CIUDAD › JUICIO POR HOMICIDIO CULPOSO DE EMILIANO CáCERES Y FACUNDO AGUIRRE

En busca de la condena ejemplar

La Fiscalía pidió cuatro años de prisión efectiva para Federico Gómez, el joven que conducía alcoholizado y a alta velocidad en la madrugada del 22 de febrero de 2014, y provocó el accidente en el que murieron sus dos amigos.

En el primer juicio oral por un homicidio culposo agravado en el nuevo sistema penal, la Fiscalía pidió cuatro años de prisión efectiva para Federico Gómez, y 10 de inhabilitación para conducir. El joven de 19 años está acusado por la muerte de sus amigos Emiliano Cáceres y Facundo Aguirre, por haber manejado "alcoholizado y a alta velocidad" su Fiat Uno, cuando chocó contra un camión estacionado en Pellegrini y Provincias Unidas, la madrugada del 22 de febrero de 2014, al regreso de una fiesta en Funes. En la sala de audiencias los familiares de las víctimas escucharon los alegatos de apertura con profunda angustia y solicitaron que sean cinco los años de cárcel. Dos sobrevivientes dijeron haber visto alcoholizado al imputado aquella noche, pero aseguraron que nunca imaginaron lo que sucedería cuando subieron al auto, tras pedirle a Federico que dejara conducir a otro. Hablaron de una velocidad de 160 kilómetros por hora. "Tras el choque, me bajé, miré para adentro del auto y Facu estaba destrozado", dijo uno de los adolescentes. Un acampe permanecerá en las puertas de Tribunales hasta el 14 de abril, cuando se conocerá la sentencia. Además, avanza la investigación por incumplimiento de deberes contra la madre del imputado, que es policía y fue una de las primeras en llegar al lugar del hecho.

A poco más de un año del hecho que se llevó la vida de los dos amigos de 18 años, el Ministerio Público de la Acusación llevó a juicio a Gómez, quien está en libertad. Frente a ello, los fiscales Walter Jurado y Mariana Prunotto pidieron ante el juez José Luis Suárez que condene al imputado a una pena efectiva porque consideraron que tuvo una conducta "temeraria e irresponsable" sobre su vida y la de los cuatro amigos que trasladaba en su auto. "Eligió ir en su auto aunque sabía que tomaría alcohol y que estaría hasta tarde. Sabía también que debía circular por Pellegrini y Provincias Unidas donde el tránsito es muy fluido. Sin embargo, no respetó los límites de velocidad", dijo Jurado. Al mismo tiempo, el fiscal indicó que si bien no cuentan con el informe de alcoholemia "hay elementos que probarán que bebió alcohol y condujo alcoholizado", aseguró.

Por su parte, los abogados querellantes plantearon que lo que estará en discusión durante el juicio "no es tanto sobre la responsabilidad, sino sobre una pena justa", dijo el abogado Ignacio Carbone. El letrado habló además de la cantidad de víctimas de accidentes de tránsito que año tras año se suceden. En la sala estaba Mónica Gangemi, la madre de Ursula Notz, una víctima de Matías Capozzuca, quien chocó su auto el 22 de mayo de 2005, y terminó con la vida de dos amigas, en el Parque Norte. "Fueron 765 en toda la provincia, durante 2014", dijo; y reclamó una "condena ejemplificadora".

Por su parte, el abogado de Gómez, Jorge Bedouret, señaló que las familias destruidas "no son dos, sino tres". Y dijo: "A este chico le pesará toda su vida la vida de sus dos queridos y amados amigos. Fue una tragedia no prevista ni deseada". Incluso, señaló que "hay casi una pena natural en su dolor".

Aquella noche, unas 350 personas concurrieron al salon de Funes donde se hizo el evento. Muchos de los organizadores debieron colaborar en diferentes tareas. "Yo estaba atrás de la barra y Federico vino dos o tres veces a buscar cerveza", dijo el testigo Lucas A., el primero en declarar. Además, relató que cuando terminó al fiesta, alrededor de las 5 de la madrugada, hicieron "tiempo porque Federico estaba alcoholizado: se le cayó la billetera y le costó juntar las cosas, por eso nos dimos cuenta; y porque no coordinaba para hablar", dijo. Según revelaron, todos los jóvenes que viajaron en el Fiat Uno aquella madrugada le pidieron que no condujera él.

Al relatar el choque, los testigos dijeron que habían salido tres autos en caravana. Federico en el medio. "Ibamos a unos 80 kilómetros antes de entrar a la autopista y yo le avisé cuál era la bajada porque se estaba por pasar. Frenó bruscamente, acomodó el auto y bajamos. Después nos pasó una Kangoo y él dijo 'ahora la paso'. Desde ahí no bajó más la velocidad hasta que chocamos. Iba a 150 o 160 kilómetros por hora; y el auto quedó en el aire cuando pasó por el badén de la esquina", relataron.

En el acampe, sobre calle Balcarce, se realizará la vigilia hasta la sentencia, que se leerá el 14 de este mes. "Con muchas expectativas, confiamos en el juez, en conseguir una condena ejemplificadora", dijo la madre de una de las víctimas.

En la causa hay una denuncia anexa que investiga el fiscal Anibal Vescovo contra la madre del imputado que es policía. En la misma se apunta a "irregularidades en directivas sobre el procedimiento posterior al choque, presunta desaparición de pruebas y de la muestra de sangre".

Compartir: 

Twitter
 

El acusado, Federico Gómez y su abogado, Jorge Bedouret, que alegó la "pena natural".
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.