CIUDAD › HABLA EL NUEVO JEFE ANTI DROGAS DE LA POLICIA DE LA PROVINCIA DE SANTA FE

Cambio de hábitos en los uniformados

El comisario Leegstra asegura que habrá un cambio en el combate al narcotráfico en el territorio provincial. "Nuestro objetivo no es perseguir a los adictos", dijo y aseguró que "se pidió apoyo a la Fuerza Aérea" para controlar la proliferación de pistas clandestinas en distintas zonas de Santa Fe.

 Por José Maggi

"No vamos a perseguir a los adictos. Ese no es nuestro objetivo". La definición corre por cuenta del comisario Gabriel Leegstra, flamante jefe de la ex Dirección de Drogas Peligrosas de la policía provincial, a la que para demostrar el cambio de rumbo rebautizó con el nombre de Dirección de Prevención y Control de Adicciones. La afirmación suena relativa en boca del mismo funcionario que al momento de explicar sus planes promete desplegar uniformados y móviles claramente identificados en el interior y las puertas de los boliches así como en los barrios (tal como hizo la última semana) "para disuadir a los vendedores de droga". En el mismo sentido Leegstra aclara que la lucha contra el narcotráfico de volumen, estará en manos de las fuerzas nacionales como Gendarmería y Policía Federal "como estuvo siempre". Y aclara, aunque no del todo "nuestro objetivo es la ciudadanía". El nuevo jefe de Drogas reveló además que "se pidió apoyo a la Fuerza Aérea para controlar el espacio aéreo santafesino".

-¿Cuál es el perfil que pretende darle a esta Dirección?

-Hay un claro lineamiento del gobierno provincial a cambiar la conducta laboral policial y a la prestación del servicio, de la dirección hacia la comunidad: Un claro acercamiento hacia la gente, un trabajo de ida y vuelta con la misma y una muestra de transparencia en el trabajo. Y que lo que hacemos se vea. En ese sentido llevamos adelante plan provincial de prevención de adicciones y lucha contra el narcotráfico con programas preventivos, con prevención primaria en la cultura, con la concientización contra la drogadicción. Buscamos crear conciencia en las escuelas con charlas para alumnos, docentes y padres, además de un programa de vecinos como agente multiplicador que está dirigido a las comunas, a las vecinales y municipalidades con jornadas de trabajo con talleres.

-¿Cuál es el resultado que les ha dado esta metodología?

-Es positivo porque hablamos de disuasión y prevención, y no de acciones de inteligencia. Se hicieron algunos traslados y un secuestro menor de estupefacientes. Pero son trabajos de presencia y lo que importa es el contacto con la gente, quitándoles espacio a los vendedores de drogas.

-Todo lo que ha planteado hasta el momento está claramente destinado al consumo menor. ¿Cuál va a ser la batalla contra el narcotráfico de volumen?

-Bueno, contra el tráfico grande trabajamos siempre con acciones de inteligencia e investigación en colaboración y cooperación con las fuerzas nacionales que son los que tienen la competencia originaria en este combate. Y nuestro objetivo principal es siempre nuestra ciudadanía. El trabajo de lucha contra el narcotráfico a nivel nacional e internacional es un trabajo que compete a las fuerzas nacionales y lo tomamos en forma supletoria. Pero siempre estamos a disposición de los juzgados federales para lo necesario.

-¿Cuál fue el rol que tuvo su fuerza en el último operativo de magnitud de decomiso de drogas como el de Sanford con unos 400 kilos de marihuana?

-Fue la colaboración de forma inmediata con la Gendarmería y Policía Federal y la detención del principal sospechoso del hecho se hizo con la policía provincial. Nuestra tarea fue de cooperación.

-¿Este episodio estaba ligado a uno anterior cuando una avioneta tuvo que aterrizar en Luis Palacios sin carga alguna?

-Indudablemente (como reconoció el ministro Roberto Rosúa) son dos las avionetas que han aterrizado en los últimos tiempos, pero la tarea de inteligencia en este caso la esta llevando la Policía Federal y la Gendarmería, que hizo en las últimas horas un procedimiento en Ente Ríos (Villaguay).

-¿Cuál es la dimensión que le da al narcotráfico en la provincia de Santa Fe?

-La problemática es amplia y es difícil hacer un diagnóstico rápido. En principio la provincia de Santa Fe tiene rutas del Mercosur que al atraviesan por lo cual tenemos paso de drogas que van hacia otros lugares como en el procedimiento de Sanford, donde la droga iba hacia el sur de Buenos Aires y a Córdoba. Para eso tenemos un plan de control de rutas con personal propio y de las distintas unidades regionales, sobre todo para las rutas 9 y 34, que ya comenzó. Y también estamos formando una brigada de perros, de canes detectores que van a conformarse en los próximos tiempos.

-¿Cómo analiza el fenómeno de las pistas clandestinas en el territorio santafesino?

-Analizo que tenemos una gran problema en el espacio aéreo, y obviamente desde el piso no se puede controlar un avión. Tenemos un territorio muy amplio y una pista puede ser una extensión de tierra pareja de 500 o 600 metros del porte como los secuestrados últimamente. Esto lo dicen los expertos de aeronáutica.

-¿Y cómo piensa enfrentar este tema?

-Tenemos una brigada en cada departamento y lo que hacemos es son patrullajes constantes, tomando contacto con los pobladores de cada lugar para que cuando notan alguna situación rara o distinta de lo normal, para que nos den aviso. Pero hay que remarcar que estas aeronaves pueden pasar como aviones fumigadores que pueden bajar en cualquier campo, así que hay que estar muy atentos. Por otro lado estamos trabajando con fotografías satelitales para detectar posibles pistas.

-En distintos lugares del mundo se ven diversos modelos de abordaje para las adicciones. Por ejemplo en (Canadá) se habilitaron "narcosalas", donde los adictos pueden inyectarse heroína provista por el mismo estado bajo control médico, sin ser perseguidos por la policía. ¿Estamos lejos de este modelo?

-La policía no persigue a los adictos a quienes considera enfermos. En todo caso la policía hace cumplir la ley en los casos de tenencia, y mientras haya una ley que puna la tenencia hay que hacerla cumplir. El tema de la reducción de riesgos es una teoría que tiene que ser analizada, no por mi como policía, porque mi función es hacer cumplir la ley, por lo cual primero habría que reformar muchas leyes para que pueda aplicarse esa teoría. Pero no obstante nuestra sociedad no es preparada para una situación así.

-Su política al frente de la Dirección no va a ser entonces la persecución de los adictos.

-No se va a perseguir a los adictos de ninguna manera. Nunca fue ese el objetivo de la Dirección de Drogas.

Compartir: 

Twitter
 

Comisario Gabriel Leegstra, nuevo jefe de Drogas Peligrosas. Ahora la dirección se llama de Prevención y Control de Adicciones.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.