CIUDAD › LOS DOCENTES ENTREGARAN UN RELEVAMIENTO DE ESCUELAS DAÑADAS

Pedirán por partidas especiales

Lo adelantó a Rosario/12 la secretaria general de Amsafe,
Sonia Alesso. El gremio había pedido la "emergencia educativa",
pero el ministerio no la otorgó. Hay 40 escuelas muy dañadas.

 Por Paula Kearney

Tras los destrozos causados por la tormenta del pasado miércoles, la secretaria general de Amsafe, Sonia Alesso, pidió que se declare la emergencia educativa, pero no fue así. A pesar de esto, el viernes aún había en la ciudad de Rosario 39 escuelas que no pudieron funcionar por el estado en el que quedaron tras el granizo, y no hay que dejar de lado el precario estado edilicio de las instituciones escolares que desde el gremio vienen denunciando. Frente a estas situaciones, los docentes entregarán al gobierno un relevamiento del estado de las escuelas y de los problemas que consideran que no están resueltos, además de plantear la situación de los docentes que han sufrido daños graves en sus casas.

En este sentido, Alesso, informó que "hay más de 40 escuelas dañadas, y una cantidad cercana a las 100 que tienen distintos problemas vinculados fundamentalmente al tema de los vidrios, cortes de luz, tanques de agua en mal estado", y consideró que esta situación debe ser reparada "con urgencia" porque "puede haber otro tipo de peligros para los alumnos y para los docentes". En consecuencia, solicitaron partidas especiales para poder garantizar el arreglo de las escuelas.

Así, la dirigente gremial puntualizó que las escuelas del centro sufrieron -en su mayoría- rotura de vidrios, mientras que las escuelas del Sur y del Oeste tienen problemas edilicios más graves "especialmente porque algunos de estos temas están vinculados también a la precariedad de los edificios escolares", y destacó: "hubo algunos casos de edificios que estaban en construcción que tuvieron problemas".

Cabe aclarar que a pesar de que fueron 39 las instituciones escolares que no dictaron clases por los efectos de la tormenta, hay "muchas más que dieron clases con situaciones muy complejas, donde los docentes tuvieron que resolver situaciones complicadas dando clases", destacó Alesso y remarcó que además hubo "docentes que fueron a trabajar teniendo el techo de su propia vivienda destruido".

De esto se desprende otro tema, que es la situación de aquellos docentes -que como tantos otros ciudadanos- han tenido daños graves en sus casas, como rotura de techos. Por lo tanto, desde el gremio se está realizando un relevamiento y están planteando que "el Gobierno de la Provincia de alguna manera colabore -como se está haciendo en algunos barrios- con el otorgamiento de las chapas y la solución del problema de emergencia de los techos".

Por otra parte, Alesso recordó que -en el marco de la conciliación obligatoria- habían entregado al Ministerio de Educación "una cantidad importante de carpetas con el relevamiento provincial", que aunque aclaró que "faltaban algunos departamentos, porque esto no sucede en toda la provincia". Así, en relación a la ciudad de Rosario aseguró que "la situación de los edificios escolares es grave", y destacó que "las dos principales ciudades de la provincia, Rosario y Santa Fe, son las que más problemas de edificios escolares tienen".

En este sentido, adelantó que en función de los subsidios que el gobierno va a enviar se evaluará con los docentes, y sobre todo con los directores, si son suficientes. Sin embargo, aclaró que hay una cuestión que es más de fondo y que supera el debate de la cuestión de la tormenta, que son "las condiciones del trabajo docente".

De esta manera, Alesso puntualizó dos cuestiones fundamentales: en primer lugar la necesidad de contar con edificios apropiados, y en segundo lugar la necesidad de concebir a la educación como una inversión y no como un gasto.

En relación al primer punto, hizo referencia a "edificios que sean realmente lugares confortables para trabajar, que tengan equipamiento adecuado, que tengan los cargos necesarios para funcionar, y que además soporten este tipo de situaciones", y remarcó: "es notable cómo si uno compara los edificios de principio de siglo, los edificios -por ejemplo- de las escuelas Normales, son edificios que están pensados para durar cien años. Eso de alguna manera marca las políticas educativas pensadas también para un largo plazo. Más allá de lo que uno pueda decir de la generación del '80, el normalismo generó una visión de la escuela pública con un nivel de excelencia -o la primer época del peronismo, por ejemplo- con edificios escolares pensados con el equipamiento que realmente hace falta. Eran escuelas modelo pensadas para el largo plazo".

Reflexionando sobre su propio ejemplo -y pasando al segundo punto-, Alesso consideró que "esta idea de la educación como una inversión y no como un gasto, es la que de alguna manera se ha dado vuelta con estas políticas neoliberales de la década del '90 y con los ajustes sucesivos", que llevaron a que la educación sea "vista como un gasto, que los cargos docentes en vez de crearse se fueran achicándose", y propuso una comparación: "comparemos a la Argentina con la República de Cuba, un país bloqueado por Estados Unidos, con muchísimas peores condiciones y en una situación mucho más conflictiva, están discutiendo 15 alumnos por aula para aprender en la escuela primaria, 20 en la escuela media, tienen un acceso a la universidad del 70% de la población y con permanencia y egreso en la universidad, y no tienen analfabetismo. Y en un país como la Argentina, con un crecimiento sostenido durante todos estos años, no hay una distribución de la riqueza ni del conocimiento que genere estas condiciones. Esto es una decisión política, no es un problema financiero".

Respecto de esta postura política, Alesso planteó que "esta es la cuestión de fondo", y que por eso desde el gremio plantean "más escuelas y menos cárceles, porque la educación va a posibilitar el hecho de que un niño pueda salir de la calle y estar en una escuela, y tener todas las condiciones para educarse. Tener la posibilidad de ingreso permanencia y egreso del sistema educativo, va a garantizar ciudadanía plena, defensa de los derechos, la posibilidad de que ese niño se convierta en un ciudadano pleno, que pueda ser solidario con los demás, que pueda construir un presente y un futuro mejor".

"En este sentido -concluyó- nosotros creemos que la discusión de fondo no tiene que ver con la situación financiera, ni de la provincia ni del país, porque estamos en una situación financiera que realmente hace posible una inversión educativa por alumno mucho mayor que la que hay, y esta es la pelea que nosotros estamos dando con respecto a la Nueva Ley de Educación".

Compartir: 

Twitter
 

La escuela Santa Lucía, del mismo barrio, sirvió como centro de evacuados y lugar de asambleas. "Muchos docentes fueron a trabajar teniendo el techo de su propia vivienda destruido", dijo Alesso.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.