SOCIEDAD › DEBE INDEMNIZAR POR U$S 660 MILLONES A 508 VICTIMAS DE ABUSO SEXUAL

Cuando la Iglesia paga sus pecados

Un juez de Los Angeles aprobó el acuerdo entre la Iglesia de Los Angeles y las víctimas de abusos cometidos por sacerdotes. Se trata del mayor acuerdo alcanzado hasta ahora en Estados Unidos. El arzobispo Roger Mahony pidió perdón a los afectados.

La Iglesia Católica de Los Angeles, Estados Unidos, se desprenderá de muchas de sus propiedades y abandonará sus inversiones mundanas a fin de ofrendar sus propios bienes a personas necesitadas: pero no lo hará exactamente por caridad cristiana, sino para indemnizar a víctimas de abusos sexuales cometidos por sus sacerdotes. Según el acuerdo que ayer homologó un juez de esa ciudad, la suma total llega a 660 millones de dólares, que serán destinados a 508 personas, que sufrieron abusos en la niñez, en hechos que se remontan hasta 1930. Se trata del mayor acuerdo alcanzado hasta la fecha en Estados Unidos, que es a su vez el país donde más éxito han alcanzado las víctimas en llevar a los curas abusadores ante los estrados de la Justicia. El arzobispo de Los Angeles, cardenal Roger Mahony, reconoció que lo sucedido “no debió pasar”, aseguró que “no volverá a pasar” y expresó su deseo de que la vida de los afectados fuese “como una cinta de video que pudiéramos rebobinar para devolverles la inocencia”. En respuesta, una de las víctimas llamó “falsario” al cardenal y señaló que el acuerdo “le sirve a la Iglesia para no tener que contestar preguntas ante un jurado”.

El juez Haley Fromholz, de la Corte Superior del Condado de Los Angeles, aprobó ayer el acuerdo, con el cual culminaron cinco años de negociaciones entre los abogados de los querellantes y los de la arquidiócesis local. En la ceremonia participaron muchas de las víctimas, y algunos sollozaron cuando se hizo un minuto de silencio en memoria de los que fallecieron durante el tiempo que demandó la negociación. El juez Fromholz manifestó que “éste es el resultado correcto: llegar a un acuerdo de este tipo era lo que había que hacer”.

David Clohessy, director nacional de la Red de Sobrevivientes Abusados por Sacerdotes, aprobó la decisión: “La validación judicial de este acuerdo es un reconocimiento claro y formal de que sucedieron crímenes terribles, que podrían haber sido prevenidos –destacó–. Muchos sobrevivientes se expusieron y sacaron a la luz delitos terribles”. Clohessy reconoció que “la mayoría de los miles de víctimas no desea hablar públicamente sobre lo que les pasó”, pero señaló también que, aun entre los que aceptaron el acuerdo, “algunos querían decididamente tener su día ante la corte para exponer más aún la duplicidad de la jerarquía eclesiástica”.

El cardenal Roger Mahony, titular de la arquidiócesis de Los Angeles (la mayor de Estados Unidos), habló como si se arrodillara ante sus víctimas: “Pido perdón a todos los que han sido abusados. Esto no debería haber sucedido y no debería suceder otra vez”. El cardenal agregó que, al entrevistarse con las víctimas para lograr un acuerdo, “pude entender con mucha más profundidad este terrible pecado y crimen”, y que hubiera deseado “devolver a los afectados a su vida anterior a lo sucedido; que, como una cinta de video, se rebobinara y pudiera borrarse”, pero “no hay forma de ir hacia atrás y devolver a las víctimas la inocencia que se les arrebató. Lo único que yo desearía poder darles a las víctimas no puedo dárselo”.

Lo que sí deberá dar la arquidiócesis son 660 millones de dólares, la cifra más alta que haya debido pagar hasta ahora la Iglesia de Estados Unidos. Cada víctima recibirá una suma variable según la gravedad del abuso padecido, y deberá destinar el 40 por ciento al pago de abogados. Según datos admitidos por la Iglesia, de los más de 5000 sacerdotes que ejercieron en ese distrito entre 1930 y 2003, 113 fueron acusados por abuso sexual; de éstos, 43 murieron y 54 dejaron de ser sacerdotes; de los 16 que siguen ejerciendo, para 12 no se encontraron pruebas suficientes y cuatro están suspendidos y enfrentan juicios.

“¡Es un falsario!”, exclamó, ante las palabras del cardenal, Lee Bashfort, a las puertas del tribunal, con una foto que lo muestra, cuando era un chico, junto al cura que abusó de él (ver foto), y sostuvo que el acuerdo “le sirve a la Iglesia para no tener que contestar preguntas ante un jurado”. Otro de los querellantes, Steve Sánchez, sostuvo que “el cardenal la sacó barata” y exigió: “Espero que, a partir de hoy, yo haya dejado de ser una ‘supuesta’ víctima: 660 millones no se pagan por una suposición”.

Mahony precisó también que, para hacer frente al pago, la arquidiócesis dispondrá de 250 millones de sus cuentas corrientes, de la venta de propiedades inmuebles y valores cotizables. Otros 227 millones de dólares serán cubiertos por compañías de seguros, y varias órdenes religiosas aportarán 60 millones. Los restantes 123 millones irán a juicio con órdenes religiosas que eligieron no participar en el acuerdo: corresponden a unos 80 a 100 reclamos. Previamente, la Iglesia de Los Angeles había pagado ya 114 millones para poner fin a 86 demandas. También efectuaron pagos multimillonarios varias órdenes religiosas en California, entre ellas los franciscanos y los jesuitas.

La cantidad total que la Iglesia norteamericana pagó a causa de abusos sexuales cometidos por sus miembros supera los 2000 millones de dólares, desde 1950, en Estados Unidos.

La gravedad de los abusos de niños por integrantes de la Iglesia saltó a la notoriedad en Estados Unidos en 2002, cuando la arquidiócesis de Boston aceptó un acuerdo multimillonario con víctimas. En 2004, la arquidiócesis de Portland se declaró en quiebra por no poder afrontar los costos de indemnizaciones por abuso sexual.

Compartir: 

Twitter
 

“Esto le sirve a la Iglesia para no contestar preguntas ante un jurado”, dijo Lee Bashfort, un afectado.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.