DEPORTES › RIQUELME DECLARARA LA PROXIMA SEMANA

Gambeta a la Justicia

Había sido citado para hoy por su presunta incitación a la violencia, pero una argucia de sus abogados logró la postergación hasta después de la 18ª fecha del Apertura.

Juan Román Riquelme ensayó una gambeta: esta vez, no contra un jugador rival, sino que desairó a la Justicia. Citado a declarar hoy ante la supuesta comisión de incitación a la violencia y alteración del normal desarrollo de espectáculos deportivos, luego de que tras marcar el segundo gol contra Racing, el domingo, increpara a un plateísta que lo había insultado, el futbolista consiguió una semana de gracia luego de que sus abogados reclamaran conocer las pruebas en contra del futbolista. El lunes, el fiscal Luis Cevasco había afirmado que sólo existían “pruebas fílmicas”, las grabaciones del partido que Riquelme y sus abogados ya deben haber visto hasta el hartazgo. El jugador se fue del entrenamiento de Boca en el coche de un compañero, esquivando las preguntas.

Riquelme iba a ser indagado por la fiscal María Florencia Zapata. El plateísta, identificado como Agustín Pozzetti, de 21 años, negó haber insultado a Riquelme, dijo que sólo pidió que el equipo pusiera “huevos” y podría ser citado también a declarar, aunque hasta ayer no se había tomado esa decisión.

El incidente ocurrió cuando Riquelme se dirigió a gritarle el gol al joven, que estaba en la primera fila de los palcos, sobre los bancos de suplentes. Tras los movimientos de Riquelme en el festejo, un grupo de plateístas de ese mismo sector increpó a Pozzetti, que reconoció haber puesto una guardia personal en su domicilio por temor a represalias.

Riquelme aseguró que sólo gritó el gol, aunque luego admitió que corrió “hasta ese lugar a decirle que dejase de insultar y que alentase, porque también insultaba a Jesús (Dátolo). Se agarraba los genitales. Entonces corrí a ese lugar y solamente le dije: ‘gritá, dale, gritá el gol’. Supuestamente es hincha de Boca. No sé para qué va a la cancha a insultar a los jugadores”.

El futbolista consideró “una boludez que hablen de este tema” y afirmó que le da “risa que digan que tengo que ir diez días detenido”. Y recordó: “No entiendo cómo es posible que sea citado a declarar, cuando en el país ocurren otras cosas peores. A mí me secuestraron un hermano y no pasó nada”, recordó.

En noviembre de 2003, el entonces técnico de Boca, Carlos Bianchi, respondió a un hincha que insultaba al rionegrino Miguel Caneo, en el partido que Boca igualó 0-0 con Independiente. Bianchi no fue citado entonces a declarar.

Compartir: 

Twitter
 

Riquelme le grita al plateísta (señalado con el círculo). Por el episodio, declarará la próxima semana.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.