El lenguaje no sexista empezó como código, siguió como rumor, luego fue tendencia y, finalmente, ya es costumbre. (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad)El lenguaje no sexista empezó como código, siguió como rumor, luego fue tendencia y, finalmente, ya es costumbre. (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad) (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad)El lenguaje no sexista empezó como código, siguió como rumor, luego fue tendencia y, finalmente, ya es costumbre. (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad) (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad) (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad)El lenguaje no sexista empezó como código, siguió como rumor, luego fue tendencia y, finalmente, ya es costumbre. (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad) (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad) (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad) (Fuente: Pamela Royo / Archivo sección Universidad)
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ