SOCIEDAD › VERSIONES CONTRADICTORIAS POR UNA PERICIA DE DALMASSO

Llegó pero todavía no llega

En Río Cuarto sostienen que los resultados de la pericia realizada por el FBI ya llegaron. Polémica entre la defensa y el Ceprocor.

 Por Raúl Kollmann

Aunque distintas versiones afirmaban que ya está en la Argentina el informe del FBI que podría contener el perfil genético del homicida de Nora Dalmasso, en la fiscalía de Río Cuarto señalan que por ahora no tienen ninguna notificación oficial y la única promesa de la organización norteamericana es que los resultados estarían listos en este mes de julio. El fiscal Javier Di Santo cree que ésa es la prueba decisiva y les resta trascendencia a las otras polémicas desatadas alrededor del caso. La defensa de Facundo Macarrón sostiene que las muestras que llevaron a su declaración indagatoria fueron contaminadas en el Ceprocor, el instituto genético de Córdoba. Este contestó ayer con un comunicado descartando tal contaminación. También la defensa de Facundo aportó otros elementos que podrían indicar que Nora Dalmasso fue atacada cuando ya se había bañado, pero no llegó a ponerse el camisón con el que solía acostarse.

El estudio del FBI es, hasta ahora, el único que no motivó polémicas en la causa de Río Cuarto. Es obvio que si de Estados Unidos viene el patrón genético del presunto homicida, su defensa intentará invalidarlo y pondrá en cuestión la forma en la que fueron levantados los pelos, los recortes de sábana y los hisopados vaginal y anal que fueron a parar a los laboratorios norteamericanos. William Godoy, delegado del FBI en la Argentina, anticipó hace dos meses que en julio estarían los resultados y en Río Cuarto se mencionó durante el fin de semana que el estudio llegó a la Embajada de Estados Unidos. Anoche, en la fiscalía, lo desmintieron.

Mientras tanto, el instituto Ceprocor, que realizó las pruebas genéticas que llevaron a imputar, en grado de sospecha leve, a Facundo Macarrón, salió ayer a desmentir que hubiera existido una contaminación en sus muestras, algo que fue afirmado por los peritos de la defensa de Facundo, la genetista de Buenos Aires Ana María Di Lonardo y el cordobés Juan Carlos Jaime.

Estos especialistas señalaron que por los caminos científicos descriptos por el Ceprocor era imposible llegar a la conclusión de que las muestras de células se correspondían con un varón del linaje Macarrón. “Eso sólo pudo ser producto de una contaminación con la sangre extraída a Félix Macarrón, el abuelo de la víctima”, explicó el defensor de Facundo, Marcelo Brito.

El Ceprocor refutó ayer esa afirmación: “Cuando se detectó el haplotipo Y, coincidente con la rama masculina de los Macarrón, todavía no se le había extraído sangre a Félix Macarrón. Esto puede ser fácilmente comprobado. Los equipos del laboratorio, de última generación, inscriben automáticamente la fecha y hora de emisión de cada informe, es decir, establecen con exactitud el tiempo”. Di Lonardo viaja a Córdoba esta misma semana y seguramente expondrá sus argumentos científicos frente a la refutación hecha por el Ceprocor. En todo caso, como el instituto cordobés no pudo establecer exactamente a qué varón de los Macarrón pertenecerían las células, la prueba no es concluyente. Más todavía si se considera que no hay ninguna evidencia de que Facundo haya estado en Río Cuarto aquella noche.

La otra polémica vigente en el caso tiene que ver con la mecánica de la muerte. Más allá de la postura sostenida por los médicos forenses cordobeses, el fiscal Di Santo ya se pronunció: hubo un ataque sexual aquella noche. Por ello, los dos imputados, el pintor Gastón Zárate y el propio Facundo, están acusados de homicidio y abuso. Brito ahondó en las argumentaciones mediante un testimonio de Marcelo Macarrón, el marido de Dalmasso. El viudo sostuvo ante el fiscal que Norita nunca se ponía la bata para acostarse, de manera que debió ser atacada antes. Habitualmente se sacaba el maquillaje cuando estaba a punto de irse a dormir. Se desvestía, se ponía la bata y se sacaba el maquillaje en el baño. Se duchaba, lavaba su ropa interior y la colocaba sobre el calefactor para que se secara. Todo esto ya lo había hecho la noche del crimen. Lo que deja suponer que no alcanzó a ponerse el camisón, que fue atacada cuando salía de la ducha y entraba en la habitación.

Compartir: 

Twitter
 

El fiscal Javier Di Santo sostiene que Norita fue violada.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.