CIUDAD › "ROSARITO BRUNCH", CONVOCATORIA PARA EL ENCUENTRO DE MUJERES EMPRENDEDORAS

Un espacio para crecer

Un sábado por mes, una combinación de desayuno y almuerzo concentra a distintas mujeres profesionales, o comerciantes, para escucharse, potenciar sus actividades y generar nuevas amistades. Nació de un perfil de Facebook hace cinco años.

 Por Sonia Tessa

La reunión es en un restaurante que se llama 100% casero, y alrededor de la mesa grande, un grupo de mujeres conversa animada. Antes de empezar, la charla gira en torno a hijos, nietos, actividades diversas. En un momento, la anfitriona, Graciela Duca, pone orden. Cada una de las asistentes podrá contar con detalle sus experiencias, su emprendimiento, qué es lo que tiene para ofrecer, y todas la escucharán. Mónica Beatriz López se emociona cuando cuenta sobre la gente que va a las fiestas que hace en Terrazarte, cultura en movimiento, la casa que acondicionó para acoger expresiones alternativas. Ana María Martín, acompañante de enfermos, enfermera jubilada, cuenta con orgullo su experiencia con una empresa brasileña de cosméticos. "Es lo mío, salud y belleza", dice sobre su actividad. Almudena de la Fuente cuenta cómo su emprendimiento es transocéanico, ya que se gestó junto a su madre, que vive en España. Ella se vino hace un año, con su amor argentino, al que conoció en su patria. "Con alma", le puso a su negocio de moda española. Cada una se toma su tiempo para contar lo que hace y las demás, para escucharla. El tiempo se hace más amable cuando una docena de mujeres se sienta para compartir una mezcla de desayuno y almuerzo. Todo nació en las redes sociales. "Hacer contactos profesionales y generar nuevas amistades fueron el leit motiv de Rosarito Brunch , nuestro perfil creado en Internet para un público exclusivamente femenino, que no paró de crecer en fans desde su comienzo, en Junio de 2010. Desde entonces, la iniciativa logró que un conjunto de mujeres desconocidas entre sí, profesionales y microemprendedoras, comenzaran a compartir una 'combinación de desayuno y almuerzo', en algún restó de la ciudad. La convocatoria es una vez por mes, se publica en Facebook", cuenta la impulsora del perfil, Graciela Duca. El próximo brunch es el 23 de mayo, el sábado próximo.

Cada una le abre a las demás un universo, el propio. Marta Singer cuenta sobre la regalería artesanal que volvió a emprender después de caerse. Hace años, su comercio fue asaltado y debió vender "todo lo que tenía" para reponerse. Hoy, mantiene la férrea voluntad de mantener sus cajas personalizadas de regalos, el falso vitraux y las artesanías. Cada una tiene algo para compartir. Y todas llevan sus tarjetas personales, que de eso también se trata, de abrir puentes, caminos, contactos.

Desde hace cinco años "con algunas interrupciones" Rosarito Brunch conjuga distintas actividades, genera un espacio de encuentros para "aprender, hacer contactos y nuevos negocios". ¿Cómo funciona? "Por cada brunch me recomiendan, y luego siguen conectadas a través de internet. La computadora te aisla, pero el encuentro establece lazos", sintetiza Duda sobre esta red. Como complemento, se realizan ferias mensuales, que "son para vender. "En general, son distintas emprendedoras. Pues al brunch también vienen profesionales contadoras, psicólogas, arquitectas, decoradoras. Cada grupo es distinto", describe la impulsora. La variedad es inmensa: diseñadoras, médicas, modelos publicitarias, cosmiatras, ejecutivas de venta, docentes, ejecutivas de márketing, de relaciones públicas y de comercio exterior, también. "Muchas de ellas también se presentan como microemprendedoras de negocios, entre los que figuran la producción y venta de viandas de bajas calorias, entre otros", ejemplifica.

Encontrarse significa, también, compartir las dificultades. "Los emprendedores hacemos todo, por lo tanto es mucho. Cuando nos reunimos descubrimos que es el mal de casi todas", se sincera Duca. Con el brunch, no sólo se trata de encontrarse y conocerse, sino también de compartir un tiempo en "un lugar calido y con un menú de exquisiteces que acompañe". La idea es "salir de la locura de todos los días".

La diversidad es tal que en el mismo brunch puede escucharse a Cristina Fernández, maestra de reiki, que hace masajes descontracturantes, y a Irma, que cuenta su experiencia de venta en Mercado Libre. "Tengo novio cama afuera", empieza su relato Irma, y cosecha aplausos. "Tengo tiempo libre y especialmente en las noches", agrega, para contar cómo empezó la venta online. Pero también está Julia Roldán, que después del brunch se va a una audición para integrar una banda de pop internacional. Canta, pero también es casi comunicadoraa social, es asesora de belleza y hace limpieza de cutis, maquillaje básico, manicuría. "Femenina básica", se define.

"Cada vez que vengo surgen cosas nuevas", dicen muchas, según cuenta Graciela Duca que le dicen "en referencia a que en los últimos encuentros se van coordinando ferias , talleres, cursos y salidas de fines de semana". La única recomendación para quienes quieran sumarse a Rosarito Brunch es llevar su tarjeta personal para compartirla, nunca se sabe adónde llegará.

Compartir: 

Twitter
 

En las reuniones, cada una cuenta su emprendimiento y todas comparten sus tarjetas personales.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.