DEPORTES › GANAR O PERDER CON LA TRIBUNA DE ENFRENTE TOTALMENTE VACIA

La experiencia de un fútbol sin alma

El sábado a la noche Rosario pudo palpar en la cancha de Ñuls cómo es jugar con la nueva disposición de la AFA. Opiniones.

 Por Claudio Socolsky

Más allá de merecimientos y cuestionamientos, a la increíble victoria de Estudiantes ante Ñuls en la noche del sábado le faltó, sin lugar a dudas, un condimento indispensable para coronar una jornada de folclore futbolístico completa: El grito del público en la tribuna visitante. Y si bien existieron algunas escaramuzas propias de la incertidumbre del resultado, con los 6 minutos de descuento que otorgó el árbitro Baldassi, haber observado a los jugadores pinchas festejar como locos dentro del campo de juego con la tribuna vacía, le terminó de poner un moño a las medidas adoptadas por la AFA para terminar con la violencia en el fútbol. Las voces consultadas coincidieron en marcar su desacuerdo por impedir que aquellos simpatizantes, que no tienen nada que ver con los incidentes en los estadios, se vean privados de acompañar su equipo. Lamentos y broncas compartidas de un fútbol que se aleja cada vez más de la gente, y que ayer sumó otro eslabón en esta comedia de enredos con la suspensión de Racing-San Lorenzo, sumadas a las idas y vueltas con el resto de la fecha, que finalmente se jugó, a pesar que desde Futbolistas Agremiados pidieron parar por las amenazas que recibieron los jugadores del Ciclón. Por la decisión tomada por los jugadores, Jorge Domínguez, presidente de Agremiados, renunció a su cargo.

Las primeras sensaciones al llegar a las inmediaciones del Coloso fueron de vacío y desolación, potenciadas quizás por tener que cruzar un parque de la Independencia que fue testigo cruel de los embates de la feroz pedrada. Es raro y ciertamente inusual no encontrarse en el camino con ninguna camiseta de la parcialidad visitante y sus cantos previos al partido.

Unos metros más adelante, el silencio por la ausencia de miles de hinchas que esta vez tuvieron que conformarse con ver el encuentro por televisión, y el tenue humo de los puestos de choripán, que esta vez tuvieron más clientes de uniforme y bastante menos simpatizantes de fútbol, le restaba color a una jornada atípica.

Tristeza e indignación por no estar de acuerdo con las medidas que tomaron los dirigentes del fútbol argentino, que no pueden -o realmente no quieren- encontrarle una solución a la organización de un espectáculo deportivo, fue el denominador común de algunas de las opiniones consultadas por Rosario/12.

Para Gustavo Ferrato, corresponsal de la agencia de noticias DyN, "la decisión que tomaron los dirigentes de la AFA me parece aberrante. Está claro que se están sacando el problema de encima. Por qué no empiezan por no dejar entrar a los 300 delincuentes de cada club, que están financiados, no sólo por los dirigentes del fútbol, si no por los dirigentes políticos, y toman una medida acertada para que no siga pagando el pato el pobre hincha que espera toda la semana para ir a la cancha".

El ejemplo a seguir, según Ferrato, es lo que ocurrió en Inglaterra "donde se tomó una decisión política para impedir que los violentos concurran a los estadios".

En tanto, Román Fiore, corresponsal del diario deportivo Olé, indicó que la medida que tomaron los dirigentes del fútbol argentino "me parece, por lo pronto, triste. Es una lástima que gente que no tiene nada que ver pague por aquellos que son los responsables de la violencia en el fútbol. Todos conocen los mecanismos, pero es evidente que la solución no pasa por impedirle a los visitantes y a los que no son socios el ingreso a los estadios".

Los perjuicios de la medida también son económicos para los clubes. Fuentes rojinegras manifestaron que los dirigentes de Estudiantes le habían solicitado a Ñuls alrededor de 8 mil populares. Cada general visitante cuesta 14 pesos, por lo que el club del parque perdió de embolsar un buen dinero.

En el balance de las cuentas de la tesorería leprosa se puede decir que la medida fue beneficiosa en cuanto a la erogación que tuvieron que realizar por la contratación de agentes para el operativo. Para un encuentro de las características del sábado, en condiciones normales, con los hinchas de Estudiantes en el Coloso, se habrían necesitado no menos de 600 efectivos. Aunque no hubo una confirmación oficial, la cifra de policías afectadas al partido no habría superado los 350. Muchos de ellos, al término del primer tiempo, y ante la falta de trabajo, decidieron aprovechar los carritos vacíos para degustar un chori entre colegas.

Compartir: 

Twitter
 

Así se vió en el Coloso, la tribuna que debería haber estado colmada por hinchas de Estudiantes.
Imagen: Télam
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.