soy

Viernes, 4 de marzo de 2011

DEBATE

Tercer sector

La decisión de unas cuantas escolas de samba del Carnaval de Río de Janeiro de instalar baños específicos para personas Glttbi terminó con una demanda del Estado por discriminación en un país donde los asesinatos de odio contra homosexuales, lesbianas y trans aumentaron el último año un 62 por ciento. Sin embargo, muchxs posibles usuarixs festejan la tercera puerta.

 Por Ariel Alvarez

El Carnaval es la celebración popular de la liberación. Con sus orígenes en el paganismo, esta fiesta invita a tomar las calles y a danzar al ritmo del desprejuicio; a disfrazarse y jugar a ser otro, dejando atrás alguna que otra atadura que nos molesta. Pero parece ser que en Río de Janeiro, la capital mundial del Carnaval, no todo lo que brilla es lentejuela.

A pocas semanas del comienzo del Carnaval, la escola de samba Unidos da Tijuca anunció la creación en sus instalaciones de un baño para uso exclusivo de las personas Glttbi, que se sumaría a los ya existentes “masculino” y “femenino”. Como es de suponer, el tema generó una gran polémica. Por un lado los que acusan de discriminatoria la medida y por el otro los que ven en ella una mejor “protección” de sus vidas privadas.

Según las autoridades de Unidos da Tijuca, la creación de estos baños fue un pedido de sus integrantes pertenecientes a la comunidad Glttbi y cuenta con su aprobación. Bruno Tenório, vocero de prensa de la escola, dijo: “La idea apunta especialmente a las personas transexuales, que se sienten discriminadas en los baños comunes. No se trata de segregación, ya que el uso de este baño no es una obligación, sino una opción”, declaró al diario O Globo, y agregó: “Fue una demanda que este grupo venía haciendo. No se sentían cómodos. Algunos gays dijeron que eran víctimas de bromas en los baños masculinos e ir al baño femenino, tal vez, a las mujeres no les gustaba mucho”.

Esta cuestión de la “comodidad” parece haber transformado a los sanitarios en una zona de guerra en donde de un lado están “ustedes” (que necesitan un baño) y por el otro “nosotros” (que no lo queremos compartir). De todas formas no queda claro de la comodidad de quién están hablando.

¿Moisés o Baco?

Y como si estas festividades honraran a Moisés en vez de a Baco, las aguas se dividieron dentro de la comunidad gay brasileña. Toni Reis, presidente de la Asociación Brasileña de Gays, Lesbianas y Transgéneros (Abglt), declaró: “No apoyamos la idea de un tercer baño. Solamente hay dos géneros: femenino y masculino, y no hace falta uno más. Sin embargo, comprendemos que en el ambiente del Carnaval hay muchos gays o transexuales a los que puede resultarles más cómoda la idea de contar con un camarín especial para cambiarse y maquillarse”. No queda claro: ¿hablamos de baños o camarines?

Por su parte, Carla Amaral, presidenta de la Asociación de Travestis y Transexuales de Brasil (Transgrupo), explicó: “Quienes son militantes y conocen sus derechos, entienden que es una forma de discriminación y se oponen a estos baños especiales. Pero para muchos de la comunidad Glttbi es un alivio y se sienten más tranquilos de contar con un espacio propio”. Sin embargo, aclaró que Transgrupo apoyará la decisión de las autoridades estatales de presentar una demanda, ya que cree que el Estado debe tomar una postura clara en defensa de los derechos humanos.

El apartheid con plumas

La noticia de los “baños gays” trascendió rápidamente debido a la popularidad de Unidos da Tijuca, ya que esta escola es la ganadora de la edición 2010 del Carnaval, y la discusión se tornó muitoti quente cuando se supo que otras cuatro (Académicos de Grande Rio, Porto da Pedra, Unidos de Viradouro y Vila Isabel) ya cuentan con este tipo de sanitarios. Para Claudio Nescimento, director del programa gubernamental Río sin Homofobia, la medida es “un apartheid carnavalesco” y agregó: “Si la intención es no discriminar, el resultado produce un efecto específico de segregación”.

Río de Janeiro fue elegida el año pasado como “mejor destino turístico gay del planeta”. Pero la homofobia sigue siendo un grave problema en el vecino país. Según la ONG Grupo Gay de Bahía, entre 2007 y 2009 los asesinatos de homosexuales aumentaron un 62 por ciento en Brasil. Nuevamente la homofobia presenta dos caras y medidas discriminatorias como ésta pretenden ser disimuladas debajo de una supuesta “protección”.

Todos a bailar

Muchos personajes salieron a la pista a bailar al ritmo de un samba de declaraciones. Carlos Tufvesson, activista gay y patrono de Unidos da Tijuca, declaró al diario O Dia: “Luchamos por la igualdad. Esto es un retroceso en los derechos civiles gays que hemos conseguido como ciudadanos”. Por su parte, Karina Karâo, la legendaria travesti del Carnaval de Rio, se mostró muy contenta con la idea al ser entrevistada por GloboNews: “Hay cosas que queremos hacer en un baño de hombres o mujeres, y no nos sentimos cómodos. En un cuarto de baño gay vamos a ser capaces de hacer lo que queremos. Es simple: si quieres ir, ve. Si no, no vayas”. Y por supuesto no faltó la voz reaccionaria: “Que un gay utilice el baño de hombres es lo mismo que si yo me metiera en el baño de mujeres”, dijo un ciudadano carioca entrevistado en la calle por el mismo noticiero. Y es que el espíritu de Baco deambula por estas fechas y nos invita a festejar tratando de ser, aunque sea por un rato, un poco más libres. Entonces hay que andar con cuidado: no vaya a ser cosa que en medio de este clima festivo haya más de unx que quiera cruzar la frontera.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.