UNIVERSIDAD › PARA CAMBIAR LAS FORMAS DE GOBIERNO EN LA UBA

Cuatro proyectos de reforma

A pocos días de la asamblea, diferentes sectores políticos presentaron sus propuestas para modificar el estatuto de la universidad.

 Por Julián Bruschtein

A tres semanas de la asamblea convocada para reformar los estatutos de la Universidad de Buenos Aires (UBA) ya dejaron de funcionar las comisiones de debate. La que más discusiones concentró fue, obviamente, la dedicada a las formas de cogobierno de las facultades y de la universidad. Por ahora, los proyectos presentados sobre el tema son cuatro, un abanico de propuestas que incluye desde cambios sutiles hasta fuertes transformaciones.

Desde el sector mayoritario en la UBA, con hegemonía de radicales y peronistas, los consejeros consideran que el vigente es “un gran estatuto”. Martín Marcos, consejero profesor, resaltó: “La proporción del cogobierno en las facultades es buena y representativa, por lo tanto no proponemos modificaciones. En el claustro de graduados y docentes, sólo bajamos los pisos de representación para mejorar las condiciones y que, preferentemente, sean docentes”. En su proyecto incluyen la incorporación de un representante no docente “con voz pero sin voto” en los consejos directivos de las facultades.

Donde sí proponen una modificación sustantiva es en el Consejo Superior. “Originalmente, eran cinco representantes por claustro, pero estaba pensado en un marco de siete facultades. Hoy, al haber aumentado el número de facultades, creemos que debe adecuarse a seis consejeros por claustro e incluir a un no docente, con voz y voto”, afirmó Marcos. El sistema de elección es un tema de debate central: “Estudiando el estatuto encontramos una tensión porque incluye figuras presidencialistas, pero incluye una idea parlamentarista”. Marcos aseveró que no están de acuerdo con “la elección directa, porque hay que fortalecer el espíritu parlamentario”.

En cambio, el espacio de centroizquierda en el que se agrupa el sector de los “4 decanos” (Sociales, Arquitectura, Filosofía y Letras, Ciencias Exactas) busca una reformulación del gobierno académico. “Estamos de acuerdo en profundizar la democratización –observó Federico Schuster, decano de Sociales, en diálogo con este diario–. Definimos nuestra preferencia por la elección directa. Sobre los consejos directivos se presentó un proyecto en el que tomamos como modelo las juntas de carrera de Sociales: cinco representantes por claustro. Todavía falta discusión, pero sí entendemos que debe haber mayor representación de auxiliares docentes.”

La política de este espacio –dijo Schuster– es estar “abiertos a las modificaciones que deban hacerse. Nuestros proyectos no están cerrados. Si en el debate nos proponen recomendaciones que mejoran la propuesta, no tenemos ningún problema en incorporarlas”. Antes de la realización de la asamblea universitaria, prevista para el 6 de agosto, tienen pensado hacer un acto público para presentar todos los proyectos impulsados en las cuatro comisiones temáticas “para mostrar el concepto integral de estatuto y de universidad que pretendemos”, concluyó.

Otro proyecto para reformar el gobierno de la UBA surgió desde el espectro independiente de centroizquierda. El Colectivo para la Transformación Universitaria apuntó en su propuesta a las facultades. Pretenden conformar un claustro único de docentes, es decir, terminar con la separación entre profesores regulares y docentes auxiliares (hoy representados en el claustro de graduados): “El consejo directivo está integrado por nueve representantes de los docentes (cuatro profesores, tres jefes de trabajos prácticos y dos ayudantes); tres representantes permanentes por los graduados que no ejerzan la docencia ni la investigación en la universidad, y cuatro representantes permanentes por los estudiantes, y tres representantes ad hoc del personal administrativo, que sólo tomarán parte de las discusiones concernientes al funcionamiento administrativo”, apunta el artículo sugerido. Por lo tanto “se mantiene la representación estudiantil y se disminuye la de profesores, y el método de elección es por voto directo”, precisó el politólogo Gabriel Puricelli, dirigente de la agrupación.

El cuarto proyecto es el de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA). La izquierda estudiantil quiere “una paridad de estudiantes y docentes en los consejos directivos” y que se forme “un claustro único docente”, en desmedro del claustro de graduados, según dijo Juan Pablo Rodríguez, copresidente. Aunque aún falta limar “pequeñas diferencias” entre las agrupaciones, esas ideas ya fueron consensuadas, al igual que el reclamo central que pretenden instalar: que la reforma se realice mediante un plebiscito vinculante donde “el conjunto de la universidad participe”. Es que, para la FUBA, “la asamblea no va a tratar nada que tenga que ver con una modificación real, porque van a discutir la reforma con la línea de la Organización Mundial de Comercio (OMC), los intereses capitalistas”. Después de haber frustrado seis asambleas en 2006, la federación estudiantil anunció que va a “convocar a una movilización” el 6 de agosto.

Compartir: 

Twitter
 

El Consejo Superior hoy tiene 15 consejeros y 13 decanos.
SUBNOTAS
 
UNIVERSIDAD
 indice
  • PARA CAMBIAR LAS FORMAS DE GOBIERNO EN LA UBA
    Cuatro proyectos de reforma
    Por Julián Bruschtein
  • AGENDA
  • TOMA

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.