acompañamiento, esas son las funciones", explicó la funcionaria municipal.

Giacometto cuenta que el lunes pasado, R. la llamó "desesperada porque el tipo la está hostigando por teléfono, y está tan mal por la falta de respuestas que ya no tiene ganas de hacer la denuncia. No quiere saber nada". La mujer cuenta que R. le dijo: "Estoy desesperada, no tengo trabajo, estoy metida en estas cuatro paredes y él me está volviendo loca". Como suele ocurrir en estos casos, el agresor la controla ya sea con apariciones físicas o por teléfono. Giacometto subraya que la Municipalidad no tiene "campañas de concientización, ni de prevención", que la GUM no siempre cumple con el protocolo de actuación para estos casos, y que la capacidad de los refugios para mujeres víctimas es insuficiente.

El sábado se cumplieron dos años de la declaración de emergencia en violencia de género de la Municipalidad de Rosario, una ordenanza que el oficialismo resistió. "Nuestro balance es negativo y crítico sobre la inacción del municipio. Ninguno de nuestros pedidos fue cumplido. Con la excepción de la atención del Teléfono Verde las 24 horas, aunque el servicio sigue siendo insuficiente. La falta de líneas rotativas hace que muchas llamadas queden sin ser atendidas, la falta de personal capacitado hace que la mayoría de las mujeres que logran comunicarse no sean acompañadas y asesoradas de manera efectiva. Lo más grave, lo expresa la falta de refugios para víctimas, lo cual hace que los márgenes con los cuales se mide la gravedad de la situación y el riesgo de cada mujer sea cada vez más difuso. Falta de presupuesto y de voluntad política es lo que han demostrado los distintos niveles del estado estos años", expresó Majo Gerez, integrante de la Multisectorial de Mujeres Rosario, que participó de la lucha para obtener esa ordenanza y que actualmente es secretaria de Género de la CTA Rosario.

Para Majo, "el Teléfono Verde es la primera entrada que tenés para buscar ayuda. Si ya de entrada funciona así, se puede imaginar la precariedad del resto", dijo la militante. Y recordó que "no hay un seguimiento real, sistemático de las víctimas. Eso lo terminamos haciendo desde el Movimiento de Mujeres". La enumeración es también una alerta porque "esas falencias frustran a las mujeres que toman la tan difícil decisión de pedir ayuda. Si no se le ofrece una asistencia psicológica seria, la mujer puede retroceder en la definición de salir de una situación violenta. Es fundamental a la hora de erradicar la violencia de género". Argentina tiene una ley, la 26.485, que establece cómo debe ser la asistencia.

Una de las concejalas que votó la ordenanza de emergencia es Norma López, vicepresidenta primera del cuerpo, del bloque del Frente para la Victoria. Desde que asumió en su banca, López viene presentando proyectos para mejorar la atención municipal, que fue modelo en Latinoamérica y le valió premios internacionales a Rosario. "Desde 2010 hicimos numerosos pedidos de informes y de modificaciones al funcionamiento. Pedimos que el Teléfono Verde fuera atendido las 24 horas (algo que sólo se logró con la emergencia), los fines de semana, y -en caso de que no hubiera personal- que se activara el protocolo por violencia de género. La Municipalidad por eso tiene un premio internacional. La cuestión es que el Teléfono Verde viene decayendo en la calidad de la prestación y la responsabilidad es de la intendenta", apuntó la edila. "Han dejado librada la atención a las víctimas, tienen el mismo dispositivo hace años y no lo han fortalecido. La atención en los centros de protección no alcanzan, deben hacer convenios con la Nación. Han minimizado la atención a las mujeres, reciben las llamadas y no tienen una resolución, tienen demoras", agregó la concejala. "Desde una atención telefónica, lo peor que se le puede decir a una mujer es que tiene que ir sola a tribunales a hacer una denuncia. Este servicio ha tenido muy poco desarrollo, tiene muy pocas operadoras. Las psicólogas, trabajadoras sociales, son un bien escaso, y se necesita resolver situaciones de urgencia. La responsabilidad no es de Silvina Santana, sino una decisión política del gobierno".

Compartir: 

Twitter
 

Norma López llevó las responsabilidades a lo más alto: la intendenta no fortalece el servicio.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.