"El prófugo", con Erica Rivas, en la competencia oficial

Berlinale: gran presencia argentina

La película dirigida por Natalia Meta irá al festival acompañada por un pelotón de largos y cortometrajes nacionales, diez films en total, cinco de ellos dirigidos por mujeres.
"El prófugo", de Natalia Meta, con Erica Rivas, en competencia por el Oso de Oro."El prófugo", de Natalia Meta, con Erica Rivas, en competencia por el Oso de Oro."El prófugo", de Natalia Meta, con Erica Rivas, en competencia por el Oso de Oro."El prófugo", de Natalia Meta, con Erica Rivas, en competencia por el Oso de Oro."El prófugo", de Natalia Meta, con Erica Rivas, en competencia por el Oso de Oro.
"El prófugo", de Natalia Meta, con Erica Rivas, en competencia por el Oso de Oro. 

Por primera vez en seis años, el cine argentino vuelve a la competencia por el Oso de Oro de la Berlinale, cuya edición del 70 aniversario se llevará a cabo del 20 de febrero al 1° de marzo en la capital alemana. El prófugo, segundo largometraje de Natalia Meta, con Erica Rivas como protagonista, formará parte del concurso oficial, donde –según anunció esta mañana en conferencia de prensa el nuevo director artístico del festival, el italiano Carlo Chatrian-- deberá medirse con films de directores consagrados, de gran predicamento entre los cinéfilos, como el coreano Hong Sang-soo, los estadounidenses Kelly Reichardt y Abel Ferrara, el camboyano Rithy Panh, el francés Philippe Garrel, el alemán Christian Petzold, la británica Sally Potter y el taiwanés Tsai Ming-liang.

La película de Meta --que en 2014 debutó como directora con el policial Muerte en Buenos Aires-- es una producción de Rei Cine (los mismos de Zama, de Lucrecia Martel) y tiene, además del protagónico de Rivas, un elenco de lujo, integrado entre otros por Daniel Hendler, Nahuel Pérez Biscayart y Cecilia Roth. El guion de la propia Meta promete la historia de una mujer invadida por una pesadilla incierta y está basado en El mal menor, la novela de culto de C.E.Feiling. Publicada originalmente por Planeta en 1996, un año antes de la temprana muerte de su autor, El mal menor luego fue reeditada en 2012 por el Fondo de Cultura Económica, con un prólogo de Ricardo Piglia, donde celebraba no sólo la experimentación de Feiling con el género de terror sino también su escritura, “de una precisión y una inteligencia poco frecuentes en la narrativa actual”.

En lo que puede considerarse la presencia más potente del cine argentino en la historia de la Berlinale, El prófugo irá al festival acompañada por todo un pelotón de largos y cortometrajes nacionales, diez films en total, cinco de ellos dirigidos por mujeres. En la nueva competencia creada por Chatrian y titulada Encounters -por su voluntad de reunir allí films de distintas búsquedas formales, de la ficción al ensayo y la animación- participará Isabella, la nueva “shakespearada” de Matías Piñeiro, el director de Rosalinda (2010), Viola (2011), La princesa de Francia (2014) y Hermia & Helena (2016), todas inspiradas muy libremente en distintas comedias de William Shakespeare. En este caso, el film de Piñero –protagonizado por dos de sus actrices habituales: María Villar y Agustina Muñoz— parte de Medida por medida y también se medirá en Encounters con los nuevos trabajos de grandes directores: el alemán Alexander Kluge, el rumano Cristi Puiu y el ruso Victor Kosskovsky, entre otros.

En la sección oficial no competitiva Panorama habrá a su vez dos largometrajes argentinos. La apertura de la sección, nada menos, será para Las mil y una, segundo largometraje de Clarisa Navas, nacida en 1989 en Corrientes, donde transcurre su nueva película, protagonizada por actrices no profesionales, que dan vida a un relato de iniciación ambientado en un barrio de monoblocs. El primer largometraje de Navas había sido Hoy partido a las 3, presentado en el Bafici 2017.

Por su parte, Francisco Márquez, el codirector junto a Andrea Testa de La larga noche de Francisco Sanctis, ganadora del Bafici 2016 y presentada en el Festival de Cannes del mismo año, lleva a Panorama su primer largo como director en solitario, titulado Un crimen común. Protagonizado por Elisa Carricajo (una de las integrantes del colectivo Piel de Lava), Un crimen común narra la ordalía de una profesora de sociología en la Universidad. Una madrugada de tormenta el hijo de la empleada doméstica que trabaja en su casa y que ella apenas conoce, toca la puerta de su casa con desesperación. Ella, asustada, no le abre. Y al día siguiente el cuerpo de Kevin aparece en el río, asesinado por la policía.

En el Forum del Cine Joven –donde la juventud no se mide con el documento de identidad sino con la vitalidad y originalidad de las obras— habrá tres películas argentinas a falta de una. El escritor y cineasta Edgardo Cozarinsky presentará Médium, su retrato de la pianista y compositora Margarita Fernández, producido por Constanza Sanz Palacios, mientras que Jonathan Perel vuelve –después de El predio y 17 monumentos— con otro documental dedicado a aquellos espacios que albergaron a la represión ilegal durante la dictadura cívico-militar, en este caso las fábricas y empresas que fueron cómplices. De ahí su título: Responsabilidad empresarial.

El tercer largometraje argentino en el Forum es Chico ventana también quisiera tener un submarino, una coproducción con Uruguay y Filipinas dirigida por el egresado de la Universidad del Cine Alex Piperno en su primer largometraje después de varios cortos de gran circulación internacional, algunos de ellos incluso en el Festival de Cannes. La historia de Chico ventana… es tan desconcertante como su título: a bordo de un crucero que recorre los mares antárticos, un joven marinero descubre un pasadizo que conduce misteriosamente a un apartamento en Montevideo y a una aldea rural en Filipinas.

En la sección Generation, dedicada a films de temática infantil y juvenial, y de gran repercusión en el mercado cinematográfico europeo, participarán a su vez el largometraje Mamá, mamá, mamá, opera prima de Sol Berruezo Pichon-Riviére, realizado por un equipo íntegramente femenino, y el corto El nombre del hijo, de Martina Mazkin. Y hablando de cortos, también habrá uno argentino en competencia por el Oso de Oro en el concurso denominado Berlinale Shorts. Se trata de Playback, ensayo de una despedida, de Agustina Comedi, la celebrada directora de El silencio es un cuerpo que cae. Este corto, basado en viejas cintas de VHS, da cuenta de la amistad de un grupo de travestis y transformistas de la ciudad de Córdoba, que hacia fines de los 80 empezaban a morir, una tras otra, de sida.

Finalmente, en el espacio de formación y desarrollo de proyectos denominado Berlinale Talents participarán Manque La Banca (director), Lucía Carnicero (diseñadora de producción), Iair Michel Attias (editor), Eugenia Campos Guevara (productora), Federico Disandro (diseñador de sonido) y Alessia Chiesa (directora y fotógrafa). 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ