EL PAíS › LA UCR Y EL SOCIALISMO YA HACEN PLANES JUNTOS PARA LAS PRESIDENCIALES

Compañeros de ruta para el 2011

Las conducciones de ambos partidos se reunieron y analizaron un programa de diez puntos que elaboraron los socialistas. Redefinieron la sociedad que los une, tras la salida de Elisa Carrió del Acuerdo Cívico y Social y el derrumbe de esa alianza.

 Por Sebastian Abrevaya

“Elisa Carrió ya fue, nosotros no nos podemos quedar atrapados en eso; tenemos que seguir adelante para consolidar un frente progresista que sea alternativa de gobierno en 2011”, sintetizó con crudeza uno de los participantes del encuentro que protagonizaron ayer el Partido Socialista y la Unión Cívica Radical. En el mítico comité de la calle Alsina, la mesa nacional del socialismo, encabezada por Rubén Giustiniani, le presentó a la conducción de la UCR, liderada por Ernesto Sanz, un programa de diez puntos básicos, que también buscará consensuar con el GEN de Margarita Stolbizer, Proyecto Sur de Fernando “Pino” Solanas y la Coalición Cívica. Más allá de la cuestión de las candidaturas y de la interna entre Julio Cobos y Ricardo Alfonsín, Giustiniani expresó su voluntad de llegar juntos a las elecciones presidenciales “para ganar en la primera vuelta” y “no especular con el voto castigo”. Desde el sector del vicepresidente dejaron trascender cierto malestar por el encuentro, luego de que Sanz participara del lanzamiento del Movimiento de Renovación Nacional que impulsa la postulación de Alfonsín.

El texto que el socialismo le presentó a la UCR consiste en un escenario de la situación política desde la elección de 2009 y diez ejes programáticos, entre los que se destacan la distribución del ingreso, la reforma tributaria y previsional, los servicios públicos, la Justicia, el sistema financiero y la deuda pública, el medio ambiente y la integración regional. “No podemos más que coincidir con el socialismo”, aseguró Sanz al finalizar el encuentro. Pero lo concreto fue que ese documento sirvió de excusa para redefinir la sociedad entre ambos partidos luego de la salida de Lilita y el consecuente derrumbe del Acuerdo Cívico y Social.

En ese marco, tanto Sanz como Giustiniani evitaron hacer referencia al ACyS y aludieron a la construcción de un “frente progresista”. “No es momento de títulos ni nombres, nos parece que hacia adelante hay algo nuevo para construir”, aseguró el presidente del PS. “Hay dos partidos políticos dispuestos a dar una alternativa de cambio con gobernabilidad, esto es una construcción para gobernar la Argentina”, lo siguió su par radical.

En el concurrido cónclave participaron por el socialismo Giustiniani; los diputados nacionales Mónica Fein, Roy Cortina y Lisandro Viale; el secretario general del partido, Carlos Roberto, y el ex legislador Héctor Polino, entre otros. Por la UCR estuvieron Sanz, Jesús Rodríguez, Angel Rozas, los senadores Mario Cimadevilla y Oscar Castillo, además de Walter Cevallos y otros dirigentes.

La dura interna entre Cobos y Alfonsín no dejó de estar presente ayer en el Comité Nacional, por más que no se trató en la cumbre con el PS. Desde el lanzamiento del alfonsinista Morena en Córdoba el sábado último, la relación del presidente del partido con el cobismo se deterioró notablemente. Los cobistas, además de achacarle falta de “imparcialidad y ecuanimidad” por participar del acto, le cuestionan en este caso cierto “ninguneo” a la hora de armar la cumbre. La ausencia en la reunión con los socialistas del senador Pablo Verani, el hombre más representativo del vice en el Comité Nacional, fue interpretada como un faltazo del cobismo en rechazo a lo ocurrido en los últimos días. Sin embargo, fuentes de la UCR minimizaron la situación y relataron que otros cobistas participaron del mítin. “Que los cobistas no tengan muchos representantes en la mesa es responsabilidad nuestra”, replicó un encumbrado radical. De todas maneras, el Comité Nacional ya está preparando una nueva cumbre entre Cobos y Alfonsín, como sucedió por primera vez a principios de junio, donde se fijaron las reglas de juego básicas para la disputa interna.

En respuesta a las críticas, Sanz aseguró que no perdió “objetividad” al participar del lanzamiento del Morena y remarcó su cautela al no subirse al escenario. “Queremos ser muy prudentes, porque si queremos construir un espacio junto a otros sectores nosotros no podemos dentro del radicalismo colocar en la discusión cuestiones de candidaturas que obstaculicen el armado programático”, insistió ayer Sanz, codo a codo con Giustiniani. Entre otras cosas, el titular de la UCR sentenció que el candidato del frente conformado hasta hoy con el PS y el GEN no se va a decidir “si no hay el debido consenso” de todos los participantes.

En cuanto al alejamiento de Lilita del ACyS, la UCR y el PS decidieron no pelearse más con la chaqueña y profundizar, en cambio, su alianza para que en todo caso ella vuelva más adelante. “Carrió planteó que se tomaba un tiempo y lo respetamos”, plantearon.

Más allá de la intención del socialismo de dejar abierto el escenario para la incorporación de nuevos actores como Proyecto Sur, la posibilidad de un frente que los incorpore a todos no es más que una ilusión. El estilo y las permanentes críticas de Pino Solanas al bipartidismo y a la debacle de la Alianza tornan inviable cualquier acercamiento.

Compartir: 

Twitter
 

El radical Ernesto Sanz y el socialista Rubén Giustiniani encabezaron el encuentro.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.