soy

Viernes, 25 de marzo de 2011

¡UFA!

¿Nunca más?

Con el cargo de “resistencia a la autoridad”, tres travestis fueron detenidas en Constitución el viernes pasado, por no querer mostrar los documentos ante los malos tratos con que estaba siendo formulado el pedido. No hay obligación de mostrar el documento. Hace 35 años sí lo había, bajo pena de muerte, ahora ya no. Fueron llevadas a la comisaría 16ª, ubicada en San José y Cochabamba del mismo barrio. A menos de una semana del 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, los hechos aparecen como una parodia, como una broma de muy mal gusto, reaparecen los abusos del pasado que estrictamente hablando las travestis han venido sufriendo más allá de la instauración de la democracia. Los efectivos de la comisaría maltrataron a las travestis con todos los recursos que ellos tienen a su disposición: a La Heidi le hicieron vaciar la cartera y le sacaron la plata que tenía, a otra le tiraron gas porque se resistía a ser revisada, ella corrió al hotel de enfrente, se metió rápido y no alcanzó a ser detenida. A las que quedaron las obligaron a desnudarse en la calle. Ellas, sabiendo de sus derechos, convocaron a una activista para que viniera a ayudarlas (una no podía ver lo que estaba pasando a causa del gas). Cuando llegó, le pidieron también los documentos a ella y se la llevaron detenida junto a las otras tres. Se trataba de Valeria Ramírez, la travesti que en la nota de la página siguiente cuenta su funesta experiencia durante la dictadura militar, sus vivencias en los calabozos de la dictadura, como si se tratara de algo del pasado superado.

Hubo gritos, forcejeos, insultos a la vista de la gente que pasaba por allí. El agente pidió más móviles y la cosa terminó en la seccional con dos testigos. No llegaron a violarlas esta vez, pero la situación de violencia cruzó los límites de los derechos humanos. A una de las chicas, mientras un agente miraba a un calabozo vacío, le preguntó si quería tomar la leche, que ya era la hora de la merienda. No es la primera vez que pasa este abuso de poder y que los policías aprovechan para divertirse un rato mientras disfrazan su morbo con modales de control de tránsito. La zona de Constitución, sabemos, es uno de los lugares de trabajo de muchas travestis, y también el de las coimas de los uniformados, que esta vez tampoco hicieron la excepción para dejarlas ir. ¿Quién es el comisario de la 16ª? Roberto A. Ahmed, quien tiene varias denuncias por situaciones similares. Después de la liberación de las chicas, más de 20 travestis se movilizaron a la Dirección de Derechos Humanos, donde atendieron el reclamo y dejaron el caso en las manos de la Dra. Natalia Federman, del Ministerio de Seguridad. La doctora se comprometió a intervenir e investigar sobre lo sucedido y a reunirse con ellas esta semana. Lo que piden es que reemplacen al comisario Roberto Ahmed y que incluyan a dos chicas trans como personal civil en la 16ª. Continuará...

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.