soy

Viernes, 14 de junio de 2013

Besando a mi China

El mes pasado, las lesbianas de Beijing realizaron un flashmob para protestar contra la discriminación. El puente Yin Ding en Beijing fue testigo de unos veinte minutos de intensos besos. La policía no se animó a actuar. La censura prohíbe la divulgación de imágenes. Contribuya pasando de boca en boca esta noticia.

Desde Beijing, China

La línea seis del Metro arrojaba literalmente miles de pasajeros que se encontraron con un espectáculo diferente: jovencitas que se abrazaban y besaban entre flashes y gritos alegres. Esta manifestación conmemoraba el Día Internacional contra la Homofobia, que se celebra desde 2004.

“Decidimos hacer esto para luchar contra la discriminación. Queremos que las lesbianas chinas puedan pasear por la calle de la mano como pueden hacerlo en otras ciudades”, dice Wang Jing, una joven estudiante pequinesa y una de las organizadoras del evento.

Después de los besos iniciales, se tiraron al suelo y marcaron el lugar con tiza. “Son muertos gay” o “La homofobia mata lesbianas”, escribieron. “Decidimos hacerlo en un lugar muy transitado de Beijing porque queríamos dirigirnos a la gente común, de clase media y de mediana edad. Ellos son los que más problemas tienen para aceptarnos”, dijo Wang Jing. “Yo no tengo problemas con mis amigos, ni con mis compañeros de universidad, el problema lo tengo con mis padres. Son de una generación que no pueden aceptar una lesbiana”, agrega.

Esta agrupación, cuyo nombre podría traducirse como “Pequeño Avión”, tiene pensado un flashmob en la plaza Tian’anmen. “Es el lugar más peligroso, porque hay muchísimos policías y porque es una zona muy sensible. Pero es allí donde tendremos mayor visibilidad. A pesar de que hacemos muchos eventos, la prensa no habla de nosotros. Necesitamos que nos escuchen”, afirmó Wang Jing.

Wendy, una chica de unos treinta años, alta, delgada y de pelo negro, vestida elegantemente, no participó en el flashmob, pero dice que quiere apoyar a la causa y por eso fue al evento a sacar fotos que de inmediato compartió en el microblog chino Weibo.

“Lamentablemente, los censores de la red china consideran estas fotos pornografía y las borran. Es difícil volverlas a subir, porque hay que crear un nuevo perfil y esperar. Sabemos que solamente estarán en línea algunas horas, son las reglas del juego”, dijo. “La situación de las lesbianas en China no es fácil. Es mucho más aceptada la homosexualidad masculina”, agregó.

Este grupo ya había llamado la atención el año pasado, cuando reaccionó contra la propuesta del millonario hongkonés Cecil Chao, quien ofreció 65 millones de dólares al hombre que pudiera enamorar y casarse con su hija lesbiana, quien vive en París en concubinato con su novia francesa.

En aquella ocasión quemaron parvas de dólares (falsos) en el distrito chic de Beijing Sanlitun, mientras se daban french kisses y sacaban fotos. La acción duró apenas cinco minutos, pero en aquella ocasión la policía actuó rápidamente y las echaron del lugar. “No nos llevaron presas, ni nos golpearon como se dijo en algunos medios internacionales. Simplemente nos impidieron realizar nuestro acto. Es otra zona muy sensible. pues hay muchas embajadas. Pero pudimos dejar bien en claro que repudiábamos las declaraciones de Chao y que apoyábamos a su hija”, contó Wang Jing.

Si bien la situación de las lesbianas en China va mejorando, aún está lejos de ser satisfactoria. Según un estudio publicado en el portal China Gayle, el 60 por ciento de las mujeres chinas lesbianas se ven forzadas a contraer matrimonio con hombres, en su mayoría heterosexuales. “Nosotros luchamos para que esas mujeres sepan que no están solas. Si se terminan casando es porque no pueden soportar la presión de la sociedad. Nosotros tenemos que actuar para comunicarles a las lesbianas que deben sentirse más libres, y a los heterosexuales que no deben juzgarnos”, explicó Wang Jing.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.