soy

Viernes, 5 de abril de 2013

PINTURA

El arte trasforma tu vida

Andrea Pasut (artista y docente). Trabaja en Canal 7, tiene su taller de arte en Colegiales y dicta clases en una escuela privada. Desde este viernes expone en Galería Agua Fuerte (Piedras 895).

 Por Valeria Licciardi

Andrea, ¿ya contás con tu DNI?

–Lo estoy esperando, está un poco retrasado porque lo tuve que hacer dos veces porque habían salido mal las huellas dactilares.

¿Cómo es la historia de tu nombre?

–Tengo dos nombres de pila. El segundo nombre es el que elegí de muy chiquita, que es Laura. Me gustaba cómo sonaba, también me gustaba Paula. Pero más Laura. Yo sentía que el nombre no era una elección sino que te lo daba alguien, que me quería nombrar. Entonces en un momento le pedí a mi novia, Melli, que me nombrara. Ella, que fue quien me ayudó a aceptarme y valorarme, me puso Andrea. La elección tenía mucho que ver con que Andrea es un nombre ambiguo. Ese nombre se relaciona con lo andrógino.

¿Cuánto tiempo llevás bautizada?

–Hace ya casi diez años que me llaman Andrea.

Con el arte son muchos años más, ¿cómo nace tu relación con la pintura?

–Siempre sentí que era dibujante. A mí la pintura me costó un montón pero cuando entendí de qué venía, cuando dejé de pintar dibujos y me puse sólo a pintar, me di cuenta de que me fascinaba y terminó siendo lo que más hago. Un componente de la pintura es el sentir, cómo te plantás, y yo misma me empecé a sorprender porque veía que salían cosas muy distintas pero no forzadamente. Cuando me metí conmigo y con lo que me pasaba empezaron a salir otras cosas.

¿La muestra habla de ese y otros momentos?

–La muestra tiene que ver un poco con eso. Habla de dos mundos, el mundo de la noche y el mundo del día, que se ven distintos, pasan cosas distintas, se viven distintos, hay otra atmósfera y hay otra luz. La luz de la luna o la luz artificial no es la misma que la luz del sol, no muestra lo mismo, no pasa lo mismo, son dos planos distintos. Para mí el dibujo tiene que ver con la luz de la luna, no con la luz artificial, y yo me sentí siempre nocturna porque la noche me permitía o yo me permitía vivir en la noche mucho más. La luz del día tiene que ver con el color.

¿Esta va a ser tu primera muestra firmando como Andrea?

–No. Ya venía exponiendo como Andrea y con el que era en ese momento, con un nombre y con el otro. Era una forma de mostrarme a mí misma mi propia ridiculez.

¿Y ahora con qué nos vamos a encontrar?

–En la muestra vamos a ver mi pintura del año. Vamos a ver tres retratos, tres momentos de mi autopercepción. Son tres retratos que se superponen formando un único retrato. El primero es de los ’90, que fue un dibujo que hice para exponer; el segundo es una foto que me sacó la persona que me dio el nombre, y el tercero es yo ahora mirándome al espejo.

Todo en un mismo cuadro, una misma pintura, ¡qué interesante!

–Sí, son tres formas de mirarme y plasmarme. Tres imágenes divididas en píxeles, superpuestas, que se ven con luz blanca y luz negra, o sea, son seis imágenes distintas, seis retratos que se ven al mismo tiempo.

Qué bueno va estar ver eso. También das clases en tu taller y en una escuela, ¿no?

–Sí, aunque ahora a la escuela no estoy asistiendo porque me pidieron que les dé tiempo para ir procesando los cambios que realice últimamente.

¿Hace cuánto de esto?

–Hace ya casi un mes.

¿Y pensás que les va a llevar mucho tiempo más ver a las personas por lo que son y no por lo que tienen o dejan de tener?

–Yo creo que tienen problemas con las repercusiones de ese hecho. Son muy conservadores con la comunidad que representan.

¿La escuela es católica?

–Ultracatólica.

Bueno quizá necesitan la autorización del Papa para que puedas seguir dando clase como lo hacías antes.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.