soy

Viernes, 25 de marzo de 2011

MIGUEL ANGEL LENS (1951-2011)

Adiós al poeta del suburbio ardiente

Sus poemas tenían sexualidad. Retrato cotidiano de la mañana frente al espejo, ante la ventana espiando, por la calle Corrientes, el gay que se descubre solo y sale en busca. Casi siempre había un amor chongo rondando en los versos de Lens que buscaban y encontraban inspiración en la salvaje delincuencia de Genet, o en la decadencia romántica de Visconti, las viñetas de Sandro Penna, o en los arrabaleros modos más porteños de chuparse a los apurones. Solía decir, cuenta su amigo Wenceslao Maldonado en la elegía que reproduce la biblioteca Oscar Hermes Villordo, que la calificación “poesía gay” tiene un valor, más que nada, político, por la visibilidad, y didáctico, no por la temática en sí sino por la sensibilidad desde la que se escribe. “Y su poesía dio cuenta de las injusticias y represiones sufridas por ser gay en la época de la dictadura militar. Un ejemplo de ello es una de sus obras más conocidas, Los poemas de Jimmy Barrett (el sureño), en la que logra relacionar el choque entre libertad sexual y represión de la dictadura, con el fondo rockero de cantores y músicos norteamericanos, pero totalmente porteñizados.” Desde 1994 fue uno de los entusiastas animadores de un grupo llamado Poesía Gay de Buenos Aires, que entendía como un hecho de militancia la poesía misma.

El poeta Miguel Angel Lens murió 28 de febrero. Su última publicación: Sed de Querelle (2009).

PEQUEÑO HECHICERO

dulce prisa de gozar
Sandro Penna
pantaloncito rojo
fogueando las curvas
y un gramo de frula
platinando el bolsillo
el pañuelo al cuello
para excitar al viento
y la noche que avanza
como un remolino

CONSEJO DE UNA MARIPOSA LECHERA QUE SE POSO EN EL BUZON DE LA ESQUINA AL AMANECER

no te enamores niño
de ese chonguito
que patea
y rebuzna
como un burrito

DESTELLOS

extraño cosmos

donde un adolescente
enamorado
se maquilla

y enciende la sombra
de sus noches desiertas

con el rojo potente
de un lápiz de labios.

De Jaschou (1992)

ACOPLE

este tipazo es
flor de pentagrama,
eco de viola morena
retumba en su mirada
el parche recaliente
de la madrugada
yo toco la tensa fusa
de su sexo erguido
afino el acorde prepotente
de su deseo que no acaba
cucheta de acoplado
sus chupones resuenan
y una caja de jadeos
me empalaga
(yo estoy en clave de luna)
él es
corchea
semicorchea
motor parado echando humo

SUERTE DEL ENAMORADO

espía
por la ventana
de seda y de verano
imagina la caricia áspera
del morocho más sexy del barrio

el rubio adolescente
(encerrado de prepo

por su padre milico)


sueña con el amor furtivo
del tiempo que le toca.

Esta noche o nunca

”¡Sos como el 60,
andás por todos lados...!”

¡che...flaquito!
¿de qué barrio sos?
¿te copan Pink Floyd
Hendrix
Los Stones?
¿nos echamos un polvo?

PRINCESITO

Y el rocío era su loción de aurora. André Gide

un gran ramo
de levantes perfumados
remerita rosa dejando ver el ombligo
y la cintura
para que eche el lazo
el brazo fuerte y velludo
el rubiecito
con su lengua de cachorro
lame la dura dulzura
del pintón traseúnte
sólo arpegios de placer
en la noche calientan
desde el umbral un sombrío custodio
espía y se masturba y zaguanea.

CABALLERO DE LA DULCE FIGURA

voluptuosa temeridad
de galancito
en parábola
de abeja...

Poemas publicados en el Numero 8 de la Revista Omero.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.