DEPORTES › LA CAMPAñA DE BUTTON Y BRAWN EN FóRMULA 1

Consagración prematura

 Por Pablo Vignone

La espectacular campaña del equipo Brawn GP (foto) y el británico Jenson Button en la apertura del Mundial 2009 de la Fórmula 1 augura una pronta resolución del campeonato o al menos eso es lo que sugiere la historia reciente de la categoría. Los dominios aplastantes que se vivieron en las últimas dos décadas de F-1 acabaron inevitablemente con la conquista temprana del título. Aunque, en el caso actual, no se predice una conquista extremadamente prematura.

En un torneo que tendrá 17 Grands Prix, Button ganó cuatro de los cinco primeros a bordo de su Brawn GP (en Australia, Malasia, Bahrein y España) y fue tercero en el restante (en China), es decir, jamás se bajó del podio desde que comenzó el torneo y logró el 91 por ciento de los puntos posibles (41 sobre 45).

Una campaña similar tuvo Michael Schumacher en el campeonato 2002: ganó en Australia, fue tercero en Malasia, luego venció en Brasil, San Marino y España. Ganó la sexta carrera del año, en Austria, pero luego de que su compañero Rubens Barrichello tuviera que cederle el triunfo en la última vuelta, lo que hizo sobre la misma línea de llegada. Como fuera, el alemán se aseguró la corona el 21 de julio, en el GP de Francia, la décima competencia del Mundial de aquel año, que tuvo 16 Grands Prix (de los cuales, al final, Schumacher se llevó 11).

Más dominante fue el arranque del torneo 2004: en él, y con la Ferrari F2004, Schumacher ganó las cinco primeras pruebas de la temporada, en Australia, Malasia, Bahrein, San Marino y España. Abandonó en la sexta carrera, en Mónaco, y luego venció en sucesión siete Grands Prix más: Europa, Canadá, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Alemania y Hungría. El título llegó una carrera después, la 14ª del calendario, en Bélgica, el 29 de agosto.

La razón de una consagración tan relativamente tardía en función del dominio incontrastable la dieron las sólidas campañas de Rubens Barrichello (todavía piloto de Ferrari) y el propio Jenson Button (BAR-Honda, la base del actual Brawn GP), que terminó siendo el mejor piloto no-Ferrari de la temporada. Una victoria en Japón, sobre cierre de temporada, elevó a 13 (sobre un posible de 18) el número de triunfos de Schumacher en ese campeonato, un record vigente.

En 1992, Nigel Mansell había impuesto el record de cinco victorias consecutivas al comienzo de la temporada, conduciendo el fantástico Williams Fw14-Renault con suspensión activa. Sudáfrica, México, Brasil, España y San Marino vieron vencedor al británico, que se alzó con la corona en Hungría, la undécima carrera de aquel Mundial de 16 competencias, el 16 de agosto de aquel año, en el que Mansell ganó 9 de los 16 Grands Prix disputados.

En resumen: en 2002, Schumacher ganó el título cuando se había disputado el 62,5 por ciento del torneo; en 2004 lo obtuvo cuando se había corrido el 77 por ciento; en 1992, Mansell lo aseguró con el 68,75 por ciento del torneo disputado. Si Button (y sus rivales) mantienen el ritmo que tuvieron en las cinco primeros Grands Prix del 2009, y teniendo en cuenta que el GP de Malasia (la segunda prueba del año) entregó la mitad del puntaje a causa de la suspensión por lluvia, una extrapolación sugiere que el inglés podría ganar el título entre la 13ª carrera, el GP de Italia, el 13 de setiembre, y la 14ª, el GP de Singapur, el 27 del mismo mes.

El campeón del mundo, Lewis Hamilton, ya bajó los brazos. “Es una pena que no me hayan dado un coche para poder defender el título –se quejó al término del Grand Prix español, en donde terminó a una vuelta de Button–. El auto es malo. Voy manejando a los empujones. No hay esperanzas.” Y el subcampeón, Felipe Massa (Ferrari), también se resignó. “Debemos ser realistas, han ganado cuatro carreras de cinco”, se lamentó.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.