SOCIEDAD › LOS INVESTIGADORES SE INCLINAN POR EL SECUESTRO EXPRESS, AUNQUE NO DESCARTAN UNA VENGANZA

Las hipótesis por la muerte de Rolo

El padre del joven asesinado después de haber sido capturado en Saavedra dijo que se trató de un secuestro “al voleo”. La policía también sigue esa línea, aunque existen muchas dudas. Aquí, los interrogantes y las probables hipótesis.

 Por Raúl Kollmann

Los encargados de investigar el asesinato de Rodolfo “Rolo” González tienen como principal hipótesis que se trató de un secuestro express, pero hay muchos interrogantes y piezas que no encajan en esa teoría. Por lo tanto, tampoco se descarta que se haya tratado de una venganza, aunque también en este terreno hay demasiados casilleros sin llenar. Por de pronto, hasta anoche no había un solo testigo del momento del supuesto secuestro, que –de acuerdo con el análisis de la Policía Federal– seguramente se produjo en Saavedra a primera hora de la tarde del domingo. Nadie vio un golpe, un empujón, una maniobra violenta, elementos que suelen estar presentes cuando un grupo de secuestradores aborda a su víctima. Más todavía si se trata de un secuestro al voleo. Tampoco la negociación por el rescate fue intensa: se produjeron dos llamadas desde La Reja, en Moreno, y ya a las 20.30 dejó de haber comunicación. Junto al cuerpo de Rolo se encontró una botella de combustible, que luego se utilizó para quemar el cuerpo. Esto indica que el asesinato no fue de apuro, no fue producto de una improvisación, sino que cuando llevaron al joven hasta el camino de tierra de Bernal estaba claro que lo iban a asesinar. Eso hace que no se descarte del todo la idea de una venganza.

Los hombres de la División Antisecuestros de la Policía Federal se inclinaban anoche por la hipótesis del secuestro express. Eso va en línea con lo que deslizó Roberto, el padre de Rolo, doblado por el dolor: “Esto fue un secuestro al voleo”, dijo en la puerta de su casa.

La zona de Saavedra tiene, para los delincuentes, la ventaja que significa la avenida General Paz a muy pocos metros y el cambio de una jurisdicción a la otra. Eso se vio cuando se produjo el secuestro y asesinato de Juan Manuel Canillas, en 2002: lo abordaron en Capital, trataron de cobrar el rescate en Núñez y lo asesinaron del lado de la provincia de Buenos Aires, en Vicente López.

El problema hasta el momento es que hay varios datos del caso Rolo que no cierran con la teoría del secuestro express:

- Ocurrió a plena luz del día, pero no hay ningún testigo. Nadie vio el momento del abordaje.

- Rolo iba en un Volkswagen Gol, patente BQQ 355, es decir, un vehículo que no llama la atención y que no existe motivo para que alguien crea que puede obtener un buen rescate del conductor o su familia.

- La negociación fue demasiado breve. Empezó al atardecer del domingo y, según los investigadores, sólo hubo dos llamados. En el primero, pidieron 50.000 dólares y en el segundo la familia le dijo que sólo había logrado reunir 9000 pesos. A partir de las 20.30 no hubo ningún otro llamado. Un cálculo hecho por los forenses que vieron el cuerpo en Bernal indica que a Rolo lo mataron entre las 12 de la noche y las dos de la mañana.

- Habría que agregar que 9000 pesos ya no era una mala cifra para un secuestro express, sobre todo teniendo en cuenta que los secuestradores no capturaron a alguien en un BMW sino en un simple Gol.

- Por último, hay un despliegue poco habitual en una banda que, supuestamente, es de poca monta. Secuestra en Capital, las llamadas son de La Reja, en Moreno, el cuerpo es arrojado en Bernal y el auto termina apareciendo en Lanús. No es un imposible para una banda de secuestradores express, pero sus radios de acción suelen ser más estrechos.

La lógica de una banda de secuestradores siempre consiste en que quieren cambiar al secuestrado por dinero. Lo que buscan es plata, no un asesinato. Pero también es cierto que un imponderable puede cambiar las cosas, como ocurrió en el caso Axel Blumberg. El joven intentó escapar, vio las caras y lo mataron. O podría haber pasado que a algún integrante de la banda se le escapó un tiro y los secuestradores terminaron tirando el cuerpo en Bernal. Nadie puede descartar que algo así haya ocurrido. También existe la hipótesis de que a Rolo alguien conocido le haya tendido una emboscada: la propia víctima lo subió al auto y eso después se convirtió en un secuestro, al estilo del clan Puccio. Parece poco probable, porque el final de la historia era indefectiblemente la muerte y no se entendería en ese caso por qué no cobraron el rescate.

Precisamente por todos estos interrogantes, los investigadores de la Policía Federal tampoco pueden desechar la hipótesis de la venganza. Es que a las piezas que no encajan en la teoría del secuestro se suma un homicidio que podría asemejarse a una ejecución. El balazo, calibre 45, entró casi por el oído y fue en dirección al cuello, o sea de arriba hacia abajo. En el lugar donde estaba el cuerpo se encontró la vaina, lo que indicaría que a Rolo lo mataron allí, aunque esto último no es seguro. Los investigadores están chequeando las nítidas huellas de zapatillas que se detectaron en el lugar. Se trata de determinar si Rolo llegó allí caminando o no. Por último, está la cuestión de la botella de gaseosa con el combustible que se usó para quemar el cuerpo, lo que lleva a pensar que hubo un mínimo de planificación, no un homicidio producto de un accidente o decisión apurada. Toda esa metodología se parece más a la del asesinato de José Luis Cabezas, donde se mezcla venganza y mensaje, que a una muerte en un secuestro express.

Por supuesto que los investigadores no dan a conocer ningún móvil posible de esa venganza, pero como ya es clásico indagarán en la vida de la víctima y su familia, tal vez buscando alguna relación sentimental que haya producido la furia de alguien o tratando de atar cabos respecto de una eventual venganza contra otro miembro del grupo familiar.

Como ha ocurrido en las investigaciones de los últimos tiempos, habrá que ver si las respuestas aparecen en las comunicaciones: dónde se prendieron y apagaron los celulares y entre quiénes hubo contactos.

Compartir: 

Twitter
 

La zona de Saavedra tiene, para los delincuentes, la ventaja que significa la avenida General Paz a muy pocos metros.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.