CIUDAD › HABLó LA FISCAL DE LA CAUSA DEL TRIPLE CRIMEN DE VILLA MORENO.

Toda la verdad detrás de la masacre

La doctora Nora Marull valoró las pruebas acumuladas en estos más de dos años alrededor del asesinato de los tres jóvenes las primeras horas del 1º de enero de 2012. El juicio oral comienza el miércoles y van a declarar más de 80 testigos.

 Por Lorena Panzerini

"Tengo pruebas suficientes para que haya cuatro condenas", aseguró ayer la fiscal Nora Marull, quien estará a cargo de las acusaciones en el juicio oral por el triple crimen de villa Moreno, que comienza el miércoles. Para la funcionaria, que hace dos años y once meses está a cargo de la investigación por la que pasaron varios jueces, se trató de un "hecho bisagra" y "atroz". Al mismo tiempo, pidió a los más de 80 testigos que desfilarán por Tribunales que vayan "a decir las verdad, sin distorsiones", porque aseguró: "No vamos a permitir encubrimientos ni falsos testimonios". Y adelantó que pedirán "penas altas" a para Sergio "Quemado" Rodríguez, Daniel "Teletubi" Delgado y Brian "Pescadito" Sprio, acusados de homicidio agravado por la participación de un menor; y para Mauricio "Maurico" Palavecino, imputado como partícipe necesario del hecho que terminó con las vidas de Jeremías Trasante, Adrián "Patóm" Rodríguez y Claudio "Mono" Suárez, el 1º de enero de 2012. Familiares y amigos de las víctimas, junto a miembros del Movimiento 26 de Junio, harán la previa del juicio con un festival de vigilia, el martes por la noche.

Marull, junto al fiscal Luis Schiappapietra que la acompañará en las audiencias, señaló que el hecho fue "muy duro". "Las víctimas eran chicos muy jóvenes, y totalmente ajenos a esta venganza errada. La injusticia que resultó ese ataque violento en el que alguien se enoja y va contra tres chicos inocentes, con una metralladora a matar, es verdaderamente atroz. Tenían una vida por delante. No hay razón para hacerlo, y después se buscó desviar la investigación", dijo. "Fuimos varias veces al lugar del hecho, a la canchita del club Oroño --en Presidente Quintana y Dorrego-- donde fue el hecho, y realmente estar ahí te da un concepto de cómo fue lo que jurídicamente se llama el modus operandis, totalmente diferente a lo que sería su uno no conociera perfectamente el lugar", señaló.

Al mismo tiempo, Marull sostuvo: "Me entrevisté con muchos de los testigos que estarán en el juicio y a todos les dije lo mismo: que vengan a decir la verdad, que no vengan a distorsionar o a ocultar, y mucho menos a mentir. No vamos a permitir encubrimientos ni falsos testimonios, eso lo tenemos claro". En ese sentido, dijo que "esta causa tiene una responsabilidad social muy importante para los testigos, y deben tenerlo muy en cuenta".

La funcionaria recordó que la causa tiene 24 cuerpos, de 500 fojas cada uno, con puras pruebas que deberán ser llevadas a las audiencias. Hay más de 500 discos y 340 casettes de escuchas. Mi equipo de trabajo y yo los escuchamos uno por uno en forma personal. Fue un trabajo muy largo en el que buscamos si se nos había pasado algo que no teníamos. De ese reexamen obtuvimos más pruebas", dijo la fiscal, quien espera "estar a la altura de las circunstancias".

Por otro lado, recordó que Brian "Damiancito" Romero, un quinto imputado por el hecho tuvo una participación secundaria, tal como surge de las escuchas y mensajes de texto, por lo que el muchacho fue condenado a ocho años de prisión en un juicio abreviado, avalado por el juez Julio Kesuani.

En tanto, el triple crimen tiene otras 22 causas relacionadas por las personas implicadas en la matanza de los tres pibes militantes sociales. La más compleja es la de connivencia policial en la que hay tres policías acusados de encubrimiento del hecho, por su relación con el principal acusado, el "Quemado". Marull recordó que esa causa también está para resolver, pero bajo el sistema escrito; y tiene como requisito, ser juzgada una vez resuelta la causa madre. Las otras son por ataques a balazos, como los dos que desencadenaron el triple crimen, de Facundo Osuna y Maximiliano Rodríguez, ambos fallecidos tiempo después en otros hechos relacionados. "La banda que actuó acá se relaciona con el narcotráfico. Es una primera línea de bandas conocidas, pero allí no hicimos foco de ninguna manera, aunque hay muchas escuchas en las que se hablaba de delitos y drogas, y todo eso está en la Justicia Federal. Nosotros estamos enfocados a probar que ellos fueron, que bajaron de una Kangoo (aquella madrugada), cometieron este delito y huyeron. Después comenzaron a intentar desviar la investigación. Estamos preparados", dijo; y negó la politización del Poder Judicial, durante la investigación.

Al mismo tiempo, les pidió a los cinco abogados defensores, Carlos Varela, Fausto Yrure, Adrián Martínez, Gabriel Navas e Ignacio Carbone, "que obren de buena fe y tengan un litigar responsable".

En tanto, Pedro "Pitu" Salinas, representante del M26, donde militaban los tres pibes asesinados hace casi tres años, adelantó que el martes al mediodía comenzarán a armar la carpa donde pasarán las noches, durante las audiencias orales. La noche del martes se realizará un festival, para acompañar a las familias en la previa del juicio. Sobre ellos, Marull destacó: "Estas familias confiaron en la Justicia. Se movilizaron, pero siempre apoyaron la investigación. No hicieron justicia por mano propia, no agarraron una metralladora, sino que confiaron".

En tanto, desde el Tribunal oral, compuesto por los jueces Gustavo Salvador (presidente), José Luis Mascali e Ismael Manfrín, recordó que las audiencias comenzarán el miércoles, a las 9, con los alegatos de apertura; mientras que el segundo día --cuando arranquen las declaraciones-- estará prohibido el ingreso con teléfonos celulares.

Compartir: 

Twitter
 

Familiares y organizaciones que buscan justicia para el asesinato de Patóm, Mono y Jere.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.