CULTURA › LA CIUDAD FESTEJA EN EL CUMPLEAÑOS DE GARDEL

Buenos Aires y su música

En el Día del Tango habrá encuentros gratuitos que marcarán el pulso del género, en un recorrido que va desde el tango reo de hace un siglo hasta el Bajo Fondo Tango Club, al aire libre.

 Por Karina Micheletto

El 11 de diciembre de 1890 nació Carlos Gardel y, el mismo día, nueve años después, Julio De Caro. La coincidencia de nacimientos célebres podría haber pasado inadvertida, pero a alguien se le ocurrió llevarla al almanaque y desde entonces hoy es el Día Nacional del Tango. Para festejarlo, las secretarías de Cultura de la Nación y la Ciudad organizaron encuentros con entrada gratuita que brindan un panorama del estado del género en la actualidad, desde las propuestas que mantienen el tango tradicional con nuevos arreglos hasta las derivaciones experimentales más o menos asentadas y probadas. Así, por ejemplo, el Festival de Tango Joven incluirá las nuevas tendencias tangueras en la música, la danza, la moda y la gastronomía. Y la Semana del Tango sacará a la calle al proyecto Bajo Fondo Tango Club, capitaneado por Gustavo Santaolalla, con DJ como Juan Campodónico y Luciano Supervielle y VJ que proyectarán imágenes en tiempo real. A las 23, una vez que termine su actuación en el Teatro Opera, el grupo transformará la calle Corrientes, entre Suipacha y Pellegrini, en una gigantesca rave al aire libre.
El Festival de Tango Joven comenzará hoy a las 18 en el Palais de Glace. El lugar elegido no es casual: el palacio, que originariamente fue una pista de patinaje, se transformó en un cabaret de lujo por el que pasaron los más importantes exponentes de la época de oro del tango, al que Enrique Cadícamo le dedicó un tango que supo cantar Angel Vargas (“Palais de Glace del novecientos veinte, no existes más con tu cordial ambiente, allí bailé mis tangos de estudiante, allí soñé con los muchachos de antes...”). El lugar guarda una anécdota nunca confirmada oficialmente: dicen que el mismísimo Gardel recibió allí un balazo en el pecho, por negarse a cantar lo que le habían pedido. Y dicen también que quien disparó fue el abuelo del Che Guevara, conservador de pura cepa. Anécdotas históricas aparte, hoy pasarán por allí jóvenes agrupaciones con diferentes propuestas. Entre las de más trayectoria están El Arranque y La Chicana, con las letras neolunfardas de su guitarrista, Acho Estol. También estarán Bardos Cadeneros, con tangos reos de principios de siglo; Las del Abasto, una “orquesta de señoritas” del siglo XXI, y Las Muñecas, con un tango más eléctrico. Fuera del ámbito estrictamente tanguero, A Tirador Laser hará un set de rock y pop, pero “con olor a tango”, y DJ Felipee hará un set que recorrerá nuevos experimentos de tango electrónico de todo el mundo.
Durante el festival se estrenará, además, un compilado especialmente preparado por el Incaa, con segmentos de diferentes películas cruzadas por el tango. La proyección en pantalla gigante comenzará con la primera película sonora argentina, ¡Tango!, de 1933, protagonizada por Tita Merello, Libertad Lamarque y Azucena Maizani, haciendo de ella misma. Kostume, una marca de jóvenes diseñadores de Palermo, presentará una colección, inspirada por esta música, que será lucida por modelos y por bailarines de la Academia Nacional del Tango. Por último, habrá una degustación de comidas típicas argentinas a cargo de la chef Narda Lepes.
La productora del festival, Inés Iribarne, una de las muchas veinteañeras que sucumbió a la atracción de las milongas, cuenta que armó la propuesta pensando en que otros de su edad conocieran el mundo que ella descubrió con el tango. Y para unir ese mundo con el de sus amigos, más ligados al ambiente de la electrónica. Para Elvio Vitali, director de Acción e Industrias Culturales de la Secretaría de Cultura de la Nación, el principal desafío de la programación es eludir el carácter homenajístico que suelen tener muchos de los festejos tangueros tradicionales. Habrá que ver y escuchar, con ojos y oídos atentos, la forma que adquiere el Día Nacional del Tango en la actualidad.

Compartir: 

Twitter
 

Dolores Solá y Acho Estol, cantante y guitarrista, son los motores del grupo La Chicana.
SUBNOTAS
 
CULTURA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.