DEPORTES › LA FóRMULA QUE REPITE LA SELECCIóN EN EL MUNDIAL DE TURQUíA

Ganar sí, jugar más o menos

El equipo de Hernández logró ante Jordania su cuarta victoria consecutiva y hoy define contra Serbia al ganador del Grupo A. Pero el funcionamiento colectivo dista de ser el lógico y depende demasiado de los rendimientos de Delfino y Scola.

Los números le cierran, pero el triunfo 88-79 sobre Jordania dejó más dudas que certezas. Si bien la Selección Argentina sumó su cuarto triunfo consecutivo, ya se aseguró, al menos, el segundo lugar del Grupo A y hoy definirá el primer lugar ante Serbia, la producción del conjunto de Sergio Hernández estuvo lejos de lo que se pretende.

Argentina gana, pero sigue sin convencer, ya que no aparece el funcionamiento colectivo y depende de sus individualidades: Luis Scola y Carlos Delfino, quienes marcaron la diferencia en el cierre del partido. Ante un equipo rudimentario como Jordania, que tiene a los estadounidenses nacionalizados Rasheim Al Abdul Wright (22 tantos) y Enver Soobzkovov y el experimentado Zi Abbas (17 puntos y 10 rebotes), el equipo de Sergio Hernández sufrió más de lo pensado. Recién en los últimos 40 segundos logró confirmar el pálido triunfo.

La actuación de la Selección generó preocupación. Máxime si se tiene en cuenta que el rival de hoy será Serbia, un equipo que ha ido de menos a más y que ahora cuenta con el estratega Milos Teodosic y el pivote Nenad Krstic, quienes ya cumplieron las suspensiones que arrastraban.

La falta de concentración, una relajación impensada, el poco aporte de los relevos y los tremendos problemas para vulnerar la defensa zonal que ensayó el técnico rival, el portugués Mario Palma, complicaron a la Argentina. Solamente en el primer segmento y a partir de una notable labor del ala pivote Luis Scola (30 unidades, 13 rebotes, tres asistencias, tres pérdidas), el equipo albiceleste dio para la ilusión. El quinteto movió bien la pelota, buscó dañar debajo de los cestos con Román González (6 puntos y 7 rebotes) muy activo. Y Scola se erigió en la figura en el “uno contra uno”.

Los jordanos basaban su juego en los tiros desde lejos de Wright y en los aportes de Zaid Abbas debajo de los tableros para acercarse peligrosamente a ocho (16-24). Argentina apretó el acelerador y se alejó 35-19, cifra con la que terminó ese primer período.

El comienzo del segundo cuarto siguió mostrando una Argentina contundente, que con tres triples de Paolo Quinteros y conversiones de Delfino (finalizó con 18 puntos, pero con 4-12 en triples) alcanzó la máxima luz: 46-25, cuando restaba poco más de cinco minutos para finalizar el primer tiempo. Parecía todo definido, con la chance de rotar jugadores y darles descanso a los principales figuras.

Sin embargo, a partir de allí, Jordania encontró réditos en la defensa zonal, ya que Scola no tuvo tanta libertad para gravitar, pese a que conseguía puntos. Además, el conjunto de Hernández empezó a abusar de los triples, donde estuvo errático. Y el declive se acentuó al reanudarse el juego, pues los asiáticos, con dos triples de Wright y otro de Ayman Adais, se situaron a un triple (4649).

El juego se tornó deslucido, con una Argentina confundida e imprecisa, que sólo encontraba aciertos esporádicos de Leonardo Gutiérrez. Y con eso no bastaba para despegarse en el tanteador, ya que Jordania lograba conversiones fáciles ante la fragilidad de la defensa argentina. Los asiáticos quedaron abajo 55-61 y evidenciaban la preocupación del DT argentino. Y si bien la victoria nunca pareció correr real peligro, lo concreto es que Argentina recién la aseguró en el último minuto, cuando Prigioni anotó cuatro libres. Ayer alcanzó, pero de esta manera será difícil seguir avanzando.

88- ARGENTINA

Prigioni 6, Delfino 18, Jasen 0, Scola 30, R. González 6 (fi); Quinteros 11, L. Gutiérrez 9, Cequeira 4, J. Gutiérrez 4, Kammerichs 0.

DT: Sergio Hernández.

79- JORDANIA

Daghles 8, Wright 22, Soobzokov 2, Abbas 17, Alawadi 10 (fI); Al Khas 0, Aymar 20, Al Sous 0, Al Zagbah 0.

DT: Mario Palma.

Estadio: Kadir Has Arena.

Arbitros: Mursat Biricic (Turquía), Marcos Benito (Brasil) y Oleg Latisevec (Letonia).

Progresión: Argentina 35-19, 49-37, 61-55, y 88-79.

Compartir: 

Twitter
 

La cara de Prigioni lo dice todo: hubo que sufrir.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.