ECONOMIA › LA CAMARA DE SENADORES APROBO LA NACIONALIZACION DE LA EX FABRICA MILITAR DE AVIONES

De vuelta en las manos del Estado

La empresa había sido concesionada en los ’90 a la firma norteamericana Lockheed Martin. Las acciones quedarán bajo control estatal a cambio de 67 millones de pesos. Ya hay preacuerdos para que provea insumos a la brasileña Embraer.

El Senado convirtió ayer en ley el proyecto de nacionalización de la firma norteamericana de aviación Lockheed Martin Aircraft Argentina, concesionaria de la ex fábrica militar de aviones, cuyas acciones pasarán a manos del Estado argentino a cambio de 67 millones de pesos. Una alta fuente del Ministerio de Defensa confió a Página/12 que todos los trabajadores “mantendrán su fuente de trabajo” porque la empresa seguirá funcionando con su planta de 1050 operarios. Contó, además, que ya hay preacuerdos firmados para proveer de insumos y partes a la brasileña Embraer, la cuarta fabricante de aviones en el mundo.

La vuelta al Estado de lo que se conocía como Area Material Córdoba fue aprobada por la Cámara de Senadores en la que fue la primera sesión celebrada tras las últimas elecciones. “Estamos comprando desarrollo aeronáutico”, anunció la titular de la Comisión de Defensa, Marita Perceval. El texto de la ley prevé que el Estado no podrá volver a deshacerse de la mayoría accionaria ni de la potestad en la toma de decisiones de la fábrica.

El proyecto se aprobó con 52 votos positivos. Votaron a favor las bancadas del oficialismo y el radicalismo. Hubo 11 senadores –del peronismo disidente y otros bloques opositores– que se abstuvieron. La Cámara baja había dado media sanción a la nacionalización de Lockheed Martin Aircraft Argentina en su última sesión antes de los comicios del pasado 28 de junio. La ley sancionada por el Senado plantea la necesidad de “reactivar la empresa aprovechando no sólo los materiales sino también los recursos humanos existentes, para volver a generar con el tiempo un centro de formación y capacitación de primer nivel, como lo fue en décadas pasadas”.

La ex Area Material Córdoba fue fundada en 1927 durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear, pero fue durante la primera época del peronismo que –bajo la gobernación del brigadier Juan Ignacio San Martín, con cuyo nombre se rebautizará la planta– vivió su mejor momento: de aquellos años son los rastrojeros, las motos Puma y los aviones Pulqui, todos producidos en la planta de Córdoba.

En 1980 la fábrica cerró y 15 años más tarde fue privatizada por Carlos Menem. La Lockheed la utilizaba solamente para llevar a cabo el mantenimiento de aviones militares. Hace cinco años se reanudó la producción de aviones Pampa, un tipo de nave de entrenamiento avanzado.

Los proyectos oficiales van mucho más allá de eso: “Esta fenomenal crisis internacional puede significar una oportunidad para iniciar una nueva sustitución de importaciones en áreas en que tengamos ventajas”, afirmó la Presidenta cuando presentó la iniciativa.

“Hay un preacuerdo con Embraer para empezar a producir partes para los aviones que fabrica. Por otro lado, ya hay conversaciones con la firma estatal chilena Enaer para usar nuestra tecnología para mejorar un avión de entrenamiento básico que producen ellos”, cuentan en Defensa. Incluso, en los pasillos de esa cartera, algunos ya sueñan con pegar el salto y transformar el Pampa en un avión caza de ataque que pueda exportarse. A principios de año, el ministro de Planificación Julio De Vido también manifestó su voluntad de usar la planta recuperada para el mantenimiento de los aviones de la también reestatizada Aerolíneas Argentinas. La estatización de la firma demandará 67 millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
  

Los senadores oficialistas Marita Perceval y Daniel Filmus durante la sesión de ayer en la Cámara alta.
Imagen: Télam
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.