CIUDAD › UNA FAMILIA DE A VíA HONDA QUE DENUNCIó A LOS NARCOS YA NO TIENE PAZ EN EL BARRIO

Ahora los disparos fueron para César

María Marta Maidana, había denunciado en julio a la familia Luna como un grupo de narcos que asolaban al barrio. Después de eso -que fue tapa de Rosario/12- le mataron a su nuera, hirieron a su hijo y a su esposo. Ahora otro hijo recibió ocho tiros de alto calibre.

 Por José Maggi

Una familia de Vía Honda que había denunciado el accionar impune de un grupo narco en el barrio fue nuevamente víctima de un feroz a ataque a tiros contra uno de sus integrantes. Esta vez los disparos fueron contra César Maidana, hijo de María Marta Maidana, quien el 19 de julio había sido tapa de Rosario/12 denunciando a la familia Luna como un grupo de narcos que asolaban al barrio." A César le pasó lo que veníamos diciendo, que lo iban a tratar de matar. Estábamos esperando que lo hagan porque ya la mataron a mi nuera y a mi sobrino le pegaron un tiro en la ingle, y nadie hace nada" reconoció Fabián Espinoza, que conforma el matrimonio con María Marta. "No sé que hace la justicia. Nosotros vamos a la iglesia, no molestamos a nadie, y ahora lo agarraron a mi hijo y lo cagaron a tiros, ocho tiros tiene, sino pone la mano le pegan un tiro en la cabeza y lo rematan ahí nomás" dice el padre del joven que el último miércoles a las 7.30 fue impactado por ocho proyectiles de al menos dos armas: una calibre nueve milímetros y otra 380 en la esquina de Provincias Unidas y bulevard Seguí. César esta internado en estado delicado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, a la espera de ser intervenido nuevamente por un proyectil que quedó incrustado en su columna. Mientras, según Espinoza los Luna siguen vendiendo droga en Los veinte amigos, un club de la zona de Uruguay y Felipe Moré.

"César iba a trabajar en su moto junto a otros dos compañeros que iban de albañiles a Funes a una obra en construcción. No le dijeron nada, se arrimaron dos personas en una moto, en una Browser 250 color negro con letras blancas y lo cagaron a tiros. Los otros dos muchachos vieron todo. Ahora parece que en las filmaciones de dos fábricas cercanas se ve que le tiran de un auto también, por eso están los dos calibres: la nueve y la 380", relata el padre de la víctima.

Según relata su padre "a mi hijo le pegaron por todos lados: en el pecho, la panza, los hombros, y lo quisieron liquidar con un tiro en la cabeza pero puso al mano y le pegó ahí".

El estado de salud de César es delicado: lo operaron cuando ingresó al Heca, porque uno de los disparos "le rompió el hígado y los intestinos, y tiene una bala alojada en la columna, y están esperando para ver si la sacan o la dejan, porque es la más jodida. Si tocan algo de más, me lo dejan inválido" confiesa su padre.

El joven de 24 años está despierto y está siendo cuidado en la habitación por su madre María Marta, cuyo rostro se hizo conocido a mediados de año, con una situación similar. En esa situación le pudo contar algo a su progenitora, aunque todavía no declaró ante la justicia. Al parecer apuntó a Willy Luna, el más violento de esa familia que le haba disparado dando el muerte a su esposa.

"Esto es lo más increíble, cuando todavía estaba medio muerto la policía le quería tomar la declaración, y ahora que puede hablar no van. Esto es lo que no entiendo: cuando lo vieron medio muerto jodían para que hable, y ahora no quieren ir".

El 19 de julio María Marta Maidana relató a Rosario/12 el calvario que vivía desde que denunciara a otra familia del barrio por vender droga con amparo policial: intentaron matar a su hijo, pero las balas terminaron con la vida de su nuera y lastimaron a su esposo. Fabián Espinoza. Sin embargo el detenido por orden del polémico juez Juan Carlos Vienna fue entonces su hijo. La historia no acabó allí, sino que día después su sobrino de catorce años sufrió un brutal ataque: a escasos centímetros le gatillaron en los testículos, a la vista de todos en un comercio de boulevard Seguí al 5000. Esto provocó que el barrio se levantara y protestara quemando cubiertas y cortando el tránsito. "A la comisaría 19 fui varios días seguidos para que me pongan un patrullero y se me cagan de risa" había asegurado la mujer que no se explicaba como las denuncias anónimas que hizo al buzón de la vida la terminaron poniendo en la mira de los narcos.

El barrio es Vía Honda, también conocida por ser uno de los lugares más pobres de esta ciudad, abandonada a su suerte, que recurrentemente vuelve a la tapa de los diarios.

Compartir: 

Twitter
 

María en la Vía Honda, donde llegó hace unos años y la vida de su familia fue un infierno.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.