CIUDAD › ESCANDALO EN EL CONCEJO MUNICIPAL DE SANTA FE

La patoteada de un empresario

El Concejo Municipal de Santa Fe quedó ayer envuelto en otro escándalo político cuando un empresario de la construcción Guillermo Bonnet pateó la puerta del despacho del concejal del PJ, Nicolás Piazza y le pidió explicaciones -a los gritos- por su negativa a firmar un permiso especial para construir un edificio de altura en la esquina de bulevar Gálvez y Alvear -una de las más coquetas de la ciudad-. El edil se negó a recibir a su visitante y se escudó en dos secretarias que terminaron con algunas contusiones por el forcejeo. Bonnet estalló en bronca después de que lo sometieran a un ping pong entre la oficina de Piazza y la comisión de Gobierno ﷓que preside el propio concejal﷓ sin encontrar respuestas. "Gritó improperios a todo el mundo, pateó la puerta de mi oficina, golpeó a las chicas y quiso meterse adentro, pero no pudo ingresar", relató Piazza, quien salió a las corridas por otra puerta en busca del presidente del Concejo, Rubén Mehauod, y de un teléfono para llamar a la Policía. Piazza dijo que Bonnet gestiona un pedido de excepción al régimen de uso del suelo para construir una torre de departamentos en la esquina de bulevar Gálvez y Alvear, en el barrio Candioti. El trámite se gestiona ante el Concejo y está radicado en la comisión de Gobierno. "Este señor vino a mi oficina, insistentemente, para que yo lo atendiera, pero yo no lo podía atender ni estaba en mi voluntad política atenderlo. El debía dirigirse a la comisión de Gobierno, donde seguramente iban a evacuar las consultas que hiciera", comentó el concejal. Lo paradójico que el presidente de la comisión de Gobierno es Piazza. "Lo que está en debate es una excepción al régimen de propiedad horizontal, por lo tanto el Concejo Municipal tiene la discrecionalidad y la facultad política para otorgarla o no. Y yo, en particular, no estoy de acuerdo, entonces, con menos razón podía atender a este señor que me viene a pedir explicaciones", agregó el concejal del PJ. Bonnet fue dos veces a la oficina de Piazza. "La primera vez golpeó la puerta con insistencia. Le dijeron que no lo íbamos a atender. Y la segunda vez, ya directamente empujó la puerta, golpeó a dos de mis secretarias y quiso meterse adentro de mi despacho, pero no pudo ingresar. Yo rápidamente salí. Fui adelante, pedí que viniera la policía y que le preguntara qué estaba haciendo", explicó. -¿Alguna vez sucedió una cosa así en el Concejo Municipal?-le preguntaron. -En los años que yo llevo en el Concejo se trataron excepciones. Pero nunca vi una cosa semejante. Hubo otros pedidos, se los atendió en las comisiones del Concejo y (los solicitantes) se fueron a la espera de que la excepción se otorgaría o no ﷓contestó Piazza. Ante el llamado del concejal del PJ, intervino un pelotón de policías de la comisaría 1ª que pacificó al empresario y después le tomó declaración a él y a las secretarias de Piazza. "La solicitud (de excepción) ha sido tratada en las sesiones de la comisión de Gobierno, yo he fijado una posición política discrecional como cualquier otra posición discrecional que puede tener quien piense distinto y si algo me faltaba para convencerme de mi posición fue el escándalo que hizo este señor en la puerta de mi oficina", dijo Piazza. "Bonnet vino a mi oficina para que lo atendiera, pero en ese momento yo estaba en una reunión del bloque con la concejala Liliana Moraguez. Instruí a mi secretaria para que le dijera que yo personalmente no lo iba a recibir en mi despacho sino que lo iban a recibir en la comisión de Gobierno, que institucionalmente es el organismo que le podía evacuar cualquier tipo de consulta".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.