UNIVERSIDAD › INCIDENTES ENTRE ESTUDIANTES EN EL RECTORADO DEL IUNA

Golpeados por amor al arte

Con reclamos edilicios, un grupo de alumnos mantiene tomado desde hace más de 45 días el rectorado del instituto. Otro grupo de estudiantes, apoyado por docentes y no docentes, se manifestó en rechazo a la ocupación. Se enfrentaron y hubo al menos quince heridos.

 Por Adrián Pérez


Al menos quince estudiantes golpeados y heridos dejó un enfrentamiento entre un grupo de alumnos que mantiene tomado el rectorado del Instituto Universitario Nacional de Artes (IUNA) y un sector de alumnos que se movilizó hasta el edificio ubicado en Azcuénaga y Santa Fe para exigir que se levantara la medida de fuerza que ya lleva 45 días. Las autoridades del IUNA repudiaron los hechos de violencia y condenaron “la actitud nefasta que evidencia la intolerancia de este grupo minoritario y poco representativo de la universidad”, en alusión a los estudiantes que sostienen la ocupación. En diálogo con Página/12, la rectora Liliana Demaio consideró que la toma tuvo origen en un reclamo edilicio genuino, pero que ya “ha sido resuelto”. Y remarcó: “El reclamo debe tener salida por las vías institucionales”.

Los incidentes ocurrieron anteayer. Los dos sectores involucrados cruzaron acusaciones. La presidenta del centro de estudiantes de Artes Audiovisuales, Mariana Vidal, que apoya la medida de fuerza, sostuvo que una columna llegó a las 17.30 con la consigna “En contra de todas las tomas”. “Avanzaron violentamente sobre el cordón de seguridad que habíamos armado, tirando gas pimienta y utilizando los palos de las banderas –dijo–. No-sotros tenemos ocho heridos.”

Desde el sector estudiantil que propone el fin de la toma –y que el miércoles marchó junto con docentes y no docentes– retrucaron: “Los 20 chicos que están ocupando el rectorado no escuchan la propuesta pacífica de otros estudiantes que quieren que depongan su actitud y desalojen el rectorado para que regrese la vida institucional”, afirmó Federico Flotta, consejero superior por el claustro estudiantil y alumno del Departamento de Artes Dramáticas.

Sobre los hechos de violencia que se vivieron en el rectorado, Flotta señaló, en referencia a los estudiantes que mantienen la toma, que “mientras nos pegaban (por el jueves) estos chicos nos gritaban que éramos la patota K, los soldados de Cristina”. En un festival organizado hace dos semanas, “festejaron la muerte de Kirchner”, aseguró. Según el consejero estudiantil, “fuimos emboscados” por el otro sector que “nos tiró gas pimienta, nos pegaron con palos, convocaron a la FUBA y a un sector que dijo ser de ATE”. De acuerdo con su balance, quince fueron los heridos que dejó el enfrentamiento, con dos jóvenes hospitalizados. Vidal, por su parte, contabilizó ocho heridos entre sus compañeros.

Dos estudiantes después de ser agredidos con gas pimienta.

El conflicto en el IUNA estalló en septiembre pasado por la crisis edilicia del instituto creado en 1996. La rectora Demaio admitió que el IUNA tiene un déficit “desde su constitución” y que, con el aumento de la matrícula estudiantil, “se fue volviendo más crítico”. Aseguró que se venía negociando con todas las instancias oficiales para ir resolviendo las necesidades de espacio a través de alquileres. “La situación se volvió más crítica y hubo un reclamo genuino de los estudiantes para resolver de manera más inmediata el problema de la falta de aulas”, dijo. El 1º de septiembre un grupo de alumnos del Departamento de Artes Visuales tomó ese departamento para reclamar por el alquiler de un nuevo edificio.

La rectora destacó que el Ministerio de Educación se comprometió a ampliar una partida presupuestaria para que el IUNA pudiera alquilar dos espacios nuevos, sin por ello tener que abandonar el proyecto de comprar otra sede. “Queremos construir aulas en el edificio de La Cárcova”, puntualizó Demaio. En este sentido, las autoridades del IUNA también presentaron proyectos ante el Ministerio de Planificación. Demaio comentó que, ya durante la primera semana de la toma, el rectorado alquiló un edificio en la calle Rocamora al 4100, con una superficie de 1500 metros cuadrados para “destrabar el conflicto de Audiovisuales”. Luego apareció una oportunidad de alquiler de un inmueble de 5500 metros cuadrados en Bartolomé Mitre y Callao.

“Consideramos que el origen del conflicto ha sido resuelto, sin por eso desconocer que tenemos que seguir trabajando en el proceso de compra de un nuevo edificio y en la ampliación de nuestras posibilidades”, manifestó la rectora. Actualmente, el IUNA cuenta con cuatro sedes propias y diez espacios que fueron alquilados. “Vamos a seguir trabajando para que en cinco meses podamos comprar un nuevo edificio”, dijo la rectora, sin dejar de enfatizar que “mientras persista esta situación” (la toma) y no se pueda reconstruir el canal de diálogo, “se vuelve difícil la asignación de los espacios, las refacciones y adecuaciones para que comiencen a funcionar” los nuevos lugares. Los estudiantes que marcharon en contra de la toma convocaron a la comunidad académica a manifestarse el próximo miércoles, a las 13, con una nueva movilización hacia el rectorado.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.