soy

Viernes, 5 de abril de 2013

PD > CARTAS A [email protected]

Callar es matar

No pudo ir por todos los programas contando cómo la discriminaban, no fue recibida por ningún intendente, nadie tuvo la oportunidad de solidarizarse con ella al enterarse de lo que le estuvieron haciendo. La madrugada del viernes pasado Vanesa fue encontrada muerta bajo los carteles de Quilmes y Forlín en la rotonda de Reconquista. Estaba trabajando desde temprano en la zona habitual, levantó un cliente cerca de la medianoche y con él caminaron hasta la parte trasera de los carteles. Ella no volvió a salir. En Reconquista que, dicho sea de paso, es el único lugar donde trascendió esta muerte, solo un portal de noticias respetó su identidad de género, aunque no resistió al morbo de informar también el nombre de varón. La alusión de las primeras líneas no se le escapa a nadie, me refiero al caso de discriminación de dos chicos en una fiesta, hace unos días. Muy bien tratada la noticia, por cierto. No estoy en contra de que a dos chicos bien y además gays, discriminados y golpeados por sus pares en una linda fiesta, se les dé un espacio de denuncia y hasta de divulgación sobre derechos humanos. Los vi por todos los canales y compartí la indignación de ellos y de todos los que escuchaban el relato. Habla de una sociedad más civilizada. Pero no puedo dejar de preguntarme por qué cuando la discriminación llega un poquito más lejos, digamos que hasta el asesinato, digamos que lejos de la Capital, digamos que una lesbiana, un gay pobre, una travesti prostituta no se vuelve motivo de noticia, de opinadores y de debates. Gente de los medios, es hora de hacerse esta pregunta: no darles entidad a estos hechos, no sacarlos de las páginas amarillas y traerlos con la argumentación con que se trató el episodio de San Isidro, ¿es un descuido o es complicidad con el delito?

El terrorífico lugar común de encontrar un cuerpo entre los yuyos al costado de la ruta sigue siendo tan usual como el de poner la identidad de género u orientación sexual como título de la noticia cada vez que matan a una persona trans. Vanesa Zabala no fue la excepción. Ningún político se pronunció hasta ahora sobre el asunto, ¿será porque la víctima no era ningún niño prolijo de San Isidro? En www.reconquistahoy.com la nota estaba redactada tratando a Vanesa en masculino e informando su identidad masculina. Lo cambiaron luego de que un militante de Vox Asociación Civil (una agrupación que está siguiendo el tema muy de cerca) les dejara un comentario muy amable señalando lo incorrecto del artículo. Otro portal, el de la FM Ideal (www.radioideal.com.ar), se refiere a la víctima en masculino durante toda la nota. ReconquistaMedios (www.reconquistamedios.com.ar), curiosamente, subió un artículo que arranca con bastante neutralidad en cuanto a la identidad de género de la víctima pero que termina prácticamente invisibilizándola para luego rematar dando su nombre masculino y agregar que “se hacía llamar Vanesa”. El resto de los portales santafesinos hicieron como que acá no pasó nada. A nivel local, el antecedente más directo del asesinato de otra persona trans ocurrió hace más de una década, en el 2000, se llamaba Ana Brites. Sí tiene Reconquista una historia reciente rica en crímenes de odio contra personas gay: hubo dos asesinatos en 2007 (Efren Velásquez en marzo e Ives Medina) y hace dos años, la víctima fue Juan José Cabrera.

La policía realizó algunas detenciones por el caso de Vanesa. Sin embargo, para todxs lxs que no queremos que esta muerte quede impune, no parece haber novedades firmes. ¿Detenidos? Bien, gracias.

Violeta Dolón
provincia de Santa Fe

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.