CIUDAD › BALIZA Y SIRENA POLICIAL EN LA CASA DEL DETENIDO TUERTO MENDOZA

Una prueba en la causa Tognoli

El "souvenirs" -﷓como lo llamó el Ministerio Público Fiscal-﷓ fue considerado como un indicio más de los "vínculos que Mendoza que había afianzado" con el área de Inteligencia de Drogas Peligrosas, que provocó la protesta del ex jefe policial.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El ex jefe de Policía de la provincia, Hugo Tognoli recibió el primer llamado de atención en el juicio por supuesto "encubrimiento" a un detenido por drogas, Daniel "Tuerto" Mendoza y "coacciones" a la mujer que denunció a ambos, Norma Castaño. "¡Tognoli, por favor!", lo retó el presidente del Tribunal Oral, José María Escobar Cello, para que bajara el tono. El murmullo alto del imputado era porque uno de los oficiales que declaró ayer, Matías Fernández, había reconocido entre las pruebas de la causa la "baliza y sirena portátil" de un patrullero que apareció en el allanamiento a la casa del "Tuerto", en julio de 2012. El "souvenirs" -﷓como lo llamó el Ministerio Público Fiscal-﷓ fue considerado en la acusación como un "indicio" más de los "vínculos que Mendoza que había afianzado" con el área de Inteligencia de Drogas Peligrosas, donde operaba el comisario José Luis Baella, quien enfrenta los mismos cargos que Tognoli.

En la segunda audiencia del juicio hubo un cambio en el banco de los imputados. Tognoli quedó al lado de Baella, pero sentó del otro lado a uno de sus hijos, quien asiste con una computadora al abogado defensor, Andrés Rabinovich. El que se tuvo que correr entonces fue Mauricio Otaduy, quien luego del juicio "sigue en funciones en el Departamento Personal de la Unidad Regional I".

En el arranque, testimoniaron tres policías que participaron en dos procedimientos antidrogas después de que Baella dejara los dos cargos que concentraba en Drogas Peligrosas: subjefe de Inteligencia y jefe de las Patrullas Móviles. El 11 de julio de 2012 cayó el quinto imputado en el juicio, Fernando Torres, con casi dos kilos de cocaína y al día siguiente se allanó la casa de Mendoza, en Colastiné Norte, donde se incautaron 13,6 kilos de la misma sustancia y otros elementos de lo que llaman "cocina". Mas, siete celulares, computadoras, un revólver calibre 32 y la "baliza y sirena" del patrullero que ayer generó varios cruces, el enojo de Tognoli y la reacción de Escobar Cello.

El primero que declaró fue el oficial Fernández, siguió su colega Daniel Tomas y luego el subcomisario Alejandro Tognolo, quien dirigió el allanamiento a la quinta de Mendoza. El lunes a la tarde, lo habían hecho el oficial César Caraballo y el sargento Juan Carlos Helguero.

Fernández hizo un comentario cuando los jueces le exhibieron la prueba. "Esta sirena son como las que se usan en los vehículos no identificables de la Policía", dijo. Y ahí, se escuchó la protesta de Tognoli, que provocó el llamado de atención del presidente del Tribunal.

Más tarde, fue Escobar Cello quien preguntó por el "souvenirs" al segundo testigo. "¿Recuerda esta baliza y sirena?". Tomas la reconoció, pero aclaró que "no la recordaba".

Y al final de la ronda, el fiscal Martín Suárez Faisal le preguntó al tercer policía, Tognolo, si recordaba algo más de aquel allanamiento en la casa de Mendoza.

--Sí, una baliza magnética policial y un arma (el revólver calibre 32) --, contestó.

Rabinovich quiso saber entonces si la baliza era "similar" a las que usa la Policía o "se la puede conseguir en algún sitio en la web".

--A esto la Policía ya no lo usa-- aclaró Tognolo--. Las de ahora son más modernas, tienen tres cuerpos. No sé como la habrán conseguido, no tengo ni idea.

--Entonces, ¿por qué secuestró la baliza?--, le planteó el fiscal Suárez Faisal.

--Porque no dejaría que la use nadie. Podría ser utilizada para cualquier cosa, para cualquier cosa-- , repitió Tognolo.

El fiscal Walter Rodríguez mencionó el "souvenirs" en los requerimientos de elevación a juicio de Mendoza (en marzo de 2013) y de Tognoli (en febrero de 2014). "Una consideración aparte merece el hecho de haberse incautado en la vivienda de Mendoza una baliza y sirena portátil imantada, elementos comúnmente utilizado por las fuerzas de seguridad o en todo caso, en supuestos de urgencia. La existencia de tal 'souvenirs' en el lugar donde fue hallado me conduce a afirmar que existen indicios serios y concordantes que dan cuenta de los vínculos que Mendoza había afianzado con la Sección Inteligencia Zona Centro de la Dirección de Drogas con anterioridad al allanamiento de su morada, dado el material probatorio que en ese mismo sentido avala el hilo del razonamiento trazado por el Ministerio Público".

Compartir: 

Twitter
 

"¡Tognoli, por favor!", lo retó el presidente del Tribunal Oral, José María Escobar Cello.
Imagen: Eduardo Seval
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.